domingo, 10 de agosto de 2014

Nicaragua lamenta el fallecimiento del amigo y catedrático Juan Bautista Arríen

El19Digital
Por El 19Digital

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo Zambrana, lamentaron profundamente el sensible fallecimiento del destacado catedrático y representante permanente de la UNESCO en Nicaragua, Juan Bautista Arríen.

A continuación, la Nota de Condolencias por la irreparable pérdida que ha sufrido el pueblo nicaragüense:

Nota de Condolencias

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y la Compañera Rosario Murillo Zambrana, en nombre del Pueblo y Gobierno de Nicaragua lamentan profundamente el sensible fallecimiento del Doctor y Profesor Juan Bautista Arríen, Representante Permanente de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en Nicaragua, extraordinario amigo, con grandes cualidades como Sacerdote Jesuita, Educador, Rector, Doctor en Filosofía y Deportista.

El profesor Arríen, maestro de generaciones, con profundos principios Humanistas, de Justicia Social, Formador de Valores en Fe, Educación, y Promotor de Paz y Solidaridad, en representación de la UNESCO, trasmitió el reconocimiento a Nicaragua el 22 de Junio del 2009 como territorio Libre de Analfabetismo.

Con mucha tristeza y eterno reconocimiento al entrañable amigo de los nicaragüenses el Gobierno de Nicaragua expresa sus más sentidas condolencias a su viuda, hijos y resto de familiares.

El doctor y profesor Juan Bautista Arríen, representante permanente de la Unesco en Nicaragua, falleció la noche del sábado a consecuencia de un cáncer. Personalidades nacionales y la Cancillería de la República lamentaron su partida, por considerar que Arríen, con profundos principios humanistas, “fue un entrañable amigo, con grandes cualidades como sacerdote jesuita, educador, rector, doctor en Filosofía y deportista”.

Arríen, de origen vasco, murió a los 83 años de edad en Nicaragua, donde vivió los últimos 58 años de su vida.