sábado, 23 de agosto de 2014

Nicaragua baja deuda pública en un 7.4%

Por Radio La Primerísima | ICEFI

En los primeros cinco meses de 2014 Nicaragua redujo en 7.4% la deuda pública, la cual alcanzó 3,343.5 millones de dólares, equivalente al 28% del PIB con respecto al cierre del 2013, según el informe "Perfiles macrofiscales de Centroamérica", presentado este viernes por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

El objetivo del informe es "presentar de forma muy resumida, la situación de los principales elementos fiscales de cada uno de los países de la región, a fin que los miembros de nuestras sociedades, conozcan de una forma rápida, cuales son los resultados obtenidos por la gestión macrofiscal de los países centroamericanos durante el período".


El documento señala que la reducción de la deuda en Nicaragua es “normal” en relación a años anteriores, ya que es en el segundo semestre del año que adquiere la mayoría de préstamos.
 El informe agrega que Guatemala, El Salvador y Costa Rica aumentaron su deuda pública durante el primer semestre de 2014.

De acuerdo con el documento, la deuda del gobierno de Guatemala aumentó 7% respecto al cierre del 2013 y alcanzó los 14.303 millones de dólares en los primeros seis meses de este año. La institución, que tiene su sede en la capital guatemalteca, refiere que con esos valores la deuda, la cual considera estable, alcanzaría un 24.5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2014. Este país destina el 23 % de los ingresos totales del Estado a pagar la deuda.

Mientras, la deuda de El Salvador aumentó en 0.1 puntos respecto a diciembre último y llegó a 10.715 millones de dólares en junio pasado, y en diciembre próximo alcanzará un 40.7% del PIB, señala el Icefi. Aun cuando ese valor refleja una ligera tendencia decreciente, falta la ejecución presupuestaria del segundo semestre, por lo que podría incrementarse, advierte.
El 18 % de los ingresos del Estado en El Salvador se destinan al pago de deuda.

Según el estudio, en Costa Rica la deuda aumentó entre enero y junio pasado en 5.3% respecto al cierre del 2013 y alcanzó los 18.722,57 millones de dólares, que equivalen el 37.9% del PIB. El Icefi califica de “preocupante” esta situación aunque aclara que continúa estando por debajo de los límites establecidos para economías como la costarricense.
Desde 2011 debido al desempeño fiscal, se han ido reduciendo los niveles globales de la deuda, señala el documento.

Honduras redujo en 0.3 puntos su deuda respecto al cierre del 2013 y en el primer semestre de 2014 alcanzó los 7.857,7 millones de dólares, dijo el documento del Icefi.
Para finales de este año la deuda hondureña representaría el 40% del PIB.

De Panamá afirma que “debido a carencias estadísticas (…) que impiden realizar un análisis detallado de la composición del funcionamiento fiscal de dicho país, sí se conoce que al 30 de junio, debido al sostenimiento de su política de fuertes inversiones públicas han empujado el crecimiento del PIB a niveles muy considerables, se tiene un déficit fiscal acumulado del orden de 3.7% y un ligero crecimiento de la deuda pública”.

“Si la trayectoria se mantiene, Panamá podría fácilmente superar un nivel de déficit fiscal del 6% en 2014 y aún cuando el PIB continúe con el dinamismo mostrado, de incremento de la deuda total, que podría ocasionar en el futuro ciertas presiones por la disponibilidad de recursos para pagar el servicio de la misma”, acota.
Dice que el saldo de la deuda pública panameña representó en 2013 el 35,9 % del PIB y en el primer semestre de este año el 34,7 %.

El estudio refiere que en el primer semestre de este año los cinco países centroamericanos han incrementado su recaudación tributaria y con excepción de Nicaragua y Honduras, el resto no superará la carga tributaria del 2013.

“La política fiscal de Centroamérica está urgida de discusiones y acuerdos que fijen una hoja de ruta de mediano plazo para avanzar en cuatro elementos: la mejora de los ingresos y el fortalecimiento de las administraciones tributarias; una mayor calidad y efectividad del gasto público; transparencia y rendición de cuentas, sobre los ingresos y los gastos públicos; y, una estrategia para la utilización y amortización de la deuda pública”, refiere.