lunes, 25 de agosto de 2014

Amenazas de muerte contra defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras

honduprensa.wordpress.com
Por LINyM

En un comunicado difundido este domingo (24/8), Wilfredo Méndez, director del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos, Ciprodeh, denunció las amenazas de muerte sufridas el viernes pasado (22/8) mientras estaba realizando una visita de campo en el Bajo Aguán, Colón.

Según el defensor de derechos humanos, este tipo de amenazas, así como las intimidaciones y atentados, se han intensificado durante el último año en Honduras. En este sentido, hizo un llamado a todos los hombres y mujeres comprometidas con alcanzar un país más justo, para que sigan sirviendo de inspiración y así "llenar de mayor coraje nuestros caminos para derribar estas estructuras criminales y corruptas que hoy condenan a la miseria y mantienen bajo terror a nuestra gente".

A continuación el texto completo del comunicado.

Las amenazas a muerte, intimidación y atentados contra mí se han intensificado durante este año. La última fue este viernes pasado, cuando después de visitar la margen derecho de Aguan, en una gasolinera, particulares de ese lugar, con armas de fuego a punto de disparar nos amenazaron a muerte, rodearon e inmovilizaron nuestro vehículo. 

Con mis colegas de CIPRODEH fuimos víctimas de una actitud claramente de criminales, que pretenden intimidar el trabajo de nuestra oficina en todas sus manifestaciones. Este escrito no es ninguna queja. 

Este escrito tiene dos propósitos, uno de advertencia contra quienes procuran mi mal y otra de excitativa para quienes luchan por lo justo. Ante los corruptos y criminales de este país, yo no claudicaré. De nada servirá cualesquier mal que me procuren, porque más fuerte será mi coraje. Hombres como yo no sé amenazan, se matan y punto. 

Me enfurece verles esa actitud de soberbia; violenta sin en el más mínimo respeto por las personas; asesinos, corruptos sin escrúpulo alguno. 

Llamo a las mujeres y a los hombres que luchan día a día por un país justo y se exponen de igual forma, que nos sirven de inspiración, para que la muerte de quienes nos anteceden, que nuestra eventual muerte, llene de mayor coraje nuestros caminos para derribar estas estructuras criminales y corruptas que hoy condenan a la miseria y mantiene bajo terror a nuestra gente. 

La vida vale la pena si hasta el último aliento lo entregamos por defenderla y hacerla digna para nuestro pueblo.