lunes, 6 de enero de 2014

El Salvador: ARENA instrumentaliza a las pandillas en la campaña

contrapunto.com.sv
Candidato de ARENA copia campaña de Juan Orlando Hernández en Honduras

Por ContraPunto | Simpatizantes FMLN

A plano medio y con una camisa blanca, Norman Quijano aparece en el centro de la pantalla protagonizando el más reciente anuncio de la campaña propagandística de ARENA, para dar el mensaje más radical desde que fue oficializado como candidato a la presidencia: “Debemos y podemos acabar con las maras, por eso necesitamos un cambio de verdad”. 

La frase “Voy a hacer lo que tenga que hacer”, que usa Quijano en su campaña para ganar votos, ha sido copiada literalmente de la campaña proselitista que usó el candidato derechista y electo presidente de Honduras, en una cuestionada elección, Juan Orlando Hernández.

Quijano, ante la caída en las últimas encuestas que posicionan al FMLN como favorito de cara a las elecciones de febrero próximo, ha intensificado su campaña publicitaria y mediática en los medios de comunicación masivos.

En un spot difundido por televisión y redes sociales, el candidato de ultraderecha asegura que hará “lo que tenga que hacer” para que el país quede libre de maras y pandillas, pese a que en 20 años de gobiernos de ARENA no se logró eliminar la problemática.

Esa misma frase fue utilizada originalmente por Juan Orlando Hernández, cuando era candidato de Honduras (hoy electo presidente de ese país), quien es señalado por la oposición de hacer un fraude y efectuar una campaña sucia y de miedo, con el objetivo de ganar las elecciones en el vecino país.

Si bien el golpe de timón es más coherente con la lógica de mano dura que aplicaron los expresidentes Francisco Flores y Elías Antonio Saca, también del partido de ultraderecha, el presidenciable inició con un discurso menos agresivo contra las pandillas, incluso se había mostrado a favor de la tregua que ha propiciado la disminución de los homicidios y que está vigente desde marzo de 2012.

Lo que está en juego es la última fase de la estrategia de campaña del candidato arenero que pretende explotar las debilidades del Gobierno de Mauricio Funes y el FMLN con un tema sensible: la seguridad pública y, como carne de cañón, las pandillas. El propósito es apelar al votante indeciso, porque el voto duro ya “está consolidado”.

Según el candidato a la vicepresidencia arenero, René Portillo Cuadra, entrevistado en televisión, la estrategia de campaña quiere atraer a la clase media, a los asalariados que ganan menos de $600, los tributantes que no evaden impuestos, los usuarios de los hospitales y las escuelas públicas, a los “maltratados duramente por el FMLN, que pagamos impuestos, que con sacrificio tributamos pero no hemos recibido nada”. ARENA, además, intenta redimir el eslogan de la campaña de 2009, cuando Mauricio Funes era aspirante a la presidencia y ganó contra Rodrigo Ávila: los cambios. “Hay que ser sinceros, ellos votaron por los cambios”.

La modificación a la campaña puede responder a la huella del gurú del mercadeo político Juan José Rendón, que según fuentes extraoficiales ha relevado al expresidente Flores después que llevó las riendas desde mayo de 2013. El exmandatario habría sido apartado por haber sido salpicado por un escándalo de presunta corrupción por la donación de $10 millones que “desaparecieron” de la cooperación de China Taiwán.

El también académico evadió confirmar si el venezolano Rendón lleva la campaña, con el argumento que primero deben preguntar quiénes son los estrategas de Salvador Sánchez Cerén y Saca. “Tenemos contratos de confidencialidad pero cuando preguntes al FMLN y UNIDAD, respondo con gusto. El país tiene problemas más complejos”.

El partido que gobernó durante más de dos décadas el país ya ha consolidado su voto duro histórico que ronda el 35 y 40 por ciento; también ya lo ha logrado el oficialismo con un porcentaje similar, pero pretenden ganar más votos sumando grupos civilistas que rechazan el regreso de ARENA al Órgano Ejecutivo.

Elías Antonio Saca y el movimiento UNIDAD tratan de subir sus porcentajes a por lo menos 20 puntos para colarse en la segunda vuelta y dejar a Quijano lo que, según Ana Guadalupe Martínez, una de las estrategas saquistas entrevistada por ContraPunto en noviembre de 2013, les servirá para captar el voto conservador que no “ elegirá nunca” a Salvador Sánchez Cerén y Óscar Ortiz.