viernes, 30 de mayo de 2014

ARENA, la venta de bonos y el déficit fiscal en El Salvador

laprensa.hn
Por César Villalona | Verdad Digital

Pronto se iniciará el nuevo gobierno del FMLN, y para dejarle estable el presupuesto de casi 4,700 millones, el gobierno saliente quiere vender bonos por 1,156 millones: 800 para pagar deuda de corto plazo y convertirá en deuda de largo plazo y 356 para pagar deuda contraída por el último gobierno de ARENA.

Ante el pedido del gobierno, la bancada de ARENA y sus asesores tratan de pintar un panorama fiscal desolador. Como no calculan bien, no se percatan de que el gobierno redujo su desbalance financiero sin tener que reducir su gasto, como ellos piden, y logró con su política de inversión incidir en el crecimiento de la economía y reducir los hogares en pobreza de 40% en 2008 a 29% en 2009.

En el año 2009, 11 días antes de que Mauricio Funes asumiera la Presidencia de República, la Asamblea Legislativa aprobó una operación de 2,753.5 millones de dólares de los cuales: 1,803.5 millones se destinaron a la venta de bonos que se incorporaron al presupuesto de ese año, y 950 millones de préstamos que fueron reorientados “para hacerle frente a las necesidades fiscales derivadas de la disminución de ingresos tributarios”. Ese fue el calamitoso estado de las finanzas públicas que ARENA le heredó al primer gobierno del FMLN.

Para entonces, los economistas y los centros de investigación de derecha no mostraban alarmas, a pesar de que fueron ellos quienes le dijeron a la bancada de ARENA en la Asamblea Legislativa que la economía nacional crecería ente 3% y 3.5% en el 2009, tal como quedó consignado en el presupuesto de ese año.

Los asesores de ARENA andaban muy desatinados, pues la crisis mundial iniciada en el 2008 permitía prever que el 2009 sería un año de crisis en El Salvador, tal como ocurrió tras la caída de la producción en -3.1%.

Luego de errar en sus pronósticos, los economistas de ARENA pasaron al contraataque y llevan 5 años vaticinando el derrumbe de una economía que dejó atrás las cifras negativas y creció en un promedio cercano al 2% en los años 2010-2013.

En el campo de las finanzas públicas, uno de los más delicados, el déficit fiscal se redujo de 1,142 millones en que lo dejó ARENA en 2009 (5.7% del PIB) a 878 millones en 2013 (3.5% del PIB), a pesar de que el gobierno ha pagado 4,528 millones de dólares por deuda heredada, una cifra mayor al déficit fiscal acumulado en ese período. 

La economía no volverá a los niveles críticos de 2009, pues el nuevo gobierno tomará las medidas adecuadas para asegurar la inversión social y contribuir al crecimiento de la producción y el empleo. Hay muchas posibilidades de actuar en ese sentido, como se verá en los próximos años.