miércoles, 30 de abril de 2014

Guatemala: Coca Cola suspende a trabajadores organizados

Foto G. Trucchi | Rel-UITA
SITRAABASA denuncia nuevos atropellos de la transnacional

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

El Sindicato de Trabajadores de Alimentos y Bebidas Atlántida SA (SITRAABASA) cumplió, en febrero, su primer año de vida en la planta embotelladora de Tuculután, departamento de Zacapa, que fue adquirida en 2012 por Coca Cola Company. Pese a tener un porcentaje muy alto de afiliación y haber presentado el Pliego de Peticiones, la transnacional norteamericana rehúsa respetar su derecho de negociación colectiva.

David Morales, secretario general de la Federación Sindical de Trabajadores de la Alimentación, Agroindustria y Similares (FESTRAS), explicó a La Rel que el coloso de los refrescos se ha empecinado en desconocer a la comisión negociadora del Sindicato, estancando de hecho la negociación después de sólo cuatro reuniones.

ABASA (Coca Cola) sigue aduciendo que dos de sus integrantes, Erick Oliva y Otto Cordón, respectivamente secretario general y secretario de formación del SITRAABASA, ocupan cargos de confianza y tienen que defender los intereses del patrono, y no los de los trabajadores”, dijo Morales.

El dirigente sindical explicó también que, después del fracaso de la tripartita convocada el 10 de abril por las autoridades laborales para buscar una salida pacífica al conflicto, la actitud de la patronal se ha vuelto aún más agresiva.

La chispa de la vida y el apartheid

Inmediatamente después de la reunión, Coca Cola inició una fuerte campaña mediática de desprestigio contra el SITRAABASA, anunciando que en la empresa existen dos grupos de trabajadores: los que, independientemente del cargo, son considerados de “confianza” y los que están afiliados al Sindicato.

A los primeros, la empresa ya les otorgó aumentos salariales, mientras que los trabajadores organizados deberán esperar hasta que se firme el Convenio Colectivo. “Es evidente que la patronal está impulsando una campaña de desafiliación que apunta a debilitar y desarticular al Sindicato”, dijo el secretario general de FESTRAS.

Suspensiones

Ante esta actitud discriminatoria y vengativa, varios trabajadores decidieron abstenerse de realizar horas extras, generando la reacción de ABASA, que el 24 de abril los suspendió del trabajo.

“Ese mismo día nos reunimos con la empresa y el ministro del Trabajo para analizar esta grave situación. Acordamos volver a reunirnos este 28 de abril, pero la empresa decidió unilateralmente suspender la reunión. Una vez más, queda demostrada la falta de seriedad de Coca Cola”, concluyó Morales.

De acuerdo con la información proporcionada por el dirigente sindical, la transnacional parece haber aceptado dejar en “stand by” las nuevas suspensiones programadas, mientras no se realice una nueva reunión entre las partes.

Fuente: Rel-UITA