miércoles, 22 de enero de 2014

El Salvador: Las respuestas que provocan más preguntas en el caso Flores

ContraPunto
Por Davíd Ernesto Pérez | ContraPunto

La Comisión de la Asamblea Legislativa que investiga al expresidente Francisco Flores ha llegado a una conclusión después de escuchar a más de diez exfuncionarios: el hombre fuerte del partido ARENA mintió cuando trataba de justificar el gasto “discrecional de unos 15 o 20 millones de dólares” de la cooperación de Taiwán.

Pero hay preguntas sobre la mesa: ¿fue posible que los miembros del gabinete 1999 – 2004 nunca se enteraran que su jefe recibía dinero a título personal saltándose convenios de cooperación? ¿Y a la Fiscalía General no llegó en 2003 el Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS) con que alerta Estados Unidos? ¿Los millonarios montos terminaron en las bolsas de exmandatario o en la caja de la Fundación América Libre?

El exfiscal general Belisario Artiga – cuyo periodo fue desde 1999 a 2005 – ha asegurado que a sus manos jamás llegó un reporte con una mención al expresidente; aunque esta seguridad no la puede hacer extensiva a toda la Fiscalía pues desconoce si el entonces jefe de la Unidad de Investigación Financiera (UIF), Nelson Mena supo de un documento de ese tipo. Ha justificado, además, que al Ministerio Público entra cada día tanta información que físicamente es imposible examinarla toda. Los diputados de la Comisión – siempre dispuestos a repetir preguntas – le preguntaron varias veces: ¿conoció del ROS mientras fue funcionario público? Su respuesta se repitió: “No he sabido de un ROS con el nombre del expresidente Flores. Ya fui claro”. ¿O lo tuvo en sus manos el exfiscal? La Asamblea lo había citado, sin embargo no lo encontraron; la próxima semana lo invitará otra vez pero ahora girará invitación a través del Ministerio de Relaciones Exteriores porque, según Artiga, trabaja en Washington (EUA). Si Mena supo del Reporte y no informó habría delinquido, porque los jefes fiscales “tienen la obligación de informar”, pero si no lo hace es “una decisión personal”. El exfiscal general, sin embargo, dijo que en la época tenía plena confianza en sus subalternos.  ¿Y era normal que a la Fiscalía llegara todos los días un ROS alertando del movimiento de $10 millones? El exfuncionario aceptó que no. “Para eso hay reuniones de trabajo, relaciones claras y de confianza (…) Hay un montón de situaciones en las que se puede informar”.

Flores confesó, en la segunda semana de enero, que había gastado discrecionalmente los millones de dólares que el exmandatario, Chen Shui Bian le dio como cooperación para cuatro rubros: ayudar a las víctimas de los terremotos de 2001; combate al narcotráfico; lucha contra las pandillas; y desarticulación de bandas de secuestradores.  Éstas últimas las habrían acabado con la compra de informantes que, según el expresidente, él pagaba con los fondos taiwaneses sin ningún control del Ministerio de Hacienda, la Corte de Cuentas o sus ministros. El viernes pasado el exdirector de la Policía Nacional, Mauricio Sandoval explicaba que jamás recibió dinero para ese fin; Artiga también ha desmentido la versión. “En mi administración no manejamos más que el presupuesto que dio la Asamblea”.

Para la Comisión cabe preguntarse si Artiga habría mentido al alegar desconocimiento. Pero para concluir sobre el papel de la Fiscalía – institución que solo alcanza a llevar a los tribunales un 35 por ciento de los casos según un estudio del Banco Mundial – los diputados han decidido esperar la comparecencia de Mena.

Antes que Artiga el expresidente del FISDL, Miguel Ángel Simán – actual coordinador del Plan País, del candidato arenero Norman Quijano – también dijo que no. Que mientras lideró la institución jamás permitió la canalización de dinero que no fuera vía Hacienda o con fondos externos a través de convenios. Unas pocas ocasiones hubo entrega de dinero en efectivo y cuando pasó era porque los municipios estaban dañados por los terremotos y la agencia bancaria no podía cambiar cheque.  Insistió que las millonarias sumas que manejaba fueron auditadas por la Corte de Cuentas, oenegés e incluso consultoras. Existe registro de todo. “No sé a qué se refieren con costalitos, lo que sí es que se entregaron fondos contabilizados a todas las municipalidades”. En la mediáticamente conocida como “confesión extrajudicial”, el expresidente Flores dijo que para la emergencia de 2001 entregaba dinero en “costalitos” a los alcaldes que necesitaban reconstruir sus localidades.  “Desconozco de recursos fuera de procesos institucionales”. Simán evitó opinar sobre las acciones del expresidente.

El ROS establece una ruta una presunta ruta para los $10 millones: del Banco Cuscatlán en Costa Rica a Miami; de Miami a Las Bahamas. Cheques por 5, 4 y 1 millón de dólares fueron endosados a favor de cuentas de Flores. El diputado Guillermo Gallegos, de GANA, ha agregado un probable destino de los millones: la caja del Instituto América Libre, fundado por el expresidente después de terminar su periodo en el Órgano Ejecutivo. “Tarde o temprano se conocerá de algún tipo de manejo o donaciones que ha recibido, sabemos que ha captado donaciones no muy claras”. La semana pasada el exsecretario técnico y ministro de Hacienda de Flores, Juan José Daboud explicaba que el Instituto fue establecido en suelo estadounidense y ponía a disposición de un público selecto sus servicios como consultores. Exfuncionarios de la gestión 1999 – 2004 ayudaron a fundarlo. Se sostenía con el dinero con donativos y el pago de conferencias que supuestamente brindaba el exmandatario.