domingo, 10 de agosto de 2014

El Salvador está lejos de ser un Estado fallido

Por Beatriz Ramos | Verdad Digital

El Salvador está lejos de ser un Estado fallido, señaló el subdirector de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad), Abraham Ábrego. Existen otros países donde impera la arbitrariedad, pero en El Salvador estamos lejos de llegar a eso, dijo.

El profesional del derecho explicó que el país tiene instituciones que se han fortalecido. Recientemente, el presidente Salvador Sánchez Cerén y su gabinete de justicia, anunciaron la Política Nacional de Justicia, Seguridad Pública y Convivencia 2014-2019, que permitirá dar un giro estratégico en materia de seguridad y cerrarles espacios a todos esos grupos 

Lea también: 

"Nos hemos propuesto combatir más eficazmente la delincuencia en todas sus formas, pero dentro de todo, hay dos delitos en los que vamos a poner mucha atención, que son los homicidios y las extorsiones", agregó el mandatario, de acuerdo con un comunicado de presidencia.

Dentro de las instituciones que han reforzado su trabajo público está la Policía Nacional Civil (PNC), que implementará el modelo de policía comunitaria, cuyo objetivo será atender a la ciudadanía, combatir la delincuencia en sectores identificados como más violentos.

El pasado seis de agosto, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, dijo que el país está a punto de convertirse en Estado fallido, adelantando posición sin valorar los duros golpes al narcotráfico y otros golpes al crimen organizado y delincuencial que el Estado ha dado.

Según juristas, el concepto de Estado fallido se contempla en los sucesos políticamente más comprometedores, como guerras civiles, guerras con el exterior y la ausencia absoluta del estado de derecho, situaciones que no existen en El Salvador.

“Tenemos instituciones que se han fortalecido (desde los acuerdos de paz) y no estamos tan mal como otros países donde impera la arbitrariedad… No hemos llegado hasta ahí (de un Estado fallido)”, subrayó Ábrego.