miércoles, 18 de diciembre de 2013

Corte canadiense valida la sentencia de Ecuador contra Chevron

Andes
Por Andes

Las comunidades indígenas en Ecuador obtuvieron este martes un importante logro en el caso Chevron, ya que un Tribunal de Apelaciones de Ontario (Canadá) dictaminó que Ecuador tiene el derecho y la competencia para ejecutar la sentencia que exige el pago de USD 9.500 millones a Chevron, por la contaminación que afectó a la Amazonía ecuatoriana.

El tribunal también ordenó a dos filiales canadienses de Chevron a pagar USD 100.000 en costos para los ecuatorianos, según informó el medio canadiense CSRWire.

"Después de todos estos años, los demandantes ecuatorianos merecen tener el reconocimiento y que la ejecución de la sentencia ecuatoriana sea escuchada en una jurisdicción apropiada", decía la decisión emitida por un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones de Ontario. "En esta coyuntura, Ontario es esa jurisdicción."

"Esta orden nos dará la oportunidad de parar a Chevron y que no huya de la escena de sus crímenes ambientales en Ecuador después de que se dictó una sentencia válida en contra de ella", dijo Pablo Fajardo, abogado de la Unión de Afectados por las Operaciones de Texaco.

Otro de los abogados defensores de los afectados, Juan Pablo Sáenz, dijo en entrevista telefónica a la Agencia Andes, que este es un logro importante, porque a pesar que la petrolera se opuso a que la jurisdicción canadiense reconozca la sentencia realizada en Ecuador, “la corte canadiense ratificó la jurisdicción y se aceptó la apelación para que el proceso no sea detenido y se reconozca la sentencia realizada en Ecuador”.

Con este hecho se evidencia que otras cortes en el mundo reconocen el daño causado por la Chevron, “y no como lo hizo el juez de la Corte de Nueva York, Lewis Kaplan, durante el juicio Rico ((Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act), que estaba dispuesto a hacer lo que le diga la petrolera”, agregó Sáenz.

La petrolera estadounidense Chevron fue condenada a pagar USD 9.511 millones en fallo emitido por la Corte de Sucumbíos por la contaminación ambiental que, según peritos internacionales, Chveron dejó en la Amazonia del país suramericano.

Este dictamen reformó el de primera instancia que obligaba a Chevron pagar la suma de USD 19.000 millones.

Durante 26 años, entre 1964 y 1990, Chevron-Texaco explotó el crudo en lo que hoy son las provincias de Sucumbíos y Orellana. Tras su salida del país, la empresa dejó en aquella zona pasivos ambientales que han sido denunciados por el presidente ecuatoriano Rafael Correa, mediante la campaña La Mano Sucia de Chevron.

Se ha establecido la afectación al delicado ecosistema amazónico a partir del vertido de 680.000 barriles de crudo a los ríos, flora y fauna de las provincias amazónicas de Orellana y Sucumbíos. El propio representante legal de Texaco, Rodrigo Pérez Pallares, admitió que su compañía vertió 15.834 millones de galones de agua tóxica, altamente cancerígena.

Además, en ese lapso se quemaron 235.000 millones de pies cúbicos de gas al aire libre. El presidente Rafael Correa difundió que ese desastre supera 85 veces al derrame de British Petroleum en el Golfo de México y 18 veces al desastre de Exxon Valdez, en las costas de Alaska.