miércoles, 27 de agosto de 2014

Guatemala: Semillas para los pueblos, no para las empresas

Foto Cristina Chiquin
Por Cristina Chiquin | Prensa Comunitaria

El día 26 de agosto se presentó por parte del Consejo de Pueblos Mayas -CPO- un amparo contra el Congreso de la República y contra el Presidente Otto Pérez Molina por haber aprobado el decreto 19-2014 -conocido como Ley Monsanto- que privatizará semillas como la del maíz.

Asimismo, varias organizaciones sociales y personas individuales se concentran en frente al Congreso demandando la derogación de la Ley Monsanto que afectará la vida y la alimentación del pueblo.

El decreto 19-2014  fue publicado oficialmente el 26 de junio del 2014 con el aval del Congreso Nacional de la Republica, el Presidente de la República y el Ministerio de Agricultura, sin haber informado previamente a la población de los impactos de esta ley, denominada  oficialmente “Ley para la Protección de Obtenciones de Vegetales”

Esta ley garantiza  poder patentar las semillas, concediendolas a empresas privadas o personas individuales  y abre las puertas a las semillas genéticamente modificadas denominadas transgénicas.

¿Por qué “Ley Monsanto”?                                                

Monsanto es una de las empresas multinacionales  más grandes en el mundo que maneja  más de la mitad del mercado global de los códigos genéticos de las variedades de semillas tales como maíz.  Aparte de ello, esta empresa vende el paquete tecnológico para la producción agrícola, como insecticidas y abonos químicos, que son destinados a las semillas que ellos venden.

Las semillas que empresas como está venden son semillas que sólo funcionan para una cosecha, con lo que las y los campesinos no sólo tendrían que comprar las semillas si no que todo el paquete que la empresa vende  para que esta pueda funcionar. En Guatemala es Monsanto la empresa que está presente.

La ley es parte de los compromisos asumidos por el Estado de Guatemala en el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centro América -TLC- (DR-CAFTA) firmado en el año 2005.

Si atentan contra nuestro Maíz, atentan con nuestra Vida

La Ley Monsanto viola el derecho de consulta de los pueblos indígenas, incluido en el  convenio 160 de la OIT. También viola el derecho a la vida, ya que atenta contra la soberanía alimentaria del país.

“Vamos a defender la tierra del maíz…vamos a defender las semillas, no vamos a entregar nuestros bienes, no vamos a entregar nuestro alimento a empresas. Hoy condenamos la actitud de los diputados porque no analizaron y no consultaron al pueblo para aprobar esta ley” (Representante del Pueblo Maya Mam)

Este tipo de leyes es parte del despojo y de las políticas de aniquilamiento que este sistema lanza contra los pueblos, en especial contra los pueblos indígenas. No sólo se quiere despojar el territorio para el uso de megaproyectos como la minería y las hidroeléctricas, sino también tener el control de los alimentos y de los conocimientos ancestrales de los pueblos al querer patentar la biodiversidad de un país.

“Éste es un ataque frontal contra los pueblos, porque es un ataque frontal contra las semillas y si atacan nuestras semillas como el maíz, el frijol y otras semillas, están atacando nuestras vidas  y nuestros territorios”  (Lolita Chávez del Consejo de Pueblos Mayas de Occidente).

Como pueblo maya, se tiene una propia concepción del mundo y una cosmovisión en la que el origen de la existencia del pueblo maya es el maíz. por ello tiene una importancia en la vida , en lo político y en lo espiritual:

“El maíz nos enseñó al pueblo maya a convivir en comunidad y en diversidad, porque cuando se siembra maíz, cuando una va a la milpa, se da cuenta que ahí hay otras variedades de cultivo, hay hierbas , hay plantas medicinales. Entonces vemos que en esta convivencia el maíz no es egoísta, el maíz nos muestra cómo se puede resistir  y cómo se relaciona con el mundo” (Lolita Chávez del Consejo de Pueblos Mayas de Occidente)

Es por ello que esta ley, aparte de atentar contra la alimentación, atenta contra una forma de vida, una forma de ver el mundo , ya que trata de destruir los conocimientos ancestrales de los pueblos y apropiarse de estos para su mercantilización.

Ante esta nueva agresión contra el pueblo, organizaciones sociales, personas individuales y el Consejo de Pueblos Mayas  demandaron la derogación de esta ley, por lo que se pidió a la Corte de Constitucionalidad dar con lugar el amparo interpuesto por el CPO, y de esta manera eliminar esta amenaza contra la vida de la población.

Se hizo también un llamado a toda la población a pronunciarse contra esta ley a sumarse a las concentraciones para exigir al Gobierno de Guatemala derogar el decreto 19-2014 o Ley Monsanto, se convocó a  concentrarse nuevamente el jueves 26 de agosto frente al Congreso de la República en la Ciudad de Guatemala.

Fuente: Prensa Comunitaria