martes, 8 de julio de 2014

La minería descuartiza la tierra, asesina la vida y mata a los mineros

telesurtv.net
Por Luis Méndez | Rebelión

Noticias radio Globo de las once informó que expertos en gestión de riesgos y rescate de la minera estatal chilena Codelco, la mayor productora de cobre del mundo, (quienes participaron en el rescate de 33 mineros en el desierto de Atacama) no llegaron a rescatar a los ocho mineros que han quedado soterrados en la mina ubicada en San Juan Arriba, del Corpus, Choluteca Honduras porque la canciller Mireya Agüero desestimó la presencia de estos el día viernes 04 de julio, argumentando que el Gobierno de Honduras "tenía control de la situación".

Frente a la noticia que circuló recientemente en varios medios de comunicación donde los expertos chilenos se disculpaban por no haber viajado a nuestro país, la Embajada de Chile en Honduras ha solicitado formalmente a la Cancillería hondureña aclare esta situación del porqué los expertos chilenos no llegaron a Honduras. De acuerdo al noticiero de radio Globo "los expertos chilenos ya estaban en el aeropuerto internacional de Santiago de Chile, cuando fueron informados por parte de la cancillería hondureña quienes desestimaban su presencia en Honduras, dado que ya habían decidido no proseguir la búsqueda de los ocho mineros".

Situación que deja en entredicho el compromiso humano, ético y solidario del Gobierno de Honduras para con sus propios conciudadanos, salvaguardar la vida de quienes injustamente perecen soterrados en una mina artesanal de la zona sur del país. Mineros que históricamente han sobrevivido como trabajadores explotados, vendiendo su fuerza de trabajo a los dueños de estos reductos de extracción minera y comerciantes del oro avalados por autoridades locales, Alcaldes, Diputados y misma Dirección Nacional de Fomento a la Minería (Defomin).

Ante el ineficiente desempeño de las organizaciones del Estado y la indiferencia total del "presidente", Juan Orlando Hernández quien, dedicó ocho días para acompañar a la selección de futbol en Brasil y apenas, unas horas para conocer la situación de los mineros de San Juan Arriba, del Corpus, queda en el imaginario de un pueblo sumido en la represión post Golpe de Estado que, Honduras no tiene presidente.

Honduras está gobernada por un dictador que argumenta que el 85% de los asesinatos en Honduras suceden por causa del narcotráfico, cuando las y los principales cabecillas del narcotráfico operan dentro de la misma institucionalidad del Estado y desgobierno, mismos que deciden el rumbo del país. Violencia que no está ajena a esa violencia de Estado que persigue, criminaliza y asesina a luchadores y luchadores del movimiento popular en resistencia. 

Hechos que han quedado más que demostrados cuando son los mismos policías y militares los involucrados en diferentes casos de persecución y asesinato de campesinos, pueblos indígenas, mujeres, la diversidad sexual, militantes de la resistencia popular y otros casos, entre estos, el asesinato de los universitarios Rafael Alejandro Vargas Castellanos y Carlos David Pineda Rodríguez, el primero hijo de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, casos considerados emblemáticos porque obligaron al régimen de Porfirio Lobo Sosa pasar de la "impunidad" a una depuración de la policía.

Depuración que nunca sucedió, al contrario benefició a los mismos violadores de los derechos humanos, otorgándoles desde el gobierno lobista y juan orlandista puestos en el presente desgobierno y cargos consulares, sencilla y llanamente, en cuanto a depuración se refiere es un tema que quedó en un simple maquillaje avalado por la Embajada de EEUU y otras cooperaciones de intervención de derecha internacional auspiciadas principalmente por USAID.

Juan Orlando Hernández, pese a haber sido testigo del dolor de los familiares y la comunidad de San Juan Arriba del Corpus, ha obviado de su agenda esta emergencia nacional. Misma que debería ser una emergencia internacional. El "presidente" del desgobierno de Honduras, ha agendado y priorizado otros temas: la remilitarización de la sociedad, el fortalecimiento de la Fuerza Aérea y la necedad comprar un avión presidencial, -en estos tiempos cuando el país se sumerge en un caos de gobernabilidad y de inseguridad provocada por el mismo Estado y sus fuerzas represoras, una crisis económica, política y social sin fin.

Hace algunas horas, el geólogo Aníbal Godoy, portavoz oficial de la misión de rescate de los mineros y funcionario de la minera ¨El Mochito, Santa Bárbara´, expresó que han llegado a la determinación de abandonar las acciones de rescate y el desalojo por un tiempo prudencial de la zona con el fin de evitar peligros mayores por la vulnerabilidad de la zona. Decisión tomada por geólogos de Comisión permanente de contingencia, COPECO y expertos de la minera el Mochito, Santa Bárbara, decisión tomada sin el consentimiento de familiares y trabajadores de la mina.

Lo grave de esta situación, la pérdida física de los ocho mineros, el dolor de la familia, de sus compañeros de trabajo, de la comunidad del Corpus y del pueblo hondureño se contrapone a la incapacidad e indiferencia del Gobierno de Juan Orlando Hernández, quien permite, avala y crea las condiciones para que se instrumentalice este triste y lamentable suceso de los mineros de San Juan Arriba del Corpus, donde los grupos económicos, empresariales y políticos dueños de los medios corporativos vinculados directa e indirectamente a la explotación minera y proyectos hidroeléctricos han comenzado a ubicar en su agenda informativa, la criminalización de las y los mineros por estas prácticas artesanales de sobrevivencia. Argumentando, que el mejor camino para la explotación minera se hace mediante la explotación con empresas legalmente certificadas y profesionalizadas. Obviando que los daños ambientales, humanos y en contra de la vida, son igual de letales en ambos casos, minería legal y minería artesanal destruyen la vida, La minería descuartiza la tierra, asesina la vida y mata a los mineros.

La minera Entre Mares del Valle de Siria es un ejemplo contundente, donde los estudios realizados voluntariamente y por razones humanistas, por parte del biólogo Flaviano Bianchini y por el doctor Juan Almendarez Bonilla revelan que la sangre de varios compatriotas que viven en el Valle de Siria contiene porcentajes de arsénico y plomo superiores a los normales especificados por la Organización Mundial de la Salud, que establece que la sola presencia de metales en la sangre humana es peligrosa.

Estudio que plantea
 


"Dados los valores de plomo, arsénico y cianuro encontrados en las personas que fueron sometidas a análisis por los investigadores, así como la contaminación de las aguas de la Quebrada Guanijiquil, Agua Tibia y en pozos domésticos. Así como el alarmante aumento de casos de mortalidad infantil, estrabismo y enfermedades como Atrofia Muscular Espinal en niños y niñas, Bianchini recomienda el cierre de la Empresa Entre Mares subsidiaria de la transnacional canadiense Glamis Gold" (Almendarez Bonilla, Bianchini Flaviano: En peligro la vida de miles de pobladores de la comunidad de Siria).

Finalmente, los mineros de San Juan Arriba del Corpus han expresado que pese a la decisión de las instituciones del "desgobierno" de Juan Orlando Hernández, de abandonar las acciones de rescate de los ocho mineros "piden se les respete su decisión de seguir la búsqueda de los trabajadores de la mina". Aclarando que ellos no han firmado ningún papel para tomar la decisión de abandonar la búsqueda de sus compañeros.