viernes, 25 de julio de 2014

Cervecería Hondureña vuelve a tensionar relaciones sindicales

Foto G. Trucchi | archivo
Nuevas provocaciones ante inminente inicio de la negociación colectiva

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Durante los últimos meses, la transnacional británico-sudafricana SABMiller, que en Honduras es dueña de Cervecería Hondureña S.A. de C.V. y posee la franquicia para producir Coca Cola, se ha dado a la tarea de tensionar las relaciones obrero-patronales, ante el inminente inicio de la negociación de un nuevo Convenio Colectivo.

El mes pasado, el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS) había denunciado, nacional e internacionalmente, la estrategia implementada por SABMiller para generar desorden y dividir a los trabajadores organizados, así como la violación de varias disposiciones del Convenio vigente.

En aquella ocasión, Julio Flores, secretario general del STIBYS, explicó a La Rel que la transnacional cervecera estaba induciendo a la subcontratación ilegal de ayudantes externos de venta, generando fuertes tensiones y división entre los trabajadores.

Además, recordó que el STIBYS ya interpuso, ante las autoridades laborales, más de 30 denuncias contra Cervecería Hondureña SA por las reiteradas violaciones al Convenio Colectivo.

Ahora, a pocas semanas de iniciar la negociación colectiva, el combativo Sindicato volvió a denunciar nuevas provocaciones de parte de la empresa.

En violación a la cláusula 71 del Convenio Colectivo, la transnacional procedió a dar por finalizado el contrato laboral de seis trabajadores del área de venta, aplicando unilateralmente y de manera injustificada un “reajuste de personal”.

Para “motivarlos” a aceptar y retirar sus prestaciones sociales, la empresa les garantizó el pago de las cotizaciones previsionales hasta el otorgamiento de una pensión de parte de las autoridades de la seguridad social.

Encima de eso, el pasado 21 de julio, representantes de Cervecería Hondureña SA llegaron al Centro de Distribución de Tegucigalpa y reunieron a las tripulaciones de Post Mix.

Siempre de forma unilateral, les comunicaron que serían reubicados y que, prácticamente, tenían 24 horas para decidir si aceptaban trasladarse a bodega o a una ruta de venta, con salarios más bajos, o si preferían que les pagaran sus prestaciones, poniendo fin a su contrato de trabajo.

La tercerización por la espalda

Según el STIBYS, el verdadero objetivo de la empresa consistiría en tercerizar las rutas de Post Mix, pasando esta labor permanente y continua a un contratista, oponiéndose, al mismo tiempo, a poner a concurso las seis plazas ahora vacantes, cubriéndolas con los trabajadores que reparten Post Mix.

De esta manera se estaría violentando el Convenio Colectivo vigente y la legislación laboral, precarizando aún más el trabajo y ejecutando ilegalmente otro reajuste de personal.

“Se trata, con los casos aquí denunciados, de una provocación de la empresa para hacernos caer en ilegalidades, cuando estamos a las puertas de una nueva negociación colectiva”, se lee en un comunicado del STIBYS.

En este sentido, el Sindicato le exigió a Cervecería Hondureña SA adjudicar de inmediato las seis plazas vacantes, y proceder a restablecer el personal permanente sustituido, pagándoles los daños económicos que pudieren haber sufrido con motivo de haber sido trasladados de puesto, injusta e ilegalmente.

Fuente: Rel-UITA