jueves, 24 de abril de 2014

Honduras: Asesinato del periodista Argeñal Medina sigue impune

Por Marvin Palacios | Defensores en Línea

A cuatro meses del asesinato del comunicador social y corresponsal de Globo TV, Juan Carlos Argeñal Medina, no hay ningún tipo de avance en la investigación, denunciaron familiares.

El asesinato de Argeñal Medina ocurrió el 7 de diciembre de 2013 alrededor de las 2:30 pm, en su casa de habitación localizada en Danlí, departamento de El Paraíso y según los parientes de la víctima, se habría producido por las denuncias transmitidas en torno a supuestos actos de corrupción cometidos en el hospital Gabriel Alvarado de Danlí.

La Fiscalía de Danlí recibió la denuncia pero hasta la fecha no hay avance en las investigaciones. Familiares aseguran que no han recibido ningún tipo de comunicación del ente acusador ni mucho menos se ha citado a personas vinculadas con el hospital Gabriel Alvarado ya que la presunción de que personal de dicho centro asistencia estaría detrás de la muerte violenta del periodista.

Por su parte autoridades policiales manifestaron a los familiares de Juan Carlos Argeñal Medina que trabajan en base a estadísticas y que por lo tanto no pueden dedicarse exclusivamente a este caso.

El jefe de fiscales de Danlí, Said Espinal expresó que está haciendo todo lo posible para que se nombre a un equipo de investigadores procedentes de Tegucigalpa, pero todavía dicho equipo investigador no se trasladado a la zona.

El fiscal asignado Juan Luis Cuadra dijo a la familia que lo más indicado en este tipo de casos es que se designe un equipo especial de Tegucigalpa, porque con los intereses económicos que Juan Carlos Argeñal Medina estaba tocando es muy poco probable que investigadores locales quieran  encontrar a los verdaderos responsables. 

Vecinos  de la víctima no descartan que la muerte de Juan Carlos Argeñal Medina se haya producido para acallar a su hermano el dirigente magisterial Mario Argeñal de militancia en el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) y de posición beligerante y crítica contra el gobierno expresada en los espacios radiales del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (COPEMH).

Sin embargo, los familiares creen que la muerte de su pariente obedeció a la denuncia pública realizada por el comunicador en el canal de televisión Vida TV, relacionada a actos de corrupción realizados en el Hospital Gabriel Alvarado de Danlí.

Persecución

Argeñal Medina era propietario del canal de televisión Vida TV que transmite su señal a través de una empresa de cable y además se desempeñó como corresponsal de Globo TV en Danlí. El canal cuenta con una programación variada entre videos musicales, películas y espacios informativos.

En el horario de 7:00 a 8:00 de la noche, Juan Carlos Argeñal Medina conducía un espacio de noticias, al principio no fue muy crítico, pero al comenzar a crecer sus niveles de conciencia de clase, fue haciendo un enfoque en su programa noticioso orientado a calificar algunos comportamientos de las autoridades del gobierno municipal y del gobierno central, afirmó uno de sus familiares, que prefirió mantener su identidad en el anonimato.

El familiar aseguró que hubo 2 momentos en los cuales Argeñal  Medina fue objeto de persecución, primero cuando él hace denuncias de actos de corrupción del gobierno municipal de Danlí presidido por el doctor José Antonio Urrutia.

Es ahí donde Juan Carlos Argeñal Medina hace muchas críticas al gobierno municipal de Urrutia, sobre todo por malversación de los recursos públicos, a raíz de eso él empieza a recibir algunos cuestionamientos por parte del gobierno municipal y es citado en 2 ocasiones por parte de las autoridades para que se presentara ya que su canal de televisión no contaba con los permisos para operar correspondientes.

Según parientes de la víctima se utilizó como estrategia de intimidación esta acción contra Juan Carlos Argeñal Medina para tratar de “ablandar la programación noticiosa” del comunicador.

Otro momento referido fue aquel cuando a Juan Carlos llegan denuncias de actos de corrupción supuestamente cometidos en el hospital Gabriel Alvarado de Danlí, dichas denuncias fueron documentadas por un miembro de la  Cámara de Comercio de aquella ciudad, de apellido Blandón, quien le comenta al comunicador que ningún medio de comunicación ha querido denunciar los hechos.

Al respecto Argeñal Medina decide sacar al aire la denuncia en su canal al igual que en Globo TV, y comienzan a presentarse amenazas en su contra. El comunicador comparte a su familia que está siendo víctima de una serie de amenazas por gente vinculada al hospital Gabriel Alvarado .

Esas amenazas comenzaron a surgir a mediados del mes de noviembre de 2013, razón por la cual, el comunicador planea volver a presentar la denuncia ante el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), situación que ya había ocurrido al brindar testimonio en contra del gobierno municipal de Danlí que también había ejercido cierto tipo de amenazas en su contra.

“Lastimosamente Juan Carlos no pudo llegar a COFADEH, porque fue asesinado el 13 de diciembre de 2013, presuntamente por gente vinculada a la administración del hospital Gabriel Alvarado de Danlí”, dijo uno de los familiares de la víctima.

De acuerdo a las circunstancias en que ocurrieron los hechos, se relató que el día del asesinato, alrededor de la 1:00 de la tarde Juan Carlos Argeñal Medina se encontraba en un centro comercial cuando recibió una llamada de un desconocido en su teléfono celular en donde se le requería en su casa de habitación para que supuestamente firmara un contrato de publicidad, no se sabe si para el canal de televisión o para la disco-móvil de la cual era propietario.

Vecinos observaron que el comunicador llegó a su casa, esperó unos minutos y luego tocaron a su puerta, abrió la misma y al parecer dejó entrar a alguien que era conocido para él, sin imaginar que esa tarde (3:30 pm) sería la hora de su muerte.

 Se afirma que al menos 2 sicarios participaron en la muerte violenta  del comunicador, quien recibió dos disparos, uno por la espalda que salió por el corazón y el otro en la parte posterior de su oreja derecha.