jueves, 1 de mayo de 2014

1° de Mayo en Honduras: "Este gobierno profundiza modelo neoliberal y miseria" Xiomara Castro

Foto Libre
Por Proceso Digital

La clase obrera hondureña representada por las tres centrales y encabezada nuevamente por dirigentes del Partido Libertad y Refundación (Libre), propugnaron este jueves por la creación de una central única como paso ineludible para afrontar los retos de la realidad hondureña.

El secretario general de la Central General de Trabajadores (CGT), Daniel Durón, manifestó que aspectos como el empleo por hora, la carencia de inversión público-privada y el desempleo, así como la inseguridad, marcan la celebración de la fecha dedicada a la clase obrera.

Por su parte, el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (STENEE), Miguel Aguilar, señaló que protestan por los altos costos del servicio de electricidad en el país y que son trasladados al consumidor final. Indicó que la ENEE es rescatable y que sus servicios no deben ser traslados a terceros, especialmente en lo que respecta a la medición energética.

En San Pedro Sula, los obreros y trabajadores organizados marcharon en defensa de sus derechos fundamentales y enfocaron gran parte de sus protestas a pedir la libre sindicalización en el sector de la maquila, dijo Evangelina Argueta, una reconocida dirigente de la CGT en el norte de Honduras.

En otra decena de ciudades hondureñas también se realizaron desfiles y actos de protesta en conmemoración del Primero de Mayo, en un país donde el desempleo abate a la mitad de la población económicamente activa, que supera los 3.5 millones de personas.

Entre sus principales demandan destacan: la refundación del Estado a través de una Constituyente, desmilitarización de la sociedad y del Estado, sustitución del modelo neoliberal por un modelo social, aprobación del proyecto de ley de transformación agraria integral, derogación de las leyes que atentan contra las conquistas sociales, respeto a la vida y los derechos humanos, acceso al empleo permanente y bien remunerado y renacionalización de los servicios públicos privatizados.

En la norteña San Pedro Sula, Xiomara Castro acompañó la jornada de movilización y responsabilizó al Estado por las masacres que constantemente enlutan las familias hondureñas. “Hay un plan de limpieza de jóvenes orquestado desde el gobierno, no es posible que cobren un impuesto y cada día crezca más la delincuencia en el país”, afirmó.

Reiteró que “se trata de una política de exterminio y el responsable es el Estado, están creando un país con miedo y represión”. Asimismo, se refirió a la extradición de ciudadanos hondureños y pidió que el mismo sea recíproco, especialmente con Estados Unidos.

La ex presidenciable desvirtuó que el movimiento obrero se encuentre debilitado y agregó que este es un momento especial para impulsar la lucha. "Mientras el pueblo esté unido se pueden revertir las cosas que estamos viviendo”.

Finalmente, dijo que no había estado desaparecida de la realidad nacional. "Nos hemos mantenido trabajando con las bases de nuestro partido y aplaudimos lo que hace nuestra bancada en el Congreso Nacional”, concluyó.

El discurso

Al momento del discurso se criticó que el “Estado oligárquico hondureño, concentrado y controlado por unos pocos grupos económicos, está sumido en una profunda crisis que tratan de ocultar instrumentalizando los grandes medios de comunicación, las jerarquías religiosas, las Fuerzas Armadas y la Policía; crisis que es estructural y no mediática, agudizada por la penetración del crimen organizado y el narcotráfico”.

Calificaron al Estado como “estructuralmente debilitado”, mismo que perdió soberanía y se somete cada vez más a la injerencia de la Embajada de Estados Unidos. “Así lo demuestran las visitas de altos funcionarios para dictar pautas y durante las elecciones pasadas, con la presencia permanente de la Embajadora de Estados Unidos en el Tribunal Supremo Electoral”, fustigaron.

Denunciaron que el próximo año el gobierno hondureño emitirá otros 1 mil millones de dólares en bonos soberanos para financiar el presupuesto de la nación.

“Con todos esos préstamos vamos a alcanzar niveles de deuda interna y externa nunca antes vistos, por lo que seremos presas de nuevo del chantaje de los Organismos Financieros Internacionales y más impuestos para el pueblo. Por otra parte, se sigue entregando el país, sus recursos y servicios públicos a través de Coalianza y las Zonas Especiales de Desarrollo que quedarían blindadas por la Corte Suprema de Justicia, si declara sin lugar los recursos de inconstitucionalidad presentados”, reprocharon.

Demandaron parar la constante represión contra los campesinos y argumentaron que el continuo aumento del sector informal es producto del desempleo, generado por la aplicación de las políticas neoliberales, lo que ha creado un fuerte sector de cuentapropistas sin derecho social alguno, que contribuyen a desregular el mercado laboral precarizando el trabajo, y exhibiendo al sistema y su modelo como generador de miseria.

En otro apartado, mencionaron que la migración forzada de hondureños, principalmente jóvenes, continúa siendo un fenómeno social grave originado por la falta de oportunidades de empleo y educación así como las precarias condiciones de vida de sus familias. “Esto es una de las tantas causas de la desintegración familiar que no le importa al régimen, porque le permite recibir las remesas en dólares que sirven de sustento a la economía del país”, afirmaron en la lectura del manifiesto.

Puntualizaron que “las centrales obreras hemos acordado entrar en un proceso para construir una central única como garantía de fuerza para enfrentar los retos, hoy más grandes y más complejos”.

Fotos Jaime Martínez