sábado, 22 de febrero de 2014

"Que EEUU no se rasgue las vestiduras con respeto a derechos humanos", Daniel Ortega

Foto CCC | Cajina
Por Radio La Primerísima

El presidente Daniel Ortega dijo que Estados Unidos no debe rasgarse las vestiduras por los asuntos internos de los países de Latinoamérica y que mejor empiece por respetar los derechos humanos de los ciudadanos norteamericanos.

“Empiecen por respetar los derechos humanos en su país, porque si no son capaces de respetar a los ciudadanos de su propio país, no van a ser capaces de respetar los derechos humanos en los demás pueblos del mundo, en los pueblos revolucionarios que luchan por su libertad y por la justicia”, afirmó el mandatario.

Lea también:
- Canciller venezolano agradeció solidaridad de Nicaragua

Ortega hizo esta referencia en el contexto de la agresión que está sufriendo en este momento Venezuela, donde las fuerzas de la derecha fascista están tratando de incendiar el país con el apoyo del imperialismo norteamericano.

Durante un acto por la conmemoración del 80 aniversario del paso a la inmortalidad del General Augusto C. Sandino, realizando en la Plaza de la Revolución de Managua, donde también participó como invitado especial el canciller de Venezuela, Elías Jaua, Ortega manifestó que nuestros países no deben bajar la guardia ante las amenazas del imperio y seguir luchando por la unidad de la región, tal como lo retomó Sandino del pensamiento del libertador Simón Bolívar.

En ese sentido, Ortega rechazó el trabajo sucio que están realizando los medios de comunicación norteamericanos en Venezuela, lanzando una campaña feroz, una guerra de mentiras, a tiempo completo, contra el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro, inundando de infamias y falsedades al mundo sobre la situación que existe en el país suramericano.

Manifestó que los Estados Unidos no han sido capaces de respetar los derechos humanos de sus propios ciudadanos, y recordó las brutales represiones que protagonizaron las autoridades norteamericanas en contra quienes protestaban pacíficamente en decenas de ciudades de la Unión Americana durante la crisis económica, pues solo en Nueva York, arrestaron a más de 6 mil 500 personas durante las manifestaciones de Ocupa Wall Street.

Al respecto, detalló que si el presidente Barack Obama no hubiese sido mandatario de su país en los tiempos de las protestas por la recesión económica, seguramente hubiese apoyado las manifestaciones de Ocupa Wall Street, pero probablemente hubiese resultado  garroteado y arrestado, porque la policía norteamericana se ensaña con los ciudadanos de origen afroamericano.

Ortega puso otro ejemplo de la sistemática violación a los derechos humanos por parte de Estados Unidos en la base de Guantánamo, donde cientos de prisioneros de guerra son torturados y no tienen derecho a obtener un juicio justo porque no se les permite la representación de un abogado.

Entre las incontables violaciones a los derechos humamos cometidos por el imperio, el líder sandinista mencionó la situación de tragedia y muerte que viven los inmigrantes en los Estados Unidos y recordó que recientemente, el pasado 18 de febrero, un guardia fronterizo asesinó a un indocumentado que intentaba cruzar.

“Ese es un asesinato cobarde, un crimen. ¿A caso lo están difundiendo? ¿Han indo a entrevistar a la familia de ese inmigrante? ¿Quién reclama porque se enjuicie al que mató al inmigrante?, se cuestionó el presidente.

En ese sentido, detalló que desde el año 1990 al 2012, al menos 2,238 inmigrantes fueron encontrados muertos en EEUU, fueron asesinados, y nadie investiga esa tragedia, nadie persigue esos crímenes, esa violación sistemática de los derechos humanos en Estados unidos de Norteamérica.

“Presidente Obama, preocúpese por Guantánamo, preocúpese por la muerte inmigrantes en frontera”, dijo el comandante Ortega.

Otro crimen del imperio yanqui es el brutal bloqueo económico contra la hermana república de Cuba, cuyo gobierno ha tenido que resistir esa situación durante más de medio siglo.

Señaló Ortega que si Obama quisiera levantar el bloqueo contra la isla caribeña, “tendría que desafiar la naturaleza misma del imperio.

¿Qué esperamos de los Estados Unidos?, se preguntó Ortega. “Que respete las decisiones que tomamos los latinoamericanos y caribeños; en lugar de estar con esa política injerencista, financiando grupos que promueven la inestabilidad, que mejor promuevan recursos para luchar contra la pobreza y la extrema pobreza”, respondió.

“En lugar de estar metiendo las narices con dicar políticas en América Latina y el Caribe, que dicten políticas de respeto, políticas de trabajo, de salud al pueblo norteamericano que tanto la necesita en estos momentos”, subrayó.

Manifestó que América Latina y el Caribe esperaban que hubiera un cambio de la política norteamericana hacia nuestros países, como lo dijo el propio Obama en la Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago.

Luchar por la unidad

Ortega manifestó que en esta larga batalla de la historia de nuestros pueblos, podemos afirmar que se está haciendo realidad el sueño de Bolívar, de Martí y de Sandino, en la conformación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Dijo que en una nueva fase histórica, donde hemos logrado avanzar en cuanto a conquistar espacios de libertad, de justicia, hay que reconocer el papel de vanguardia que asumió con total convicción comandante Hugo Chávez, quien jugó un papel determinante en el proceso de integración y unidad latinoamericana y caribeña.

“Hoy podemos decir que estamos construyendo una América Latina que está cada día más libre de los poderes del imperio, pero enfrentada siempre a un imperio que no acepta que nos unamos e integremos, que no acepta que seamos libres, que nos quiere únicamente como esclavos, no como ciudadanos libres”, enfatizó.

En ese sentido dijo que la batalla está planteada y seguirá planteada, porque la estamos librando en toda Nuestra América, porque se están logrando avances extraordinarios después de los procesos políticos que por la vía electoral, que han llevado al gobierno a fuerzas democráticas, revolucionarias y populares, pero que los imperialistas de la tierra no aceptan los resultados electorales cuando son elegidos por el pueblo gobiernos dignos.

“Por esos es que la batalla que hoy se libra en Venezuela es la misma que se ha librado en nuestros pueblo a lo largo de su historia y seguimos librando en estos tiempos. La batalla de Venezuela por lo tanto es la batalla de Nicaragua de Sandino de nuestros héroes y mártires”, afirmó Ortega.

Señaló que los únicos gobiernos que el imperio reconoce, a los que arma,  financia y defiende, son aquellos que se le someten y son a esos gobiernos a los que ellos llaman democráticos.

Recuerda a Bryan Wilson

Durante el acto del 80 aniversario del paso a la inmortalidad del General Sandino, Ortega recordó al ciudadano norteamericano Bryan Wilson, quien luego de servir en las filas del ejército de su país en la guerra de agresión contra Vietnam, un tren de las fuerzas armadas norteamericanas mutiló sus piernas, porque quería impedir el traslado de armas a Centroamérica para evitar más muertes en nuestros países.

“Bryan Wilson, que joven participó en el ejército norteamericano, en la fuerza aérea, en unidades de combate en Vietnam, y luego se reveló contra todo eso y empezó a organizar a veteranos de guerra para luchar por la paz y la luchar contra el imperialismo, protestando pacíficamente, fueron a las orillas de las instalaciones militares en Estados Unidos, en lo que era una acto de resistencia pacífica, sin lanzar una piedra, se acostaron sobre los rieles, donde transitaban trenes del ejército con armas para que nos matáramos los centroamericanos”, relató Ortega.

Señaló que la orden que recibió el maquinista del tren militar, estando informado, porque  estaban con todos los medios de comunicación cubriendo, que no se detuviera “y le echó el tren y le desbarató las piernas, le fracturó el cráneo, querían asesinarlo; ellos, los imperialistas que se rasgan las vestiduras hablando de derechos humanos.