lunes, 17 de febrero de 2014

"Injerencia inaceptable e insolente de EE.UU en Venezuela", Nicolás Maduro

AVN
Por ALBA TV

El presidente Nicolás Maduro anunció ayer, en mensaje oficial, que el Departamento de Estado de los EE.UU amenazó a Venezuela, atacando la soberanía del país, al transmitirle una serie de exigencias sobre política interna, como intervenir en el Poder Judicial para que desista de encarcelar a Leopoldo López, el principal convocante al derrocamiento del gobierno y organizador de las protestas que desembocaron en tres asesinatos y graves destrozos.


"Tengo que anunciar a Venezuela que nos llamó el embajador (de Venezuela en la OEA) Roy Chaderton, desde Washington", dijo Maduro, y agregó: "El monstruo decidió actuar y sacar su rostro. Lo que ocurrió hoy no tiene parangón. Solamente pudiéramos compararlo con lo que hizo la embajadora de EE.UU. Donna Hrinak, a finales de noviembre de 2001".

"La embajadora le pidió al presidente Chávez una cita y él la recibió", relató Maduro. "Al empezar la conversacion la embajadora de EE.UU. sacó un papel y le dijo: ’Este mensaje se lo envían desde Washington’. Y le exigieron que derogue leyes y se siente a negociar con Fedecámaras". La respuesta de Chávez fue inmediata. Le dijo: "Retírese, usted es una insolente" y pidió a un asistente que la acompañe hasta la salida. "El comandante Chávez sabía que ese día se había decidido derrocarlo", afirmó. Cuatro meses después se producía el fallido golpe de Estado de abril de 2002, revertido por sectores leales del ejército, mientras el pueblo salía masivamente a la calle y -en un desenlace inédito en la historia de América Latina- lograba defender la democracia.

A continuación el presidente pasó a contar los últimos sucesos ocurridos en Washington, comunicados poco antes por el embajador Chaderton: "Alex Lee, subsecretario adjunto para América del Sur del Departamento de Estado le leyó (a Chaderton) un mensaje para el gobierno de Venezuela. Le dijo que EE.UU exigía al gobierno de Venezuela que se sentara a dialogar con la oposición. En segundo lugar, que dejáramos en libertad a todos los detenidos por los disturbios recientes. Y en tercer lugar, leo: ’Que el arresto del señor Leopoldo López podría causar muchas consecuencias negativas con sus ramificaciones internacionales’, por lo que solicitó que se detuvieran las medidas judiciales contra el señor Leopoldo López".

"Estas son exigencias inaceptabes, insolentes", dijo Maduro, poniendo énfasis en la defensa de la soberanía y el rechazo a la injerencia en los asuntos nacionales. "No acepto amenazas de nadie en este mundo. No habrá fuerza que nos detenga a los bolivarianos en la tarea de hacer justicia y detener el fascismo".

"En Venezuela estamos dispuestos a llegar hasta las ultimas consecuencias en la defensa de nuestra independencia, nuestra paz, nuestra patria y nuestro rumbo al socialismo", aseveró, anunciando que a partir del lunes llamaría a a la secretaría general de UNASUR y a presidentes de América Latina: "Me declaro en campaña para denunciar las amenazas del gobierno de los EE.UU."

Maduro convocó al pueblo a no tener miedo: "Los patriotas tenemos que estar claros en qué representamos en este momento de la historia. El imperio subestimo a Chávez. El imperio estadounidense se cree dueño de nuestros países, no descansa hasta que pueda -creen ellos- retomar el control economico politico y militar de nuestros paises".

"Preparémonos pues para dar una nueva y gran lección de dignidad que nos conduzca a que este imperio sea derrotado en el intento de llevarnos a la violencia", arengó, mientras llamaba a a movilización permanente.

"Esta amenaza del gobierno de EE.UU. es porque nosotros hemos detenido, neutralizado y derrrotado en esta etapa a quienes ellos prepararon durante años", aseguró. "Pero venezuela no recibe ordenes de nadie. Yo no recibo órdenes de nadie. Sólo recibo órdenes del pueblo de Venezuela, que es el único al que le debo lealtad y fidelidad".

Luego anunció la expulsión del país de tres funcionarios de la embajada estadounidense, que venían teniendo "reuniones extrañas" en las universidades, con la excusa de ofrecer visas a estudiantes. "¡Que se vayan pa’ Washington a conspirar!", expresó, para terminar diciendo: "No es Maduro, señores norteamericanos: es el pueblo de pie, que está decidido a ser libre, y está decidido a seguir venciendo. Somos los bolivarianos de este siglo XXI, sintámonos orgullosos y orgullosas de eso. ¡A un gobierno rebelde y revolucionario un funcionario de tercera llama a nuestro embajador para leerle la cartilla! Grave, grave, grave. Usted se equivocó de teléfono, ¿me oyó? La próxima vez llama a otro gobierno", finalizó entre aplausos.

Leopoldo López, en tanto, continúa prófugo de la Justicia desde el miércoles 12 de febrero, cuando lideró la protesta que culminó en graves actos de violencia. Este domingo reapareció a través de un video casero grabado desde la clandestinidad. En su mensaje, planteó las mismas demandas que el funcionario de los EE.UU. y convocó para el martes 18 a una nueva movilización, desde plaza Venezuela al ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, en lo que fue interpretado por el gobierno como una nueva provocación, por lo que Maduro llamó al pueblo chavista a mantener la calma ante los violentos y dejar actuar a la Justicia.

Fuente: ALBA TV