lunes, 5 de mayo de 2014

Mujeres, niños y niñas siguen siendo víctimas de una violencia incontrolable en Honduras

defensoresenlinea.com
Por Marvin Palacios | Defensores en Línea

En su Informe Anual 2013, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) considera que los “feminicidios” se enmarcan en “una situación estructural y un fenómeno social y cultural enraizado en las costumbres y mentalidades y que estas situaciones están fundadas en una cultura de violencia y discriminación basada en el género”. Por lo tanto, corresponde a los Estados adoptar medidas para prevenir, investigar y perseguir estos delitos.

La CIDH señala que ha recibido información sobre el número de muertes de mujeres. El organismo hemisférico informó que de acuerdo con registros proporcionados por el Foro de Mujeres por la Vida, desde el 2005 al 2012, la muerte violenta de mujeres mantiene una tendencia creciente, que pasó de 175 muertes a 606 muertes de mujeres en el 2012, lo que constituye un aumento de 246.3 por ciento..

En promedio, 51 mujeres mueren asesinadas mensualmente, una cada 15 horas con 30 segundos. Al respecto, en sus observaciones al proyecto del presente informe, el Estado señaló que según las estadísticas de la muerte de mujeres a nivel nacional elaborado por el Ministerio Público, en el 2008, el número de muertes de mujeres fue de 569, en el 2009 fue de 407, en el 2010 fue de 351, en el 2011 fue de 464 y en el 2012 de 315.

En el año 2013, el Estado indica que las cifras proporcionadas por el Boletín del Observatorio de la Violencia ascenderían a 323 mujeres, con lo cual no puede hablarse de una tendencia creciente.

Cabe señalar que esos datos dados a conocer por el Estado no corresponden con el Informe del año 2013 del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), que señala que durante el año pasado fueron asesinadas 636 féminas.

Una fuente de dicho organismos universitario citó que “obviamente la Policía Nacional tiene cierto porcentaje de información que solo ellos lo tienen, y el problema es que Medicina Forense solo está en 3 departamentos con poco equipo y 25 médicos a nivel nacional; por todo solo 28 personas para 128 municipios”. Se anunció que en corto plazo se activarán más observatorios de la violencia en cada centro regional donde la UNAH tiene presencia.

Para los expertos del Observatorio de la Violencia en Honduras se mata por ser mujer, aunque la policía afirma que es porque las mujeres están involucradas en narcotráfico. Y lo otro es que se mata a las mujeres como un mensaje a sus compañeros de hogar, que sí están involucrados en dicho crimen.

“En Honduras hay una sociedad patriarcal arraigada y hay que tratar de sensibilizar, primero a las mujeres y después de eso no hay confianza en las autoridades del Estado, porque no hay investigación al respecto”, expreso una fuente que pidió no ser identificada.

Por otro lado la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha observado que el homicidio de mujer por razones de género, también conocido, como feminicidio, se enmarca en “una situación estructural y un fenómeno social y cultural enraizado en las costumbres y mentalidades y que estas situaciones están fundadas en una cultura de violencia y discriminación basada en el género”. Por lo tanto, corresponde a los Estados adoptar medidas para prevenir, investigar y perseguir estos delitos.

 Otro sector de la población que ha sido afectado de manera importante por los niveles de violencia en Honduras son los niños y niñas. La Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la venta de niños visitó Honduras del 30 de agosto al 7 de septiembre de 2012, y observó que “las disparidades socio-económicas, la inseguridad y la violencia contribuyen seriamente a la vulnerabilidad de los niños a múltiples formas de explotación económica y/o sexual”. También comentó que la “lentitud de las investigaciones judiciales y la impunidad de ciertos explotadores, no permiten garantizar una protección rápida y eficiente a las víctimas y a los testigos”.