jueves, 10 de octubre de 2013

Copinh: ¡A 521 años de resistencia indígena, negra y popular, continuamos resistiendo y construyendo por la vida!

Por Copinh

Hemos vivido estos 521 años con rebeldía, con memoria  y resistencias, capaces de sostener la fuerza para  enfrentar el mayor genocidio, el saqueo más descarado, depredador  y criminal, el mayor desplazamiento, represión, racismo, ultrajes  abominables a las mujeres y a pueblo enteros. Hemos sabido impedir nuestra desaparición como pueblos indígenas y luchar por la vida, inspiradas e inspirados en el ejemplo que  nos deja Lempira, el Señor de la Sierra. Por eso, al conmemorarse estos 521 años, el COPINH manifiesta:

1.- Que nos hemos movilizado hoy a Tegucigalpa junto con representantes de otros pueblos indígenas y negros, el movimiento popular y de solidaridad, para expresar nuestra enérgica condena al Gobierno de Honduras, al Ministerio Público, al Poder Judicial y Legislativo, a los sectores del poder político, económico, militar y represivo del país, a las empresas como DESA, SINOHYDRO, HIDROSIERRA, Blue Energy, Vientos de Yamaranguila, Rota Inversiones, Inversa, Prointer, Aurora, Terra-Enersa, Gelsa, Minerco, Astaldi, y demás mineras, a organismos financieros como CAMIF (Fondo Mezzanine de Infraestructura para CA), a la Corporación Financiera Internacional del BM, el BCIE, BID y otras pestes capitalistas responsables de continuar saqueando, invadiendo, usurpando, financiando la muerte,  violentando nuestros derechos a la vida, a nuestros territorios, a nuestras culturas y espiritualidad, a nuestra biodiversidad, hábitat funcionales, a los derechos colectivos, a nuestro derecho a la Consulta Libre, Previa e Informada, violentando el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas, privatizando por décadas nuestros ríos, agua y bosques, criminalizando la legitima e histórica lucha de nuestros pueblos y organizaciones.

2.- Que exigimos se ponga fin a la persecución política contra el COPINH, contra la compañera Bertha Cáceres, Coordinadora General, contra los compañeros Aureliano Molina, Tomas Gómez, contra miembros de base de las comunidades de Río Blanco, la Cuchilla, San Antonio Chuchitepeque. Esta persecución se ejerce desde la función judicial, haciendo montajes, acusaciones, inventando pruebas y testigos, ofreciendo sobornos, convirtiendo en despachos de las empresas a los juzgados, como en Intibucá y Santa Barbará, al servicio de DESA, SINOHYDRO, y del Ejército Defensor de los capitales transnacionales y locales.

3.-  Que ante la grave y sistemática violación de derechos humanos, la militarización, amenazas de desalojo, demandamos la salida sin condiciones del Proyecto Hidroeléctrico Agua Zarca, impuesto de manera ilegal e ilegítima sobre el sagrado Río Gualcarque en las comunidades de Río Blanco y norte de Intibucá, violando el derecho de Consulta Libre, Previa e Informada y del Convenio 169. Demandamos la salida inmediata de todas las fuerzas represivas de la zona, que se ponga fin al sicariato, la represión, al estado de sitio no declarado, a los abusos y corrupción de los alcaldes de la zona y diputados. Reivindicamos la reparación digna a las comunidades agredidas. Llamamos a las organizaciones  de derechos humanos nacionales e internacionales a incrementar los esfuerzos para la defensa de la vida de las comunidades de Río Blanco y de las y los integrantes del COPINH.

4.- Que exigimos al Instituto Nacional Agrario retomar y honrar los acuerdos suscritos con el COPINH, así como las recientes demandas, resolviendo como ya está establecido, y que sea de manera inmediata, eficaz y apegándose al Convenio 169 y al respeto de la dignidad del Pueblo Lenca. Esperamos que entiendan de una vez por todas que el INA, Instituto de la Propiedad, Catastro, SEFIN, SEDINAFROH, SAG, no deben ser mandaderos de intereses privados que violan los derechos del Pueblo Lenca, que deben de dejar de ser lacayos de empresas privadas y de alcaldes como el de Intibucá, San Isidro, San Marcos de la Sierra, Colomoncagua, Santa Elena, San Francisco de Ojuera, Zacapa y otros.

5.- Que demandamos al Ministerio Público, al Fiscal General y Adjunto que dejen de ser cómplices de las atrocidades, violaciones de derechos humanos, criminalización, negando la existencia del Pueblo Lenca de Río Blanco, como lo manifestara públicamente el Sr. Rigoberto Cuellar, convirtiéndose en testaferros  de las empresas privadas y trasnacionales.

6.- Que exigimos justicia en los casos de asesinatos de líderes indígenas y negros, ultimados por defender los derechos de la naturaleza y de los pueblos. Exigimos que esos crímenes no sigan impunes, como el de Tomas García, perpetrado por miembros del Batallón de Ingenieros, como el de los hermanos Tolupanes María Enriqueta Matute, Armando Medina Fúnez y Ricardo Soto Fúnez, del que son responsables los sicarios de las empresas extractivas.

7.- Que el COPINH reitera su compromiso firme de continuar aportando a la causa histórica del Pueblo Lenca y demás pueblos hermanos, y al movimiento social, siguiendo el caminar de la resistencia hondureña hacia la verdadera Refundación, luchando desde las comunidades por desmontar los proyectos violentos, de muerte y represión, apostándole al desafío de vivir la Refundación por adelantado, con dignidad y convicción.