martes, 19 de noviembre de 2013

En la mira de defensores de DDHH inversiones canadienses en Honduras

Por Marvin Palacios | Defensores en Línea

Una delegación de la organización Fronteras Comunes de Canadá está en Honduras para evaluar el impacto de la inversión canadiense que en Honduras se destina a la explotaciòn minera y a la industria maquiladora, aspecto que en muchos casos deriva en violaciones a los derechos humanos.

Fronteras Comunes estudia los impactos que los Tratados de Libre Comercio (TLC) suscritos entre los países de América Latina y Canadá afectan a las comunidades en el continente.

También analiza la cantidad de recursos que compañías canadienses invierten en la explotación de recursos naturales en la región.

El representante de la delegación canadiense Raúl Burbano expresó que Canadá es uno de los países que promueve la minería a nivel mundial, más del 75 por ciento de las corporaciones mineras son registradas en Canadá y eso es porque dichas corporaciones cuentan con muchos derechos.

Esta semana conocimos que ambos países (Honduras y Canadà) firmaron un  tratado de libre comercio y "lo que hemos visto históricamente es que los tratados no hablan mucho de la inversión sino para proteger los derechos de las corporaciones, afirmó Burbano.

"A este instrumento le llamamos la arquitectura de las corporaciones, es decir cuando una corporación quiere llevar a un gobierno a la Corte, no lo lleva a su país, lo lleva a tribunales internacionales en Estados Unidos y vemos que mucha de la gente que se sienta en esas mesas son de los negocios, de las corporaciones, es gente que tiene mucho apoyo a la inversión".

Estos tratados lo que están haciendo es quitando los derechos de los gobiernos para que no pueden ejercer sus políticas de protección hacia sus recursos naturales, proteger el medio ambiente y proteger los derechos laborales.

"Nosotros estamos muy preocupados por esto, porque hemos visto históricamente con los Tratados de Canadà, Mèxico, Estados Unidos còmo en los ùltimos 20 años, las corporaciones siguen aumentando su poder a costa de las comunidades que quedan sin protección para decidir", advirtiò el representante de Fronteras Comunes.

Una corporación minera puede demandar a un estado por aprobar una ley que afecte sus intereses al enunciar un Tratado de Libre Comercio, "lo hemos visto en El Salvador y Costa Rica por ejemplo".

Tenemos que trabajar mucho más para conocer el impacto de los Tratados de Libre Comercio en contra de los derechos de las comunidades y de los trabajadores y trabajadoras dijo Burbano.

Burbano apuntò que han escuchado pronunciamientos de la Colectiva de Mujeres Hondureñas (CODEMUH) en donde han señalado violaciones a los derechos laborales de cientos de obreras que trabajan en las maquilas, en donde se ha hablado de la empresa Gildan de capital canadiense.

"Hemos oído de los problemas que tienen por trabajar tanto sin protección laboral", señaló el defensor de los derechos humanos.

Desafortunadamente el pueblo canadiense ignora este tipo de violaciones que cometen corporaciones en contra de comunidades y trabajadoras de Honduras. "En Canadà de lo que se habla es que estas inversiones van ayudar a un pueblo pobre que no tiene trabajo, y se habla de que dicha inversión es buena porque traerá desarrollo".

Lo que nosotros hemos tratado de mostrar  es la otra cara de la inversión, como en el sector maquila en donde mujeres jóvenes ya no pueden trabajar por la actividad repetitiva que han realizado en pocos años, pero que ha dañado su sistema músculo-esquelético, recalcò Burbano.

Agregó que la misma acción harán con los efectos nocivos causados en la salud de varias comunidades que han sido expuestas a la actividad minera a cielo abierto.

"Hemos visto cómo Goldcorp impacta el medio ambiente como en el valle de Siria, vamos a ir a visitar la comunidad para ver ese impacto a la salud. Con nosotros vienen representantes de sindicatos, de comunidades indìgenas, lideres comunitarios para conocer un poco cómo la inversión canadiense ha impactado a la comunidad hondureña", apuntò el representante de Fronteras Comunes

Burbano informò que en la costa norte se reunirán con dirigentas de la CODEMH para conocer el impacto en la salud y los derechos de las obreras de las maquilas y màs al norte estableceràn contacto con comunidades garìfunas para analizar el impacto de los mega-proyectos turisticos.

Fronteras comunes es una organización no gubernamental (ONG) con sede en Canadá que está integrada por sindicatos, movimientos sociales, organizaciones religiosas y campesinas, entre otras.