viernes, 3 de enero de 2014

Nicaragua: Ex presidente de Hagamos Democracia, Roberto Bendaña, fichado por Interpol

Por Agencias

La Policía Internacional (Interpol) ya incluyó al ex director de Hagamos Democracia y militante del Partido Liberal Independiente (PLI), Roberto Bendaña, en la lista de las personas más buscadas en el mundo.

La fotografía y los datos de Bendaña -de 46 años y 1,80 metros de altura- fueron publicados en el sitio de "personas buscadas" de la Interpol, por solicitud de Nicaragua.

Bendaña es buscado por las autoridades nicaragüenses por los delitos de "estafa agravada, ofrecimiento fraudulento de créditos, crimen organizado y quebrantamiento de medida cautelar", según el sitio web de Interpol.

"Si usted tiene alguna información" sobre el paradero de Bendaña "por favor contáctenos", pide Interpol en un pie de foto, quien es descrito como un hombre de cabello negro, ojos claros, con buen dominio del español y el inglés.

Roberto Bendaña se fugó el 27 de diciembre de su casa ubicada en la zona residencial de Las Colinas, al sur de Managua, donde permanecía desde hacía unos tres meses bajo arresto domiciliario y a la espera de que iniciara el juicio este año.

El imputado burló la custodia policial, en circunstancias no aclaradas por la policía, y luego viajó hacia Estados Unidos, aseguraron este jueves su esposa y su madre.
"Escapé, vi una oportunidad... me he escapado de la injusticia de un proceso que se estaba llevando viciado. El Señor me abrió las puertas", dijo el fugitivo en una entrevista a un canal nacional.

Fue acusado en setiembre pasado por la Fiscalía, junto a sus dos socios Álvaro Montealegre -hermano del ex banquero y diputado del PLI Eduardo Montealegre- y Hugo Paguaga, por una presunta estafa de más de dos millones de dólares en perjuicio de las monjas de la orden Santa Teresa de Jesús y otras 11 personas.

El caso fue destapado en agosto por las monjas teresianas, quienes denunciaron que en 2009 compraron varios certificados de inversión a una empresa de nombre International Investments and Financial Services Inc, con sede en Panamá, de la que Bendaña y sus socios eran dueños.

Las monjas alegan que no recibieron ninguna retribución económica por su inversión de 500,000 dólares.