sábado, 23 de noviembre de 2013

Nicaragua acata resolución CIJ sobre Harbour Head

Por Radio La Primerísima

Nicaragua acatará todas las resoluciones dictadas por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), afirmó este viernes el representante ante ese Tribunal de las Naciones Unidas, doctor Carlos José Argüello Gómez.
La CIJ ordenó este viernes a Nicaragua detener el dragado y retirarse de la zona de Harbor Head, en el delta del Río San Juan, objeto de una disputa de soberanía entre los dos países.

Costa Rica había reclamado a la CIJ en septiembre pasado que ordenara a Nicaragua suspender la limpieza de dos caños en Harbour Head, un pequeño pantano o humedal de unos 3 km2 en el extremo oriental del Río San Juan.

En acuerdo con esos pedidos, la CIJ determinó que Nicaragua "deberá abstenerse de cualquier actividad de dragado u otra actividad en el territorio en litigio y, en particular, de cualquier trabajo en los dos nuevos caños", indicó el presidente del tribunal con sede en La Haya, Peter Tomka.

Además, "Nicaragua tendrá que garantizar la retirada del territorio en litigio de todos los agentes ya sean civiles, de policía o de seguridad e impedir la entrada de tales agentes en el territorio mencionado".

Managua también deberá proceder al retiro de "cualquier persona privada bajo su jurisdicción", agregó la sentencia de la corte.

"Lo primero que debemos resaltar es que está es una orden de la Corte y las órdenes y las sentencias de la Corte deben cumplirse a cabalidad, por supuesto que cualquier decisión que la Corte tome y comunique, Nicaragua como siempre lo ha hecho va acatarla y cumplirla", anunció el embajador Argüello, en una comunicación telefónica con el estatal canal 6 de televisión.

Argüello explicó que en el caso presente, por error se calculó que la limpieza de los caños se estaba haciendo en la boca del río San Juan, pero resulta que efectivamente estaba metida a unos metros dentro de la zona en disputa que la CIJ había fijado.

Afirmó que en cuanto el Presidente de la República, Daniel Ortega, se dio cuenta de lo que ocurría mandó a detener de inmediato todas las actividades, pero que obviamente ya se habían hecho una gran cantidad de obras en un lugar que la CIJ había dicho que no se podía entrar con ese tipo de equipos (dragas).

Argüello recordó que Costa Rica también solicitó poder navegar por el río San Juan para supuestamente ir hacer inspección en la zona en disputa donde Nicaragua había estado trabajando. Sobre el particular, la CIJ no se pronunció en lo absoluto sobre eso, por lo tanto la navegación se mantiene únicamente con fines comerciales, sostuvo.

El diplomático recordó que paralelamente, con esta solicitud de Costa Rica, de ampliar las medidas cautelares en Harbour Head, Nicaragua también pidió acciones en base a los severos daños que causa al río San Juan la construcción de una carretera.

Explicó que las audiencias fueron tramitadas por separado, en esta ocasión la solicitud de los ticos se tramitó primero lo que trajo la ordenanza de la CIJ de este viernes 22 de noviembre. Argüello considera que en un par de semanas podría pronunciarse ese Tribunal sobre la demanda nicaragüense.

Argüello valoró que la decisión de la Corte no implica ningún cambio radical, puesto que el juicio sobre el fondo no se ha conocido todavía y estas medidas que la Corte reiteró son medidas provisionales.

"El juicio principal sigue su curso, en diciembre Costa Rica va a presentar la contramemoria en el caso de la carretera y en enero tenemos una cita con el Presidente para ver qué va a hacerse a partir de ahí, en ese momento se va a determinar si necesitamos continuar alegatos escritos o si vamos a ir a alegatos públicos para discutir el fondo del asunto", explicó Argüello.

La Corte de La Haya había dictado en marzo de 2011 medidas cautelares a los dos países, que debían mantenerse fuera del área e impedir el ingreso de civiles o militares, en espera de pronunciarse sobre la cuestión de fondo de la soberanía.

Pero según Costa Rica, Nicaragua alentaba la entrada de activistas que le son afines y envió maquinaria para abrir dos canales artificiales, causando graves daños ambientales.

El territorio de 3 km2, situado en el extremo este del San Juan, es un área declarada de interés mundial por la Convención Ramsar de protección de humedales.

Por otra parte, "Nicaragua tendrá un plazo de dos semanas para rellenar" las obras realizadas para construir los caños y deberá entregarle como máximo una semana después un informe con fotografías que demuestren su cumplimiento.

Por último, la Corte exige que ambas partes le informen "cada tres meses de la manera en que garantizan la puesta en marcha de las medidas cautelares", con lo que busca supervisar el acatamiento de todas esas medidas.