miércoles, 15 de enero de 2014

República Dominicana: SINTRALAYDO se moviliza contra nuevos despidos y desahucios (en PepsiCo)

Foto Bernabel Matos
Ola antisindical de PepsiCo no para

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

El Sindicato de Trabajadores de Frito Lay Dominicana (SINTRALAYDO) volvió a movilizarse, esta vez en la provincia de La Romana, al sureste de esta isla caribeña, más precisamente a 110 kilómetros de la capital Santo Domingo, para denunciar la persistente campaña de despidos y desahucios de PepsiCo

En poco más de un año, la transnacional norteamericana ha cesado injustamente a 123 trabajadores afiliados al Sindicato e inició 2014 con la misma política arrasadora.


“Nos movilizamos hacia el centro de distribución de Frito Lay Dominicana en La Romana, con el propósito de seguir denunciando ante el mundo que los trabajadores ya no estamos dispuestos a tolerar esta actitud antisindical de PepsiCo y que rechazamos los despidos y desahucios que se siguen dando en todo el país.

De esa manera, la empresa pretende evitar que alcancemos el 50 por ciento de trabajadores afiliados, el mínimo que la legislación laboral exige para iniciar una negociación colectiva”, dijo Alexander Mosquea, secretario general del SINTRALAYDO.

Según él, entre diciembre y enero PepsiCo habría cesado a 5 trabajadores del centro de distribución de La Romana, entre los cuales se encuentran Johana De Mota Ávila y Henry Guzmán, ambos activos a nivel sindical y muy cerca de asumir cargos directivos en el SINTRALAYDO.

En menos de año y medio, la guillotina afilada de PepsiCo cortó la cabeza a 123 trabajadores.
                                                                      
“Con el apoyo decidido de Bernabel Matos, de la UITA, y de Wilson Montero, del Sindicato de Trabajadores de Unilever Caribe (SITRAUC), y el acompañamiento del Sindicato Nacional de Trabajadores de Bepensa Dominicana SA (SINATRABEDSA-Coca Cola), nos paramos firmes frente a las instalaciones de Frito Lay Dominicana en La Romana exigiendo el reintegro inmediato de los compañeros cesados”, afirmó Mosquea.

Henry Guzmán explicó a su vez a La Rel que la empresa inventó una excusa de las más burdas para poder despedirlo, acusándolo de faltarle el respeto a un supervisor.

“No vamos a parar las movilizaciones y ya tenemos preparada la estrategia para subir de tono a la protesta. Siguen tratando de diezmarnos para evitar sentarse con nosotros a negociar un convenio colectivo que ponga fin a los abusos y a las arbitrariedades.

Con el respaldo de nuestras organizaciones hermanas y de su apoyo incondicional vamos a seguir denunciando, nacional e internacionalmente, todos estos atropellos, hasta lograr el respeto de todos aquellos derechos que están siendo violados impunemente”, concluyó Mosquea.

Fuente: Rel-UITA