martes, 1 de abril de 2014

McDonald’s de mal en peor. Cajita feliz, cajita vencida en Uruguay

Allan McDonald
Por Amalia Antúnez | Rel-UITA

La Intendencia Municipal de Montevideo, multó a la red de comidas rápidas por incluir postres con la fecha de expiración vencida en su “cajita feliz”, menú preferido de niños y niñas.

La medida es resultado de una inspección realizada a través de un hecho fortuito y se engloba dentro de una serie de fiscalizaciones que está llevando adelante la comuna que incluye varias empresas de alimentos del medio que vienen incurriendo en la venta de productos vencidos.

En declaraciones realizadas a la prensa el secretario general de la Intendencia Ricardo Prato dijo que de todos los casos que inspeccionaron el de McDonald’s es el más grave.

La porquería adentro de la Cajita


“Entre las empresas que fueron multadas se encontró mercadería vencida en depósitos o en góndolas de supermercados, pero en McDonald’s te lo metían en la Cajita Feliz y no tenías posibilidad de verlo hasta que la abrías", denunció.

La municipalidad multó a la transnacional en 10.000 dólares y Prato reflexionó: “No sé si a McDonald's la multa le afecta o no, pero es el tope máximo de multa que puede poner la Intendencia".

Transnacionalizando las malas prácticas

Lamentablemente no son pocos los casos sobre irregularidades en las que incurre McDonald’s alrededor del mundo.

Recientemente el Ministerio Público de Trabajo de Paraná en Brasil, está enjuiciando a la transnacional por 4,5 millones de dólares por la contratación de adolescentes menores de 18 años para actividades que implicaban riesgos a la salud y anteriormente, en marzo del 2013, había sido multada por imponer jornadas excesivas en sus restaurantes en el norteño país.

En España y Estados Unidos practica una férrea política contra las organizaciones sindicales y en México impone los mismos atropellos a los derechos laborales que en Brasil.

El caso de Uruguay no fue un atropello laboral pero sí pudo poner en riesgo la salud de los consumidores más chicos, que no se fijan si el postrecito está vencido o no.