jueves, 14 de noviembre de 2013

Carta al Secretario John Kerry, pidiendo elecciones libres y justas en Honduras

defensoresenlinea.com
Por Varios

El senador Tim Kaine, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores de Senado y una docena de colegas senadores, enviaron hoy una carta al Secretario de Estado, John Kerry, llamando a que se realicen todos los esfuerzos posibles para garantizar unas elecciones libres, justas y pacíficas en Honduras. "Estoy muy preocupado por la continua violencia en Honduras y el impacto de esta sobre las elecciones del 24 de noviembre", dijo Kaine, quien sirvió como misionero en Honduras en 1980. "Estamos recibiendo informes de amenazas contra periodistas e incluso de asesinatos de candidatos."

Haciendo hincapié en que los Estados Unidos no tiene un resultado preferido que no sea elecciones limpias que ganen la confianza del pueblo hondureño, dijo Kaine, "sólo un gobierno legítimo en Honduras, puede trabajar para detener la violencia sistémica, acabar con la impunidad criminal, y crear oportunidades para la juventud hondureña".

En la carta se pide: acceso irrestricto a las instalaciones electorales para los observadores hondureños e internacionales; estricta neutralidad por parte de los militares hondureños, y cumplimiento del código de conducta acordado que proporcione vías legales para resolver las disputas electorales .

Los senadores Tom Udall, Jeff Merkley, Barbara Mikulski, Benjamin Cardin, Barbara Boxer, Jeanne Shaheen , Martin Heinrich, Elizabeth Warren, Mark Udall, Jack Reed, Sheldon Whitehouse y Chris Murphy se unieron al Senador Kaine en la firma de la carta.

Carta al Secretario John Kerry, pidiendo elecciones libres y justas en Honduras (Traducida al español)Consulta el documento original en http://lib.hn/CartaJohnKerry

13 noviembre de 2013

El Honorable John Kerry Secretario de Estado Departamento de Estado de EE.UU.
2201 C Street NW  Washington , DC 20520

Estimado Secretario Kerry: Le escribimos para reforzar nuestro para elecciones generales libres y justas en Honduras el 24 de noviembre de 2013. Las elecciones, que serán vigiladas por numerosos observadores nacionales e internacionales, son importantes para la estabilidad futura de Honduras y la región. El Departamento de Estado y la Embajada de EE.UU. en Honduras deben dejar en claro que Estados Unidos y la Organización de los Estados Americanos son absolutamente imparciales y tienen un interés exclusivo en la promoción de un proceso electoral libre, justo y transparente.

Los Hondureños se preparan para ir a las urnas en un clima difícil y peligroso. El país sufre de altos niveles de delincuencia y la tasa de homicidios per cápita más alto del mundo. Padece instituciones frágiles y un poder judicial sitiado que han hecho poco para castigar a los perpetradores de la violencia, fomentando un clima de impunidad y socavando la confianza de los ciudadanos de que se protegerán sus derechos políticos, civiles y humanos. Los periodistas hondureños son regularmente blanco de violencia y amenazas y muchos de ellos lo mismo que varios candidatos políticos han muerto como resultado de sus actuaciones y aspiraciones. Estos retos plantean serias preocupaciones sobre la capacidad del gobierno de Honduras para llevar a cabo elecciones libres y justas en el momento mismo en que se ha movilizado a una nueva policía militarizada que ya irrumpió en los hogares de varios activistas de la oposición. Estados Unidos debe influir en el Gobierno de Honduras para garantizar el derecho de todos los ciudadanos a reunirse pacíficamente, hacer campaña y votar.

Los observadores electorales, internacionales y nacionales - incluyendo algunos que están recibiendo asistencia de EE.UU. - deben ser tan vigilantes durante la campaña en curso, como durante el día de la votación. La asistencia provista por la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID ) debe apoyar la integridad y la transparencia del proceso por medio de observadores nacionales, la capacitación y asistencia que necesiten para hacer su trabajo con eficacia. Los Estados Unidos deberían instar a las autoridades hondureñas, incluyendo representantes del Tribunal Supremo Electoral de Honduras, a garantizar la igualdad de oportunidades entre los diferentes partidos políticos, incluido el acceso equitativo a los medios.

El día de las elecciones, los monitores deben tener acceso irrestricto a las instalaciones electorales y funcionarios, sobretodo en los recintos electorales. Funcionarios estadounidenses e internacionales deben alentar a los principales candidatos a utilizar los canales legales apropiados para cualquier controversia , de conformidad con la firma del 23 de agosto 2013 de "El compromiso con las garantías mínimas para la Ética Electoral y la transparencia en las elecciones generales de 2013 . "Ahora y durante la jornada electoral, Estados Unidos debe alentar a los militares hondureños para comportarse de acuerdo a su función constitucional en la distribución de las boletas a los recintos, y debe subrayar que es necesario mantener una estricta neutralidad en el proceso político.

Los Estados Unidos deben verificar los resultados sobre la base de toda la información disponible, y animar a todos los candidatos y el gobierno para trabajar hacia una transición política sin problemas y pacífica.

Una elección pacífica y justa promoverá la confianza de Honduras en el proceso electoral y ayudará a reducir la polarización de la sociedad hondureña y reforzar la estabilidad necesaria para hacer frente a los problemas sociales, económicos y de seguridad críticos del país. Las elecciones libres y pacíficas podrán servir como un modelo importante del proceso electoral democrático en el hemisferio.

Por último, instamos al Departamento de Estado a que continúe sus esfuerzos para garantizar la celebración de elecciones libres, justas y transparentes, que corrija cualquier impresión equivocada de que tenemos una preferencia y que nos mantenga informados de cualquier novedad que pueda poner en peligro la credibilidad del proceso y sus resultados.