martes, 22 de julio de 2014

El Salvador: Buenas propuestas para el agro

fusades.org.sv
Por César Villalona | Verdad Digital

El Ministro de Agricultura, Orestes Ortez, dijo que ya era tiempo de crear una reserva estratégica de alimentos para abastecer el mercado cuando hay acaparamiento o especulación, como sucede hoy con los precios del frijol. La idea es buena, pues las reservas también permitirían hacerle frente a posibles bajas en la producción, ya sea por sequías, tormentas, crisis económicas u otras causas.

Cuando hay bajas en la producción, los alimentos escasean y suben de precio. Una salida ante esa situación es importar alimentos, si hay suficientes divisas para comprar en el exterior. Pero lo mejor no es importar, sino utilizar reservas de alimentos para complementar la oferta y estabilizar los precios.

Para crear reservas hay que generar excedentes de producción, es decir, hay que producir por una cantidad mayor a la que se consume y guardar la parte no consumida. Eso solo puede hacerse, claro está, con productos no perecederos, que pueden almacenarse por varios meses sin que se dañen. El programa del gobierno se encamina justamente hacia el logro de mayores niveles de producción agropecuaria, de modo que pueda haber excedentes en algunos productos que sirvan para crear las reservas estratégicas, como el frijol, el maíz y otros.

El primer gobierno del FMLN logró cosecha récord en maíz y frijol y este segundo gobierno ampliará los niveles de producción en esos y otros rubros. Para ello ampliará el programa de agricultura familiar, que incluye la entrega de paquetes de insumos y de créditos a bajos intereses. También continuará otorgando títulos de propiedad para darles seguridad jurídica a los pequeños y las pequeñas agricultoras y tiene planeado desarrollar la agricultura en algunas áreas urbanas, donde hay terrenos aptos para producir.

Otra medida importante y que está contemplada en el Plan de Gobierno que el FMLN presentó en la campaña electoral, es la creación de una red de almacenamiento, comercialización y distribución de granos básicos e insumos. Dicha red podría ser manejada desde una empresa pública o una empresa mixta, con participación del Estado y cooperativas. La importancia de la misma radica en que se les compraría a los productores y productoras a precios que garanticen una buena rentabilidad y se les vendería a la población consumidora a precios bajos. De esa manera se beneficiaría a quienes producen y a quienes consumen.

En el programa del FMLN también se habla de crear centros de acopio pesqueros y acuícolas, que les permitan a los productores y productoras guardar sus excedentes y venderlos cuando los precios del mercado lo requieran.

Algunos dirigentes de ARENA ya comenzaron a decir que el gobierno quiere rehacer el Instituto Regulador de Abastecimiento (IRA), que existió por muchos años y fue cerrado durante el gobierno de Alfredo Cristiani. El IRA pertenecía al Estado y compraba les compraba a los agricultores granos básicos y otros productos a buenos precios y los vendía barato en las ciudades. El gobierno de Cristiani lo cerró porque supuestamente en el IRA había mucha corrupción, pero nadie fue enjuiciado ni condenado por corrupto. Parece que la razón no fue esa, sino el interés de los grandes comerciantes, incluyendo al propio Cristiani, de acaparar la compra de granos que antes hacía el IRA.

La corrupción no puede ser una excusa para no crear una empresa pública que beneficie a quienes producen alimentos y al mismo tiempo garantice bajos precios en el mercado de consumo. El gobierno que preside Salvador Sánchez Cerén no permitirá que eso ocurra.

La idea de crear reservas de alimentos, centros de acopio y redes de almacenamiento y distribución de granos básicos e insumos es correcta. Solo hay que garantizar que funcionen bien.