domingo, 27 de abril de 2014

Nicaragua: Nueva movilización de protesta contra minería en Rancho Grande

Fotos Frank García
José Adán Silva, Luis Martínez | La Prensa

Fue una caravana ruidosa por un tortuoso y difícil camino de 20 kilómetros: de Rancho Grande hacia Yaoska, más de 45 vehículos privados, estatales, de servicio público y hasta bestias se unieron en una larga y polvosa marcha de protesta contra las actividades mineras en la zona de la transnacional canadiense B2Gold en Matagalpa.

La caravana partió del municipio de Rancho Grande, Matagalpa, 213.5 kilómetros al norte de Managua, hasta la comunidad de Yaoska, ubicada a 20 kilómetros del casco urbano del municipio. Aquí se encuentra la zona El Pavón, donde la minera descubrió oro en sus exploraciones.

Al llegar la caravana al sitio, los pobladores bajaron y recorrieron a pie el camino hasta el centro del lugar, donde se concentraron con pancartas, mantas y coreando consignas y mensajes contra toda actividad minera.

Los organizadores planificaron la logística para convocar a 5,000 personas, pero la Policía Nacional estimó entre 3,000 y 4,000 asistentes, mientras que la Iglesia católica estimó entre 5,000 y 6,000 la cantidad de gente que asistió.

El sacerdote Pablo Espinoza, de la parroquia Nuestra Señora de Fátima de Rancho Grande, quien marchaba al frente de la protesta, dijo que los 43 sacerdotes de la Diócesis de Matagalpa y el obispo Rolando Álvarez “sellamos con un no rotundo que no venga a intervenir ninguna empresa minera. La naturaleza es lo único que nos queda de riqueza en recursos en la zona y más bien es como terminar de quitarle vida a toda Matagalpa y Nicaragua”.

SACERDOTE RECUERDA LO DE SANTO DOMINGO

“Lo que ha sucedido en Santo Domingo nos ha revelado la magnitud del desastre moral y ambiental que lleva esa minera a nuestros pueblos”, dijo Espinoza.

“¿Cómo es posible que esos señores dueños de sus tierras donde han sido bendecidos con oro hoy sean perseguidos como delincuentes, dejando a sus familias, la tranquilidad de sus hogares, perder sus bienes, la tranquilidad del mismo pueblo. Yo no encuentro ninguna razón que justifique todo esto”, clamó el sacerdote.

En un comunicado reciente, los 43 sacerdotes de la Diócesis de Matagalpa exhortaron al presidente Daniel Ortega que niegue permisos mineros y llamaron a los inversionistas a “desistir con humildad” a este tipo de proyectos que calificaron como “pecado mortal”.

La marcha fue organizada por la no gubernamental Asociación para la Diversificación y el Desarrollo Agrícola Comunal (Addac) y el grupo ambientalista Guardianes de Yaoska.

SECTORES UNIDOS

La protesta contó con el apoyo de más de 32 organizaciones públicas y privadas, encabezada principalmente por la Iglesia católica, pero con el respaldo de otras iglesias como la evangélica, autoridades municipales y ambientales, organizaciones no gubernamentales, productores de Waslala y La Dalia, grupos feministas, estudiantes, maestros y pobladores vecinos a la zona donde se realizó la protesta pacífica.

Según Leonel Antonio Siles, promotor del catolicismo en Rancho Grande, la compañía minera ha desplegado una ofensiva de “convencimiento” en las comunidades rurales, con dádivas económicas y pequeños proyectos sociales para “romper la unidad social de resistencia a la minera”.

DURAS CRÍTICAS A B2GOLD


“Los muy bandidos no le dicen a la gente humilde lo que han hecho en Santo Domingo y La Libertad (Chontales) y El Limón (León), donde no solo han arrasado y contaminado el medioambiente, sino que también han dividido a la población, fomentado la avaricia y la ambición social y han corrompido todas las instancias públicas y privadas que se le oponen”, acusó Siles.

Marvin Monges, miembro del equipo organizador de la protesta, reveló que desde hace tres años B2Gold instaló oficinas y trasladó personal especializado al municipio para iniciar “la campaña de soborno y división social”.

“La minera ya descubrió oro, está en la etapa de obtener el permiso de explotación y anda en campaña en las comunidades, regalando juguetes y semillas, camisetas para convencer a los campesinos de que la minería no es contaminante, lo cual es una mentira perversa porque no existe minería industrial limpia”, acusó Monges.

El defensor del medioambiente señaló que en Yaoska, en el sitio El Pavón, donde la minera planifica la extracción de oro, se encuentran las principales fuentes de agua de la comunidad y un ecosistema virgen que es área protegida del Estado.

Esta es la tercera marcha multitudinaria que se organiza contra la actividad minera en Rancho Grande. En todo el poblado se observan pancartas, pintas, grafitis y rótulos contra la minería, pero en las comunidades rurales igual se observan mantas, gorras y camisetas con mensajes y logos de B2Gold, promoviendo la minería responsable “y amigable con el medioambiente”, así como la “responsabilidad social empresarial”.