martes, 4 de marzo de 2014

El lado oscuro del oro

Por Alfredo Carías | ContraPunto

La fiebre del oro ha desatado lo peores males de la especie humana hasta el grado de sacrificar vidas en su proceso al extraer estos materiales para producir halagas y joyas como culto a la avaricia que podría interpretarse tal vez en el mundo religioso o esotérico.  

Esta búsqueda insaciable por el oro ha hecho hasta claudicar a los gobiernos más progresistas del ala de la izquierda en Latinoamérica, y puede ocurrir en El Salvador, especulan algunos ecologistas y activistas ambientales.

Esta reflexión no está alejada de la realidad considerando que está sucediendo un caso particular como es el anuncio efectuado por la empresa Precious Metals Inc. con sede en los Estados Unidos con la pretensión de desarrollar la Fase II de la explotación minera en su “propiedad” Michoacán, México. Lo peculiar de este caso es la sociedad existente entre dicha transnacional con el proyecto de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), advierte Pedro Cabezas, representante de la Coalición Internacional de Aliados contra la Minería que es un grupo de organizaciones basadas en los Estados Unidos, Canadá y Australia.

“Bueno ya hay evidencias que ALBA petróleos aliado económico del FMLN tiene proyectos mineros en México y ellos no han sabido responder cuando los ambientalistas les ha preguntado, ellos rotundamente hay negado estos proyectos, pero hay evidencia de ese consorcio (ALBA petroleros y Precious Metals Inc.) donde tienen proyectos de explotación minera llamados Solidaridad I y II”, asegura Cabezas.

Ante esta amenaza esperan congruencia en la política por parte del gobierno de izquierda salvadoreño contra la minería ante la posibilidad que existe del proyecto ALBA en Michoacán, México señala el rector de la Universidad  Centroamérica “José Simeón Cañas” (UCA), padre Andreu Oliva.

“Bueno si estamos en contra de la minería metálica porque daña el medio ambiente en El Salvador, pues debemos estarlo en todas partes donde esos mismos efectos pueda tener la minería, lo que solicitaríamos es congruencia, pero reflejan una posición que el oro se ha convertido en un dios y estamos dispuestos a sacrificar la vida humana para ofrecérsela a ese dios oro, esto es contrario a nuestros principios cristianos y humanos”, destaca Oliva.

Estas reacciones se producen luego que el candidato a la presidencia por el partido de izquierda salvadoreño FMLN, Salvador Sánchez Cerén se comprometió públicamente con las ambientalistas y la población en general a no permitir la actividad de la industria minera en El Salvador, anuncio efectuado durante su gira electoral, similar promesa hizo su antecesor Mauricio Funes (actual presidente). Sin embargo, hasta la fecha no se ha promovido desde el Ejecutivo una ley que la prohíba para evitar futuras demandas millonarias como la que se adquirió con la transnacional Pacific Rim por medio del TLC, argumentan representantes de la Mesa Nacional frente a la Minería Metálica de El Salvador.

Las  propuestas de ley contra la minería metálica están durmiendo el sueño de los justos al interior de la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa, ante la ausencia de los legisladores de los partidos de derecha, quienes irónicamente en su mayoría se han dedicado a involucrarse por completo al proselitismo partidario en la cacería de votos sin prometer nada en contra de la minería.

Fuente: ContraPunto