lunes, 28 de julio de 2014

Acompañantes internacionales recorren la “Ruta de la Memoria” en Honduras

Por Sandra Rodríguez | Defensores en Línea

Un grupo de personas solidarias con Honduras, realizaron este día el recorrido de la ruta de la Memoria Histórica, organizada por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, Cofadeh, con el objetivo de conocer más de cerca la situación de impunidad en materia de derechos humanos en el país, desde la década de 1890, con la aplicación de la doctrina de Seguridad Nacional, implementada por los gobiernos y militares, para reprimir a quienes alzaban su voz en favor de un estado de justicia social.

La ruta de la memoria se realiza para sensibilizar a  los visitantes nacionales e internacionales, sobre la importancia del pasado y el presente de los derechos humanos, para prevenir la repartición de hechos de violaciones en el futuro.

A medida se desarrolla el recorrido que comprende cementerios clandestinos, cuarteles militares, plazas de reivindicación social de las víctimas, el parque natural de la Memoria, Hogar Contra el Olvido y Galerías de  Memorias Vivas, los y las participantes de diferentes nacionalidades, también comparten experiencias en sus labores sociales en América Latina, y el interés por conocer más de lo que ha sucedido y continúa pasando en torno a la impunidad en Honduras.

Entre las experiencias surgen algunas como el recuerdo de la detención forzada seguida de desaparición de Roger González, estudiante y líder social que se manifestaba frente a la embajada americana, por la violación a la soberanía nacional, el 19 de abril de 1988, y mientras caminaba por el Parque Central de Tegucigalpa con rumbo a su casa, fue capturado al mediodía por dos hombres y una mujer vestidos con ropas de civil, uno de ellos fue identificado por un testigo como miembro de la Dirección Nacional de Investigación (DNI).

“Conocí de cerca el caso de Roger, porque en ese año estuve por primera vez en Honduras”, comentó una de las integrantes del grupo, quien se sintió más impulsada en la defensa de los derechos humanos, por los hecho del mes de mayo de 1988, cuando  familiares, amigos y compañeros del joven de 22 años, iniciaron una huelga de hambre en el Parque Central de Tegucigalpa para protestar por su detención y pedir su liberación.

Todo lo que supe de ese caso, las palabras de su mamá, Elvia Zelaya, por quien se suspendió la huelga tras 23 días, cuando ella se enfermó, me inspiraron mucho, además ver la valentía de las esposas, madres, hijas e hijos de los detenidos-desparecidos, tuvo un impacto en mi vida, su lucha me inspiró a unirme al grupo de voces que se extienden al extranjero para pedir justicia.

Y es que como esta acompañante, los y las demás personas de diferentes organizaciones sociales, solidarias con Honduras, también tienen algo de historia que aportar, sobre todo en la incidencia a nivel internacional, pues a veces ni en el mismo país se comenta sobre los crímenes de lesa humanidad ocurridos en el pasado reciente.

Otra de las acompañantes dijo que conoce poco de la memoria histórica de Honduras, pese a que su experiencia ha sido en Guatemala. Sin embargo, este recorrido lo hace hoy por el motivo personal que le impulsa a saber más del tema de derechos humanos, y extender lazos de solidaridad en favor de este pueblo, para que las desapariciones forzadas no continúen.

La ruta de la memoria, es el camino entre la verdad histórica y la impunidad oficial, es la vía que las organizaciones de Derechos Humanos y de familiares de las víctimas de graves violaciones a los derechos fundamentales durante la década de los años ochenta han diseñado para derrotar la impunidad histórica.

Y comprende la conmemoración de un período de represión en Honduras, que advierte desarrollos riesgosos para el presente o para el futuro haciendo referencia al pasado.

Esta activad del Cofadeh, es el rescate preciso de lo sucedido, es la reivindicación del dolor de cientos de víctimas y el recuerdo que constituye la propia historia e identidad.

La memoria constituye el material indispensable para construir un futuro mejor, es la representación de todos los lugares de detención, tortura y ejecución que instaló el Estado en el marco de la Aplicación de la Doctrina de Seguridad Nacional.

Pero también es la representación de la solidaridad de los ideales y del patriotismo, de la vida, del reconocimiento histórico de la cruda realidad, y del posicionamiento de las víctimas en un contexto todavía vulnerable.

Periodistas nacionales y extranjeros, estudiantes universitarios y docentes, actividades de derechos humanos, familiares de desaparecidos, así como víctimas de violaciones a ddhh, han sido parte de esta propuesta novedosa que surge a partir de la necesidad de preservar la historia de los hechos y evitar que el paisaje natural e histórico en que se dieron los hechos desaparezca.

A medida transcurre el recorrido por la Ruta de la Memoria, se evidencia que la respuesta de los gobiernos de turno, no hacen nada ante las violaciones de los derechos humanos, pues estas prácticas han retornado tras el golpe de estado del 2009.

Parte del recorrido es conocer la labor del Cofadeh, y cómo familiares de detenidos desaparecidos, mantienen  la esperanza de rescatar el informe de los 184 desaparecidos, del cual se ha hablado mucho desde el gobierno de Roberto Suazo Córdova (1982-1986) hasta la actualidad, sin saber su contenido, pero aunque las autoridades callen, con estos recorridos por la historia, el Cofadeh pretende mantener viva la memoria.