sábado, 15 de marzo de 2014

Los ricos de El Salvador (que perdieron las elecciones) acaparan $ 20 mil millones

Por ARPAS | El Mundo

En septiembre pasado, la consultora financiera Wealth-X publicó que 150 mega ricos salvadoreños acaparan 20,000 millones de dólares, monto que es cuatro veces el Presupuesto General de la República y el 85% del Producto Interno Bruto. 

Dicha cantidad, incluso, podría ser mayor porque –como dice la economista Julia Evelyn Martínez– este informe sólo contabiliza el efectivo y algunos activos, y no incluye casas, yates, aviones y otros bienes.

La noticia pasó desapercibida en los medios de comunicación hegemónicos (excepto uno que la publicó pero no buscó reacciones ni le dio más seguimiento) y por los centros de pensamiento como FUSADES que se preocupan por los datos sobre la extrema pobreza, pero nunca se refieren a la extrema riqueza, que es la causa de la extrema pobreza. Para estas entidades, la concentración de la riqueza es algo normal y no debe cuestionarse. 

El “World Ultra Wealth Report” (Reporte Mundial de los Ultra Ricos), publicado por primera vez en 2011, contabiliza a los “Individuos con Ultra Alto Patrimonio Neto” (UHNWI, por su sigla en inglés).  Wealth-X incluye en esta lista a los capitales superiores a los $30 millones.

En la edición de 2013 se indica que la población UHNWI en El Salvador creció 3.4%, al pasar la lista de 145, en 2012, a 150 este año. Este crecimiento porcentual supera al de Latinoamérica, que reportó una caída de 4.1%. Aunque los UHNWI crecieron en el país, la fortuna se mantuvo en $20,000 millones, es decir, unos $133.4 millones, en promedio, por cada uno.

Respecto a Centroamérica, El Salvador ocupó el cuarto lugar en 2013, pero superó a Panamá y Costa Rica. Guatemala lidera la región con una población de 245 UHNWI, que poseen una fortuna de $30,000 millones. En segundo lugar aparece Honduras con 215 personas, cuyos capitales suman también $30,000 millones. Nicaragua está en el tercer lugar con 200 ultra ricos, que poseen $27,000 millones. En quinto lugar está Panamá, con 115 UHNWI y $16,000 millones; y cierra la lista Costa Rica, con 100 ultra privilegiados que poseen $14,000 millones.

El informe de Wealth-X no es novedoso, pero confirma los señalamientos de economistas críticos y de organizaciones populares sobre la alta concentración de la riqueza en pocas manos. Según el economista César Villalona, los ingresos en El Salvador se distribuyen de la siguiente manera: 15% en impuestos para el Estado, 25% en pago de salarios a la clase trabajadora y 60% es ganancia de los empresarios.

En la práctica, estos porcentajes son aún más críticos debido a la evasión fiscal y a la apropiación de cuotas laborales. Así, por ejemplo: los ingresos tributarios del gobierno están abajo del 15% porque grandes empresarios evaden en promedio mil millones de dólares anuales, y lo que perciben los trabajadores es menor al 25% porque algunos patronos se quedan con las cuotas del Seguro Social y AFP.

Así que el informe de Wealth-X, sobre la escandalosa concentración de la riqueza y los datos sobre la desigual distribución de los ingresos en el país, reitera la urgencia de impulsar una política fiscal que obligue a los grandes ricos a pagar más impuestos y de crear un régimen salarial más justo. Y simultáneamente debe combatirse la evasión y elusión tributaria para que el Estado tenga más recursos para la inversión social.

En este sentido, la ciudadanía debe exigir que el Ministerio de Hacienda y la Fiscalía procedan contra los evasores de impuestos, y que la Asamblea Legislativa apruebe reformas tributarias progresivas donde paguen más los que tienen más.