jueves, 20 de febrero de 2014

Golpe contra Venezuela es venganza imperial por la Celac, dice presidente nicaragüense

Por Radio La Primerísima

El presidente Daniel Ortega dijo este miércoles que la situación que está atravesando Venezuela en este momento es un golpe del imperio norteamericano en venganza tras la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) realizada en La Habana, Cuba.

Ortega dijo que no es casual, que mientras los pueblos de América Latina y el Caribe estaban reunidos en la cumbre de CELAC, las fuerzas del imperio estaban conspirando para desatar la violencia en Venezuela.

“Mientras avanzamos para consolidar la paz en la región, por otro lado las fuerzas más retrasadas y rezagadas en la historia de Nuestra América, se empeñan en incendiar la región, incendiar a Venezuela y matar el proceso de integración”, señaló el mandatario.

En ese contexto, el mandatario se solidarizó con el pueblo y gobierno venezolano y pidió a la comunidad internacional que también exprese su rechazo a la violencia que ocurre en ese país, orquestada por los poderes fácticos del imperialismo norteamericano.

“Le decimos al pueblo venezolano que condenamos todos estos actos dirigidos a tratar de derrumbar a un gobierno democrático”, dijo
Ortega.

El Presidente de la República dio estas declaraciones en un acto de ascenso en grados a nuevos miembros de la Comandancia del Ejército de Nicaragua, celebrado en la Casa de los Pueblos de Managua.
Ortega también se refirió a los acontecimientos de violencia que tienen lugar a nivel internacional, donde en diferentes regiones está corriendo la sangre, alimentados por los poderes de aquellas potencias que se disputan la hegemonía de un mundo que ha establecido con claridad que los pueblos se están integrando en la unidad.

Sostuvo que esas fuerzas son las que quisieran incluso llevar la historia hacia atrás, aun recurriendo a aquellos métodos brutales a los que recurrieron ya frente a procesos democráticos, como ocurrió en Chile, donde el presidente Salvador Allende fue brutalmente asesinado y luego reprimido el pueblo de ese país, cuyo gobierno había llegado al poder a través de los votos, pero fue derrocado por los poderes imperiales, que querían mantener a Nuestra América cautiva de sus intereses.

El presidente Daniel Ortega sostuvo que esta misma práctica, que debió haber desaparecido hace mucho tiempo en la región, se manifestó con una gran brutalidad en Honduras, donde otro presidente constitucionalmente elector, José Manuel Zelaya Rosales, lo derrocaron luego de capturarlo.

“En tiempos en los que los gobernantes de Estados Unidos han venido manifestando la disposición y decisión de establecer un nuevo tipo de relaciones con Nuestra América, allí está la contradicción; dicen una cosa, pero se practica otra, y no solo los EEUU, sino gobernantes de países europeos que tienen un interés común, para tratar de sostener a sangre y fuego la hegemonía en el mundo y en Nuestra América donde hemos venido avanzando en la lucha por la paz, y en la Celac dejamos establecido ratificar que nuestra región sea una zona de paz”, afirmó
Ortega.

El mandatario sostuvo que estamos convencidos que solo la paz en América Latina podrá a cavar con la pobreza y la extrema pobreza en la región y que esa paz la hemos venido construyendo a pesar de las fuerzas más conservadoras y extremistas de los EEUU que siguen conspirando.

“Tan cierto es que en el golpe de estado en Honduras, unos meses antes nos reunimos con el presidente Obama en Trinidad y Tobago y él como que desconocía que venían conspirando las instituciones norteamericanas, como conspiran todos los días”, señaló.

Daniel insistió en que no es casual, que apenas unas semanas después a la cumbre de la Celac en Cuba, se produce una manifestación de fuerzas bruta en la hermana República Bolivariana de Venezuela, porque no tiene otro nombre una fuerza política que alimenta la destitución de un jefe de Estado que ha sido electo por los votos en un país que tiene record mundial en elecciones, como lo es Venezuela.

Señaló que esos poderes fácticos están apostando a llevar una práctica política para destruir la verdadera democracia de un pueblo. “Esa es una práctica que no ha desaparecido, está allí, todos los sabemos y está establecida en todo el mundo, no solo por parte de los Estados Unidos, sino de muchos países europeos que tienen la misma práctica porque siguen teniendo una actitud imperialista”, subrayó.

El presidente Ortega manifestó que el mundo está cambiando y para el imperialismo era impensable la unidad de los pueblos de América Latina y el Caribe, pero que lo estamos logrando “a pesar que estamos aquí, en los patios traseros de los Estados Unidos, como ellos lo llaman”.

Destacó que la conspiración ha continuado a tal punto que ya quisieran convertir a nuestros países en naciones que sean sometidas a la inestabilidad, a la muerte, a la tragedia, como está aconteciendo en muchos lugares donde están presentes las fuerzas del imperio.

“¿Cuál es la imagen que alimenta a las fuerzas más extremistas? La imagen de destrucción, la tragedia que están viviendo muchos pueblos en el mundo: incendio, destrucción y muerte y por eso lo hemos dicho en la Celac, Nuestra América es zona de paz y tenemos que defender esa paz”, enfatizó el mandatario.

Dijo que por otro lado las fuerzas de EEUU tratando de decirle a Venezuela cómo se debe manejar la situación. “¿A cuenta de qué?”, se preguntó. En ese sentido manifestó que “nosotros no les dijimos a ellos como debían majar la situación cuando ocurrieron las manifestaciones de Ocupa Wall Street en la crisis económica y que tuvo como respuesta, al pueblo que se manifestaba pacíficamente, la represión. Todos vimos la represión, salió por todos los medios de comunicación y metieron a la cárcel a decenas de manifestantes y establecieron prohibiciones en zonas para que no se produjera este tipo manifestaciones”, recordó el gobernante sandinista.