viernes, 14 de febrero de 2014

El Salvador: La soberbia de Quijano

tuopinionciudadanaa.blogspot.com
Por Eugenio J. Ríos

No se trata de ahora, el hombre siempre ha sido autoritario, soberbio y prepotente. Cuando ordenó expulsar a las vendedoras y vendedores del centro de San Salvador, nunca reparó en el daño irreversible que causaría a la economía de subsistencia de esas humildes familias.

El pedirle un gesto de humidad, abandonar su soberbia y poner los pies en la tierra para pedir perdón a sus rivales políticos y reconocer los resultados electorales de la primera vuelta que dejó al FMLN con una enorme ventaja de 300 mil votos, es como pedirle peras al olmo.

El señor Quijano, al igual que otras momias de Arena, no acepta sugerencias ni de sus propios amigos, mucho menos de personas como Wil Salgado, alcalde de San Miguel, quien le ha pedido pedirle disculpas a Tony Saca, con el único objetivo de unificar a la derecha y enfrentar al FMLN en la segunda vuelta presidencial.

Los únicos consejos aceptados por este peculiar caballero amante del maquillaje de parques, de botar árboles y colocar banderas, mucho hierro y cemento, son los provenientes de su asesor estrella, el ahora prófugo de la justicia, Francisco Flores Pérez, quien lo ha llevado por la calle de la amargura.

“Norman, se humilde, porque si estás con tu soberbia y creyendo que tú eres el que sacaste el 49% y no el profesor Sánchez Cerén, tú serás el culpable de todo”, le recriminó el alcalde Salgado, en una entrevista transmitida por un canal de televisión.

Quijano, como la mayoría de dirigentes de Arena, está acostumbrado a imponer su propia ley, a que se cumplan sus órdenes, a disponer a su antojo de los recursos municipales, como ya lo hizo con materiales y técnicos de la ANDA para construir un pozo en un terreno de su propiedad ubicado en el cantón Cangrejera.

Los mismos dirigentes del Coena no se ponen de acuerdo al tratar de explicar y ocultar las pruebas que incriminan a Quijano en la utilización de recursos del Estado para construir una obra en una propiedad particular.

Jorge Velado, el técnico y vendedor de vehículos que tienen como presidente del Coena, admitió la construcción del pozo; pero trató de minimizar el “abuso”, peculado o apropiación ilícita de recursos del Estado, diciendo “el pozo ya no tiene agua”. Hechor y consentidor…

Mientras, el vicepresidente de ideología de Arena, Ernesto Muyshondt, dijo que “el doctor Quijano es una persona altruista y el pozo fue utilizado para dar agua a los miembros de una comunidad de Cangrejera”.

La mentira tiene patas cutas, reza el dicho. Los miembros de esa comunidad llamada Niza-Cangrejera aclararon que nunca recibieron una gota de agua de Quijano. Por el contrario, autoridades de ANDA confirmaron el verdadero uso de ese pozo construido con fondos, materiales y personal de la institución:

El mentiroso y soberbio Quijano utilizó el agua proveniente del pozo para regar los cultivos de frutas y hortalizas de esa propiedad inscrita en el Registro de Bienes y Raíces a nombre de su ex esposa. Además nunca se instalaron tuberías para el traslado del agua a la citada comunidad.

Así ha pasado con la serie de reparos encontrados o señalados por la Corte de Cuentas a la alcaldía de San Salvador, a la cual regresará Quijano en la segunda quincena de marzo de este año, pues es cuando se cumple el permiso solicitado para participar en las elecciones presidenciales.

Entre esos reparos se encuentran pago de edificios nunca utilizados para reubicar a las vendedoras y vendedores desalojados violentamente de sus lugares de trabajo en el centro de la capital, así como sobreprecios en la compra de materiales para la remodelación del parque San José.

La Corte de Cuentas tampoco pudo esclarecer la compra de materiales de la alcaldía capitalina a una ferretería de Santa Ana, cuando esas láminas, hierro, cemento y otros artículos se podían adquirir en establecimientos de San Salvador a precios mucho más bajos.

Y podríamos seguir citando una serie de ilícitos y reparos encontrados por la Corte de Cuentas en la administración municipal de Quijano; pero sería la de nunca terminar. Este caballero, sin embargo, aparece en la televisión ufanándose de tener “mis manos limpias”. Sus antecedentes como diputado y alcalde dicen lo contrario.

El simple hecho de tener como su asesor al corrupto y mafioso de Francisco Flores Pérez, muestra claramente el sendero por transitar, no hay donde perderse, como bien dicen los abogados “a las pruebas nos remitimos” y hasta el día de hoy no se han esclarecido una serie de casos de corrupción y muchos ilícitos cometidos por estas dos perlitas.

Menos mal que los salvadoreños ya los conocen, no se dejan confundir ni engañar por campañas mediáticas ni por mensajes supuestamente de rectificación donde aparecen Quijano, sus asesores y dirigentes de Arena dándose golpes de pecho, como esos consumados pecadores pidiendo perdón en los confesionarios de las iglesias católicas.