viernes, 4 de abril de 2014

El Salvador: Diez notas sobre el partido Arena

Foto G. Trucchi | LINyM
Por Rigoberto Palma | Diario CoLatino

1. Al admitir que el FMLN ganó las elecciones del 9 de marzo, la dirección de ARENA tuvo la cuarta derrota en menos de dos meses: la primera fue el 2 de febrero, la segunda el 9 de marzo, la tercera tras el reconteo de las actas y la cuarta tras el fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

2. Pese a disponer de mucho dinero, de importantes medios de prensa y de otros recursos, ARENA perdió peso en el Estado y en la sociedad. Su apoyo real bajó a 39% (el de la primera vuelta), pues el aumento de la segunda vuelta electoral se basó en votos comprados y prestados. Su respaldo es muy inferior al que tenía cuando ganaba en primera vuelta.

3. La dirección de ARENA alegó fraude en la segunda vuelta electoral para convencer a sus bases de que la victoria le fue arrebatada y evitar huidas masivas y para crear una atmósfera de ilegalidad en el próximo gobierno del FMLN. Pero su crisis se podría agudizar cuando se inicien los ajustes de cuentas y cuando el nuevo gobierno del FMLN empiece a mostrar  éxitos.

4. Desorientada ante la situación que se avecina, la dirección de ARENA dijo que no permitirá que el nuevo gobierno dañe al pueblo y entregue la soberanía nacional. Esa es una amenaza rara, pues un gobierno de izquierda no puede ser anti pueblo ni contrario al interés nacional ¿A quién le habla la dirección de ARENA? ¿Qué intentará hacer?

5. Si hay un partido enemigo del pueblo y sin identidad nacional es ARENA. Para admitir eso solo se requiere un poco de memoria y de buena fe. ARENA brotó de las estructuras paramilitares y cuando gobernó le puso el IVA al pueblo, destruyó buena parte de la producción agrícola, empujó hacia el exterior a miles de personas sin posibilidades de empleo, permitió que se fortalecieran las estructuras de las pandillas, liquidó la soberanía monetaria al dolarizar la economía y le entregó al capital extranjero empresas de servicios públicos. Y para congraciarse con el gobierno de Estados Unidos, apoyó el golpe de Estado contra el presidente de Venezuela, Hugo Chávez y tomó otras decisiones antinacionales.

6. ARENA todavía manipula a muchas personas pero no es una referente del pueblo ni de la patria, sino de la oligarquía que gobernó apoyada en los regímenes militares, que se apropió de decenas de empresas públicas, que evade impuestos por cientos de millones de dólares, que viola los derechos laborales y que hace un sinfín de trucos para aumentar sus caudales.

7. ARENA no solo tiene una crisis orgánica, sino ideológica, pues tras décadas de “denunciar” la “amenaza” que significaba el FMLN para el país, cuando el FMLN comenzó a gobernar mejoró las condiciones de vida del pueblo, que le reciprocó con un respaldo masivo en las recientes elecciones.

8. Como la dirección de ARENA no puede abandonar el anticomunismo, tampoco puede hacer una política efectiva a partir de dicha ideología, que no le dice nada a millón y medio de personas que votaron por el FMLN. ARENA no podrá articular un discurso coherente ni se convertirá en una oposición creíble contra el nuevo gobierno.

9.  Como muchas personas que mandan en ARENA son de naturaleza violenta, pueden descontrolarse y realizar malas acciones, como las que realizan sus amigos de Venezuela, quienes queman basura, atacan oficinas públicas y asesinan a gente del pueblo. Si la dirección de ARENA escoge ese camino perderá el apoyo de muchas personas que le respalda, quienes no desean que haya problemas sino mejorar sus condiciones de vida. Además, si ARENA hace desórdenes se enfrentará a las estructuras militares del Estado que ya no le responden. Y eso sería fatal para un partido con hasta hace unos días deseaba que los militares le ayudaran a llegar al poder.

10. Si la dirección de ARENA se porta bien le evitará un costo a la nación, aunque el destino de su partido sea igualmente crítico. Como es mejor morir en paz que en medio de la violencia, la dirección de ARENA, que se dice cristiana, puede purgar sus pecados. Su fundador no lo hizo, pero sus seguidores tienen la posibilidad de hacerlo.