viernes, 4 de julio de 2014

El Salvador: Sobre los ingresos y gastos públicos. ARENA permitió corrupción y derroche

Por César Villalona | Verdad Digital

Un reciente estudio de la CEPAL, titulado “Panorama Fiscal de América Latina y El Caribe”, muestra que de 26 países estudiados, 23 tienen una carga tributaria mayor a la de El Salvador.
Algunos países con altas cargas tributarias son Suriname (antigua Guyana Francesa), con 43%, Brasil y Argentina 38%, Belice 28% y Bolivia 34.5%. Panamá la tiene en 24.3%, Costa Rica en 24.1%, Nicaragua en 21.8% y Honduras en 18.3%.

El gobierno del FMLN quiere elevar la tributación a 17%. Ese aumento sería pequeño, pero justo, pues se necesitan más recursos para la inversión social y para contribuir al crecimiento de la economía. De ahí las medidas fiscales presentadas a la Asamblea Legislativa y los intentos del gobierno por controlar la millonaria evasión de impuestos que hacen importantes empresas, muchas de ellas afiliadas a la ANEP.

Pero los directivos de la ANEP, que demandan más incentivos para sus empresas, se oponen a las medidas fiscales porque no quieren que los ricos paguen impuestos. O sea, le demandan apoyo al gobierno y se oponen a que éste aumente sus ingresos. Y para tratar de confundir a la gente, dicen que el gobierno tiene mucho dinero y lo malgasta. Ellos no demuestran lo que dicen pero intentan imponer esa opinión para que el pueblo se oponga al gobierno y apoye a ARENA, que es su partido.

Lo que no dicen esos directivos es que durante los 20 años en que gobernó ARENA hubo decenas de casos de corrupción que le costaron al Estado miles de millones de dólares. El ex presidente Mauricio Funes presentó 152 de esos casos ante la Fiscalía General de la República. ¿Por qué la ANEP no le pide a la Fiscalía que investigue a los ex funcionarios corruptos, causantes del déficit fiscal y del elevado endeudamiento público?

Desde que el FMLN gobierna, la ANEP y los economistas de derecha demandan transparencia y buen manejo de los recursos públicos. Nada dicen de la evasión de impuestos de muchas de sus empresas asociadas, como si eso no fuera un delito contra la hacienda pública y un robo al pueblo, que paga impuestos cuando compra y cuando les descuentan de sus salarios.

Los de la ANEP nunca se indignaron cuando ARENA defalcaba al Estado. Es bueno que el pueblo conozca estos datos que la derecha trata de ocultar. En la toma de posesión de Alfredo Cristiani se gastaron 2.1 millones de dólares, en la de Calderón Sol 2.9 millones, en lade Francisco Flores 3.5 millones, en la de Antonio Saca 2.5 millones y en el de Salvador Sánchez Cerén491,000 dólares.

 ARENA permitió la corrupción y derrochó hasta no más poder. Y los directivos de la ANEP, lo de antes y los de ahora, son cómplices de ese mal manejo de los recursos públicos, pues lo conocían y nunca dijeron nada.