viernes, 6 de junio de 2014

Nicaragua: Pseudoperiodismo de Libération y los ataques contra la Primera Dama

radiocable.com
Por David Le Passant| Radio La Primerísima

El 30 de mayo recién pasado, los periódicos La Prensa y Hoy reprodujeron con apenas disimulado y malicioso regocijo algunas citas de un artículo escrito por François Musseau y publicado en el diario francés Libération el 25 de mayo pasado, bajo el título "La Diablesse et el Président". Como el autor de la nota, Moisés Martínez, tuvo la gentileza de brindar también el link, pude ir directamente al original.

El texto en cuestión constituye un flagrante libelo infamatorio, repleto de injurias y calumnias contra la poeta y Secretaria de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo. En inglés, el término lega apropiado sería "carácter assassination", o sea, "un ataque violento contra la reputación de una persona, dirigido a privarla de toda estima" (Cabanellas y Hoague, Diccionario Jurídico). A esto se añade que M. Musseau es ignorante de la historia de Nicaragua y de la del Frente Sandinista en particular, y es obvio que no se dio siquiera el trabajo de prepararse para cumplir adecuadamente su misión, como queda demostrado cada vez que menciona un hecho histórico. Hay una serie de inexactitudes y errores que no vienen al caso señalar en este limitado espacio.

Ahora bien, ¿a qué misión me refiero? ¿cuál era el encargo específico encomendado a  Musseau por sus pagadores? Pues deshumanizar, cosificar y satanizar –literalmente– a Rosario Murillo y de paso redactar un virulento ataque contra el gobierno de Nicaragua. Para lograr tal fin, el plumífero francés cita (en este orden) a un "hôtelier", un "chauffeur de taxi" y luego a Sofía Montenegro (CINCO), un "diplomate" (¡adivinen su nacionalidad!), Octavio Enríquez (Confidencial), Gabriel Álvarez (abogado, frecuentemente citado en La Prensa e invitado de Esta Semana), un tal "Roberto" ("ancient officier sandiniste qui partage le desenchantmen general"), Carlos Salinas (Confidencial), Martha María Blandón (IPAS Centroamérica) y el diputado Víctor Hugo Tinoco (MRS). No hay otra opinión que no sea la de estas personas, todas de oposición. No se hizo el más mínimo esfuerzo por darle oportunidad a que personal alguna, ya sea un/a ciudadano/a en la calle o a un miembro del FSLN, expresara otro punto de vista. Quedaron fuera el 50% de la población que se declara sandinista, el 66% de las personas que aprueban la gestión del Presidente Daniel Ortega, o bien el 78% que tienen una opinión favorable del Comandante (Cid Gallup, 7 al 13 de mayo). ¡Clase de desencanto general"!

Tampoco se menciona ni un solo acierto del gobierno –no hay nada sobre la electrificación rural; el cambio en la matriz energética; los subsidios al transporte y la electricidad; las mejoras en la infraestructura; la reducción de la pobreza; la titulación de tierras; los servicios de salud y educación gratuitos; las políticas favorables a las mujeres y a la niñez, incluyendo la reducción de la mortalidad infantil; el aumento de exportaciones e inversión extranjera; la macroeconomía estable; los programas sociales– no hay nada, excepto vituperio. Como resultado, el artículo no cumple con los más mínimos requisitos de la tan cacareada "objetividad" que supuestamente ostentan los medios liberales burgueses de occidente. Hay que admitir que por tendenciosos que casi siempre son (con honrosas excepciones), lo normal en sus artículos y reportajes es dejar que hable al menos una voz contraria a la tendencia generalizada del escrito o de la "noticia". Aquí no se hace ni siquiera la mueca.

La única conclusión posible es que nunca hubo la intención de preparar un trabajo periodístico, y que Libération decidió plantar con deliberada premeditación una pieza de desinformación con fines explícitamente políticos. Pero, ¿a quién representa el periódico y quiénes están detrás de él? Veamos.

Si bien es cierto que Libération fue fundada por el filósofo existencialista y marxista Jean Paul Sartre y otros, lo que nos cuenta Moisés Martínez es que Sartre se retiró poco tiempo después, debido a que el periódico empezó a abandonar su posición de izquierda y transitar gradualmente hacia posiciones conservadoras. En 2005, Édouard de Rothschild invirtió 20 millones de euros para adquirir un 37% de sus acciones, volviéndose así su principal accionista. Rothschild es miembro de una antigua familia de banqueros que desde hace más de dos siglos ha ejercido una considerable influencia en la economía europea y global. Hasta hoy, los Rothschild son una de las más poderosas familias del planeta y las estimaciones más serias ubican su fortuna en al menos billón de dólares. Nada que ver con arrivistes como Gates, Buffet o Silm, con sus patéticos 60 o 70 mil millones de dólares. Un billón son un millón de millones de dólares. En inglés, one trillion.

Pero no fue una inversión civil y Libération, que en 1999 tenía una circulación de 169 mil ejemplares, ha venido perdiendo lectores. Hoy no vende más de unas cien mil copias (hay una fuente que estima la cifra en tan sólo 38 mil). En 2013, su circulación se desplomó en un 15%, muy a pesar de recibir para ese mismo año, un subsidio del gobierno francés de casi 10 mil millones de euros (en Francia, todos los periódicos reciben un subsidio gubernamental). Aún con la ayuda estatal, Libération pierde plata al punto que está en la bancarrota.

Para un periódico en caída libre y que justamente en estos días lucha desesperadamente por sobrevivir, aunque sea como una especie de blog, mejor se hubiera ahorrado el costo de enviar a Musseau a Nicaragua. Sin excepción, las citas provenientes de las personas arriba nombradas ya son del dominio público por medio de sus propios escritos o declaraciones a los diferentes medios. Musseau las podría haber encontrado en Google con una hora de búsqueda (principalmente en La Prensa y en Confidencial), sin tener que tomarse la molestia de salir siquiera de su oficina en París. El artículo como tal es muy pobre y las críticas y los ataques ad hominem son verbatim la misma letanía distorsionada y cargada de odio personal que la oposición en general y los individuos vinculados al MRS en particular, vierten de forma consuetudinaria contra el gobierno de Nicaragua y sus principales representantes.

Hace unos meses, Musseau realizó una misión similar en Cataluña. El día 12 de enero de 2014, en La Crónica Global, de Barcelona, el docente socialista Daniel Perales, miembro de la Junta Directiva de la Alternativa Progresista Ciudadana, se queja de que en un artículo sobre el movimiento separatistas catalán, Musseau "se acerca más a la propaganda (...) que al relato objetivo de la realidad (...) (produjo) un texto plagado de falsedades, medias verdades y mentiras interesadas que se suceden una tras otra..." Hizo lo mismo en Nicaragua. Musseau no es un periodista honesto, sino un mentiroso profesional y a sueldo.

En suma, un periódico cuyo principal accionista es uno de los hombres más ricos de todos los tiempos y que recibe un considerable subsidio del gobierno de Francia, envió a un periodista/agente para recabar información extremadamente sesgada sobre la situación actual de Nicaragua para luego venderla como verdad "objetiva" a sus disminuidos y desprevenidos lectores en Francia. Todo el tinglado es un fraude.

Entre el 29 de enero de 2011 y el 22 de mayo 2014, cuatro personajes (Vilma Núñez, María López, Ernesto Cardenal y Vidaluz Meneses) recibieron la Orden de la Legión de Honor y otros dos (Sergio Ramírez y Gioconda Belli), la Orden de las Artes y Letras. Con esto está todo dicho.

Dejemos pues, por aquí este patético y vergonzoso episodio, pero no sin antes hacer ver a Son Excellence l'Ambassadeur que sin menosprecio de la capacidad del MRS de albergar intachables demócratas y notables de la más inobjetable sabiduría, según mis cálculos solamente le quedan unas seis personas más, ocho cuando mucho, que podrían ser considerados realmente dignos d'une ordre francaise, aún bajo los obviamente devaluados estándares que imperan hoy en día en el gobierno que el señor Joly representa. Por lo tanto, el frenético ritmo de una orden cada seis meses en promedio, para el año 2018 ya no habrá nadie más a quien galardonar, pues todos y todas que de una u otra forma tienen vínculos con el MRS, serán ya caballeros y caballeras de lo que una vez fue el imperio francés.