domingo, 18 de mayo de 2014

El Salvador: EE.UU. presiona por adaptar compra de semillas a parámetros CAFTA

Por Gerardo Arbaiza | ContraPunto

La embajadora estadounidense en El Salvador Mari Carmen Aponte, instó hoy al país a adaptar la compra de semillas para sus programas agrícolas a los parámetros del Tratado de Libre Comercio o CAFTA suscrito en 2006 por Estado Unidos y la región centroamericana.

A principios de este año El Salvador compró directamente a proveedores locales semilla fortificada para el programa de paquetes agrícolas, que abastece de insumos a 375.000 pequeños agricultores. La estipulación del CAFTA indica que la compra debe abrirse a licitación para incluir productores de Centroamérica y Estados Unidos.

“Las licitaciones han sido estrechas y no se contempla la amplia participación que exige los términos de CAFTA”, declaró Aponte.

La diplomática manifestó que el presidente electo Salvador Sánchez Cerén trató este punto en su reciente visita a Washington con el Representante de Comercio de los Estados Unidos, Michael Froman.

Además agregó que cumplir dicho requisito es indispensable para que Estados Unidos avale la firma del segundo compacto del Fomilenio, que otorgará a El Salvador 277 millones de dólares en cooperación no reembolsable que se destinarán a mejorar la infraestructura y el clima de negocios de la zona costera.

Este requisito fue subrayado tres semanas atrás por personeros de la embajada, luego de la aprobación de las reformas a la Ley de Asocios Público-Privados, una de las condiciones para la firma del compacto.

Aponte aclaró que el otro requisito pendiente para avalar el donativo es reformar la Ley contra Lavado de Dinero, para adaptarla a los estándares del Grupo de Acción Financiera del Caribe (GAFIC).

El miércoles el presidente electo aseguró que está trabajando en el cumplimiento de ambos requisitos y espera lograr la firma de Fomilenio II en los primeros meses de su gobierno que empieza el 1 de junio.

En su visita a Washington, Sánchez Cerén se reunió además con representantes de la Corporación Retos del Milenio. El aval del segundo compacto fue dado por Estados Unidos en septiembre de 2013, a la espera de requisitos puntuales que debía seguir el gobierno salvadoreño.