domingo, 18 de mayo de 2014

Sandino, exaltador de la nacionalidad latinoamericana

Por AVN

Nacido en 1893, Sandino luchó contra la intervención estadounidense en Nicaragua. A partir de 1926 emprendió la batalla contra las fuerzas ocupantes que se encontraban en territorio nicaragüense desde 1916 defendiendo los intereses de las transnacionales de Estados Unidos.

Este 18 de mayo se conmemora un aniversario más del nacimiento del líder guerrillero nicaragüense Augusto C. Sandino, quien es oriundo de la ciudad de Niquinohomo, en el departamento de Masaya, exaltador del ideario nuestroamericano heredado de Simón Bolívar y la Revolución Mexicana.

Nacido en 1893, Sandino luchó contra la intervención estadounidense en Nicaragua. A partir de 1926, luego de regresar de Honduras, Guatemala y México, donde trabajó en ingenios azucareros y pozos petrolíferos, emprendió la batalla contra las fuerzas ocupantes que se encontraban en territorio nicaragüense desde 1916 defendiendo los intereses de las transnacionales de Estados Unidos.

Nicaragua estaba afectada además por el convenio Bryan-Chamorro, que concedía a Estados Unidos los derechos de construcción de un canal interoceánico y una base naval en el golfo de Fonseca; y el tratado Stimson-Moncada, firmado el 4 de Mayo de 1927, entre el enviado plenipotenciario de Washington Henry Stimpson y el general José María Moncada.

También conocido como Pacto del Espino Negro, mediante este acuerdo el gobierno de turno y la infantería de marina de los Estados Unidos de América impusieron la rendición y el desarme del Ejército Constitucionalista y la supervisión de las elecciones por parte de los marines estadounidenses.

Este pacto marcó el inicio de la intensa lucha de Sandino, quien se opuso al acuerdo y decide continuar la lucha hasta expulsar a los marines, teniendo que enfrentarse a traidores e invasores, en una larga lucha de liberación nacional.

Simón Bolívar en la lucha de Sandino

El ideario de la lucha de Sandino estuvo construido en base a los pensamientos de Simón Bolívar. Esto se ve reflejado en el manifiesto escrito el 20 de marzo de 1929, que el líder guerrillero nicaragüense tituló “Plan de realización del supremo sueño de Bolívar”, enviado a los 21 mandatarios latinoamericanos de la época.

Este plan se constituye como uno de los antecedentes más importantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Sandino señala la necesidad de la creación de la Nacionalidad Latinoamericana al estar  “hondamente convencidos como estamos de que el capitalismo norteamericano (EEUU) ha llegado a la última etapa de su desarrollo, transformándose como consecuencia, en imperialismo, y que ya no atiende a teorías de derecho y de justicia pasando sin respeto alguno por sobre los inconmovibles principios de independencia de los Estados de América Latina”, señala parte del texto.

El proyecto, que invita a la creación de una Alianza Latinoamericana, declara “abolida la doctrina Monroe y, de consiguiente, anula el vigor que dicha doctrina pretende poseer para inmiscuirse en la política interna y externa de los Estados Latinoamericanos”.

Declara además “reconocido el derecho de alianza que asiste a los veintiún Estados de la América Latina Continental e Insular, y por ende, establecida una sola nacionalidad denominada nacionalidad latinoamericana, haciéndose de ese modo efectiva la ciudadanía latinoamericana”.

Además invita a crear una Corte de Justicia y un Ejército Latinoamericano, para la defensa de la soberanía de América Latina.

A la sede de la corte le concede la denominación de Simón Bolívar, a quien califica de “egregio realizador de la independencia Latinoamericana” y “máximo forjador de pueblos libres”.

También establece la creación de un órgano financiero común, con el objetivo de hacerse cargo de “la construcción de obras, materiales y vías de comunicación y transporte”. Invitan a los Estados Latinoamericanos a fomentar “de manera especial el turismo latinoamericano de manera de promover el acercamiento y mutuo conocimiento entre los ciudadanos de las naciones del continente”.

Sandino contó con el comunista salvadoreño José Farabundo Martí como colaborador importante para consolidar el mensaje político e ideológico de su movimiento.

En 1934, tras una invitación convertida en una emboscada asesina, el líder nicaragüense cayó baleado a manos del entonces jefe de la Guardia Nacional, Anastasio Somoza.

Sandino es el referente ideológico del actual gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y de la revolución promovida por este movimiento que acabó con la dictadura somocista en 1979.