viernes, 27 de diciembre de 2013

Posición de LIBRE ante el paquetazo fiscal aprobado por gobierno Hernández-Lobo

Por Libre

1. Las Cortinas de Humo del Partido Nacional Hecho Gobierno:

• A escasos días de abandonar la administración del Estado, Porfirio Lobo Sosa, cabeza del ejecutivo, envía una Ley denominada “Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas, Control de las Exoneraciones y Medidas Anti evasión”, para que sea aprobada por un Legislativo ya agónico que carece de la representatividad popular, tal como lo evidenciaron las pasadas elecciones presidenciales en las cuales el “bipartidismo” sufrió una contundente derrota.

• Una Ley tan importante que tendrá impactos directos en la Economía y en la población se aprueba dispensándole dos debates, aplicando la “aplanadora” del Partido Nacional y aprovechando las festividades navideñas como un elemento de distracción de los hondureños y hondureñas.

• El paquete de medidas “impuesto” lo único que busca es hacer llegar al gobierno más ingresos para solventar una profunda crisis fiscal, que ellos mismos provocaron, y continuar usufructuando el erario público a partir del 2014.

• Al respecto, ha sido una constante durante el 2012-2013, la instrumentalización de la administración Lobo-Hernández de las finanzas públicas con fines políticos; tanto las pasadas elecciones internas como las recientes elecciones generales, estuvieron plagadas de constantes denuncias de los abusos oficiales en el uso de los recursos públicos encaminadas a comprar conciencias e instrumentar una campaña proselitista que favoreciera al candidato oficialista.

• Para justificarse recurren a argumentos amañados, como si el pueblo hondureño careciera de las capacidades intelectuales como para no darse cuenta que, en estos cuatro años, se aplicaron ocho “paquetazos” aduciendo la situación heredada por administraciones anteriores. Ahora, en las postrimerías del 2013, regalan al pueblo hondureño el noveno paquetazo fiscal, destacando que con ello resolverán la crisis fiscal y en adición, crearán partidas especiales para seguir usufructuando los recursos del Estado a sus anchas.

2. ¿En qué situación económica y fiscal se encuentra Honduras al cierre de la administración Lobo-Hernández? El Banco Central de Honduras (BCH) documenta en la “Revisión del Programa Monetario 2013-2014” de junio pasado lo siguiente:

• Un menor crecimiento de la Economía que ya a escasos días para que finalice el 2013, se ubicará entre un 2.8-3.0%. Esta desaceleración es producto de una menor actividad en el Sector Externo y una desaceleración de actividades en los sectores de Agricultura, Ganadería, Caza y Pesca, Industria Manufacturera, Intermediación Financiera, Construcción, Comunicaciones, Comercio y Transporte.

• Una situación fiscal crítica, al respecto se cita textualmente: “Según la cuenta financiera de la Administración Central proyectada por la SEFIN (a junio 2013), se prevé un déficit del 6.0% del PIB, es decir, una ampliación de 1.5% con relación al déficit considerado en el Programa Monetario (PM) de abril de 2013. La estimación del mayor déficit es consecuencia principalmente del incremento en la proyección de los gastos.

Adicionalmente, los ingresos totales se espera que sean menores debido a un desfase en la recaudación de los ingresos tributarios y al no haberse hecho efectivas medidas de exoneración de impuestos proyectadas en el PM de abril 2013”.

• Aún y cuando la revisión del PM a junio del presente año ya proyectaba un déficit del 6.0%, las proyecciones según tendencias de ingresos y gastos, es que el déficit de la Administración Central podría ubicarse entre un 7.0-8.0%.

El mayor gasto público durante los últimos cuatro años se ha traducido en un incremento de 334% de la deuda interna. Es importante acotar dos momentos en la gestión fiscal del gobierno de Lobo Sosa 2010-2011, en la cual se logró un acuerdo con el FMI, se redujeron los niveles del déficit fiscal y los presupuestos crecieron en función de un crecimiento de las recaudaciones producto de las reformas tributarias, mayor dinamismo de la economía y de la reactivación de los flujos de fondos externos que fueron embargados por los organismos internacionales y los cooperantes durante los meses del gobierno ínterin.

• A partir del 2011, se dan dos cambios de ministro en la SEFIN y tendencia a un mayor gasto corriente motivada por la campaña política oficialista; la mayor demanda de financiamiento ha disparado la deuda interna. Según algunos analistas especializados en materia fiscal, de continuar esta tendencia la misma podrá superar los L. 65 mil millones para el cierre del 2013.

Mayor Gasto y Menores Ingresos Incrementan el Déficit Fiscal a partir del 2012. Ya para el 2012 y coincidiendo con el inicio de la actividad política, se observan tendencias preocupantes en materia fiscal. En el Programa Monetario 2013-2014, el BCH destaca lo siguiente (cita textual): “A pesar de las medidas fiscales tomadas en los dos años precedentes para la contención del gasto, así como las relacionadas a incrementar la captación de recursos vía recaudaciones tributarias, éstas no alcanzaron las metas previstas para el 2012, lo que resultó en un déficit del 6.0% del PIB (4.6% en el 2011) en la cuenta financiera de la Administración Central”. Más adelante en el mismo documento se señala que “Según datos de la SEFIN, este mayor déficit en el 2012 es debido a que los gastos totales se incrementaron en un 13.5% en comparación con los registrados en el 2011, mientras que los ingresos totales del 2012 presentaron un aumento de 5.9%".

Bonos Soberanos la Modalidad para Financiar el Gasto Corriente. En adición, la deuda externa ha crecido a un ritmo acelerado, lo cual contrasta con la reducción en saldos al 2008, producto de los procesos de condonación iniciados a partir de 1998. Ya en las postrimerías del 2013, el gobierno se ha visto en dificultad para hacer frente al creciente gasto corriente, influido por una parte por la caída en las recaudaciones tributarias y por otra parte, debido a las enormes cantidades de recursos invertidas en la campaña proselitista para apuntalar al candidato oficialista.
Dado lo anterior, durante la semana del 09-13 de diciembre, se colocaron US$500 millones en los denominados bonos soberanos; con lo que el saldo de la deuda externa podría remontarse a un monto superior a los US$ 5 mil millones.

El Servicio de la Deuda Pública amenaza la sostenibilidad futura de los principales Servicios Públicos. Se oficiales de la Secretaría de Finanzas, sólo para servicio de la deuda pública total se tendrán que destinar más de Lps.100,000 millones en el período 2013-2017. Este monto equivale a más de cuatro veces el presupuesto anual de Educación, casi diez veces el presupuesto anual de Salud; por consiguiente son urgente medidas que adopte el Ejecutivo para reestructurar esta deuda y acotarla en límites sostenibles.

• La Pobreza y la Iniquidad se han incrementado. Siete de cada diez hondureños viven en situación de pobreza.

• Según la CEPAL, Honduras es uno de los países con mayor inequidad en la región Latinoamericana, sólo después de México. Aunado a la anterior, se han Incrementado los niveles de pobreza que de acuerdo a organismos internacionales como el PNUD y el Banco Mundial habían experimentado mejoras significativas durante la administración del presidente José Manuel Zelaya Rosales (2006-junio 2009). En los últimos tres años, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y el PNUD, la pobreza ha repuntado en 7.7% afectando al 66.5% de los hogares en el 2012.

• Agrava aún más la situación anterior, la pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo que es de aproximadamente un 50%, según estimaciones de las Centrales Obreras del país. Aún y cuando el Banco Central de Honduras (BCH) destaca una contención de los niveles de inflación, se observa una tendencia creciente de la inflación en el rubro de alimentos y servicios básicos.

3. Panorama Económico y Social a Partir del 2014.

En materia económica la Revisión del PM 2013-2014 del BCH proyecta que: “Bajo un contexto de lenta recuperación de la economía mundial, en especial de EEUU, se pronostica que el crecimiento del PIB en términos reales para Honduras sea similar al de 2013 ”. 

En esta perspectiva poco halagüeña la pregunta obligada es: Cuál es la verdadera intención del “noveno” Paquetazo Fiscal que acumula en cuatro años la Administración Lobo-Hernández? Un análisis de sectores afectados y favorecidos indica lo siguiente:

 • En principio, la principal motivación de este “Paquetazo” es llevar más ingresos para solventar la terrible situación fiscal acumulada en los últimos años y llevar al erario recursos para usufructuarlos sin mayores controles públicos, dadas las últimas reformas que le otorgan poderes amplios al Ejecutivo para hacer y deshacer a su antojo.

• En este orden de cosas, las medidas no hacen parte de una visión y política fiscal integral, por lo que en el futuro veremos una “repetición cíclica” de lo observado en estos cuatro años, es decir auge y caída de ingresos.

• En cuanto a perdedores y ganadores, es obvio que la carga fiscal está puesta en la clase media por su capacidad de consumo, pero también afectará a los sectores de bajos ingresos, cuyo nivel de consumo está ligado a un Salario Mínimo ya de por si insuficiente para cubrir el costo de una canasta básica que sufrirá mayores presiones inflacionarias con las medidas que se han aprobado.

• El aumento del impuesto sobre ventas del 12% al 15% y de 15% a 18% (en bebidas alcohólicas y servicios de restaurante) constituye una fuerte carga sobre los consumidores a todos los niveles, principalmente los de bajos ingresos. Este aumento no sólo es grosero, sino que también se extenderá a más productos al reducir las exoneraciones de más de 200 productos que a mercaderías, por lo que se prevé que para los tres primeros meses del año tendrá un efecto inflacionario fuerte. El resto del año dependerá del comportamiento de los precios del petróleo y de los compromisos que hayan hecho en materia de devaluación con el FMI.

• En el tema de las exoneraciones a las importaciones ha sido más ruido que nueces. Se mantiene la mayoría de exoneraciones a grupos económicos privilegiados, mientras que se le quitan a fundaciones y otras instituciones (que hay que reconocer han abusado de ellas). Hay que distinguir entre las exoneraciones a las importaciones, las del Impuesto sobre la Renta (ISR) y las del Impuesto Sobre Ventas (ISV).

• En relación al ISR se eliminan exoneraciones, pero se establece una serie de excepciones hacia grupos económicos, incluyendo a las comidas rápidas. Es más, se vuelve otorgar exoneración en el 10% impuesto sobre la Renta sobre los dividendos a las empresas y personas bajo regímenes especiales, al quitar del artículo 25 de la ley del ISR la siguiente expresión: “así como los dividendos distribuidos a personas naturales o jurídicas amparadas en regímenes especiales”. Esto es inequitativo porque una persona que tiene ahorros en un banco tiene que pagar el 10% de impuesto, mientras que los grandes empresarios no pagan impuesto por los dividendos que reciben.

• El Artículo 12 faculta a COALIANZA a cobrar y manejar el monto de los recursos del 10% descrito en el acápite anterior. La pretensión es seguir acumulando competencias institucionales en COALIANZA y continuar con el proceso de privatización bajo distintas modalidades público-privadas de servicios públicos estratégicos y en suma; un mayor debilitamiento de las instituciones.

• El artículo 22 de la aportación solidaria es un sobretasa del impuesto sobre la renta que se cobra a las empresas y que en 2010 se estableció en 10%, pero disminuyendo a cero en el 2015. Lo correcto hubiese sido dejarla en 10% por los próximos cuatro años si realmente se pensara en tener sacrificios.

• La administración Lobo señaló que haría una ley general de exoneraciones generales para mejor control, ahora se vuelve al modelo de leyes particulares.

• En el artículo 33 se señala: “En el caso de transferencias a otros Poderes del Estado y las fijadas por Constitución de la República y Leyes Especiales, las mismas podrán ser revisadas en proporción a los ingresos que se perciban por recaudación de impuestos o por prestación de servicios y sujetas a indicadores de resultados.”

¿Puede una ley secundaria modificar la Constitución?

• En la ley no existe ningún compromiso de hacer al Estado más eficiente y transparente, su objetivo principal es obtener más ingresos para disminuir el déficit fiscal, pero cargando principalmente a la mayoría de la población.

• Estas políticas, junto a la tasa de seguridad, y otras que habrán de venir sólo buscan hacer llegar más ingresos al gobierno para sus objetivos políticos. La visión que la inversión extranjera y nacional que no paga impuestos y puede hacer de todo con los recursos del país es bastante claro, lo cual al final no se concretará por que los verdaderos incentivos a la inversión son: mano de obra calificada, seguridad ciudadana y seguridad jurídica, ausentes en nuestro país.

• Un verdadero y grosero paquetazo similar al de Callejas en 1990 con los mismos autores intelectuales y cuyas secuelas futuras al igual que en el pasado son: mayor pobreza y miseria, mayor iniquidad en la distribución del ingreso, un sistema tributario aún más regresivo y dependiente de impuestos indirectos, la profundización de las condiciones de deterioro en las Empresas y servicios públicos buscando su privatización y favoreciendo pingues negocios para sus allegados empresariales.

Tegucigalpa M.D.C.
27 de diciembre de 2013