viernes, 21 de marzo de 2014

Sector público de Costa Rica manifiesta y exige derechos

Por Andrea Mora | elpais.cr

Más de dos mil trabajadores del sector público se lanzaron desde muy temprano a las calles de la capital, con representación de distintos líderes sindicales que luchaban por varios objetivos, desde la lucha por el fortalecimiento de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), mejoras a la reforma tributaria, un aumento salarial, ajuste a la tendencia inflacionaria y contra el detrimento del régimen de pensiones, entre otros. 

Un grupo significativo de empleados de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE) y de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (UNDECA), salió desde el Hospital México y en las cercanías del Parque la Merced el movimiento creció a eso de las nueve de la mañana, cuando ya los funcionarios tenían la Avenida Segunda cerrada.

En este punto los esperaba un segundo grupo en la esquina sur de la CCSS, que se uniría en nombre de los empleados del Hospital Calderón Guardia.

“Aquí está el termómetro del movimiento social que demuestra que de no haber un diálogo verdadero, la situación se va a volver más compleja y tomaremos las medidas que sean necesarias. Yo creo que esta es una situación nacional donde está en juego el futuro de todas las familias del país. Quedando quien quede en la presidencia, sino hay una respuesta en la agenda política esto va a ser un caos nacional”, expresó Rosemary Gómez, Secretaria General del Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (SINDEU), grupo que se unión en San Pedro.

Con vuvuzelas, megáfonos y el son de un pueblo que exclamaba que “nos tienen miedo porque no tenemos miedo” se movilizaron por el centro de San José hasta que finalmente se encontraron con un tercer movimiento en la Fuente de la Hispanidad y convirtieron la marcha en un solo movimiento para desplazarse hasta la Casa Presidencial en Zapote.

El Presidente de la ANDE, Gilberto Cascante manifestó que  “aquí hay una gran representación del pueblo, donde tenemos cerrado Alajuela, San José, Heredia, centros educativos de todo el país, los puertos de Limón, y todo como una representación josefina, de un movimiento regionalizado”.

Además, le mandó un mensaje a los jerarcas del Ministerio de Trabajo, al exclamar que “nosotros le pedimos a Olman Segura (ministro) que se siente a hablar con los sindicatos sobre la reforma salarial y que deje de decir que el tema de los salarios ya está conversado, cuando nunca se sentó a dialogar.”

Por otra parte, ante la no presencia de Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) debido a una “diferencia ideológica” con la manifestación, el líder sindical de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), Guillermo Murillo, aseguró que “la ANEP se retiró por rencillas personales con algunos dirigentes sindicales y no por el pueblo, ellos solo defienden sus intereses, una cosa que usted no puede hacer como dirigente sindical es desconvocar una marcha porque ser un “rompe huelgas” es apoyar el trabajo del gobierno”.

Entre los puntos encontrados en la marcha estuvo la no respuesta del gobierno ante el clamado de los empleados públicos por el reajuste salarial, ya que después de 30 días de que se interpuso la primera injerencia oficial por parte de los trabajadores en contra del denominado “paupérrimo aumento”, aún no se tiene una versión gubernamental sobre si el ajuste salarial quedará en un 0.43%, aunque la última vez que el Ministerio de Trabajo (MTSS) ajustó la fórmula para dictaminar la extensión haya sido en el 2007.

“EL proceso de unión sindical se inició ya el 24 de febrero (un día antes de la marcha anterior) y el 25 de febrero fue la primera puerta y de hecho ya tuvimos ayer una reunión con el candidato del PAC en la que se expusieron nuestras principales inquietudes al respecto”, así lo expresó La Secretaría General del ANDE, Karla Brenes para elpaís.cr, además mencionó que este es el inicio de una lucha social que seguirá según las acciones que tome este y el próximo gobierno en cuestión.

Conflictos en la Marcha 

La marcha también tuvo enfrentamientos entre la Fuerza Pública, oficiales de tránsito y las personas que se manifestaron y cuando la marcha llegó a Casa Presidencial en Zapote, el ambiente se tornó más tenso.

Entre las masas se movilizó un equipo con cerca de 10 funcionarios de la Unidad de Intervención Policial (UIP), que intentó impedir el paso de las caravanas de distintos grupos sindicales rumbo a Zapote; sin embargo las mismas personas que estaban en la marcha lograron habilitar el paso a los choferes.

“Aunque ahora pusieron una barricada cerca de Casa Presidencial, el pueblo puede más, y ellos tienen que usar la fuerza para darle seguridad a este gobierno que ha sido pésimo y que gracias a Dios ya va saliendo. El pueblo tiene que empezar a romper no solamente barricadas y portones, sino también este tradicionalismo neoliberal y de los ladrones y corruptos que están en el gobierno”, comentó un conductor de una de las busetas de SINDEU a las que se les impedía el paso.

Ricardo Vibes, quien también pertenecía al grupo de conductores de UNDECA, comentó también sobre el conflicto que tuvieron con Oficiales de Tránsito.

“Nos iban a quitar las placas porque estábamos con servicio de ‘tumbacocos’ en la vía pública, un tráfico dijo que sino apagábamos eso me iba a quitar las placas y me iba a hacer parte, pero la abogada de UNDECA inmediatamente tomó la situación y le explicó que nosotros tenemos nuestros derechos como manifestantes y nos dejaron circular normalmente”.