lunes, 28 de octubre de 2013

Honduras: "Redoblemos la lucha por la vida, la dignidad y derechos contra el proyecto de muerte, saqueo y dominación", Copinh.

Por COPINH

El COPINH, ante distintos acontecimientos, violaciones a los derechos territoriales y privatización de los ríos, y ante posibles escenarios que atentan contra la integridad de Pueblo Lenca y del Pueblo hondureño en general, denuncia y manifiesta:

1.             - Que se mantienen las fuerzas represivas en Río Blanco, instaladas como cuartel  militar en el plantel de la empresa Desarrollos Energéticos S.A- DESA. Las mismas continúan violentando los derechos del Pueblo Lenca y garantizando la invasión  a su territorio, llegando al extremo de mantener un retén paramilitar con los empleados de DESA a la altura de Santa Ana jurisdicción de Santa Barbará,  lugar próximo y de camino que conduce a Río Blanco, realizando acciones ilegales y hostiles como registro de vehículos, hostigamiento a delegaciones nacionales e internacionales, a periodistas, y sobre todo a miembros de las comunidades organizados al COPINH. En ese retén se dedican a efectuar amenazas e interrogatorios  sobre  la compañera Bertha Cáceres, Aureliano Molina y Tomás Gómez.

2.             - El COPINH exige públicamente al Ministro Luis Green de la Secretaría de Desarrollo para Pueblos Indígenas y Afrohondureños SEDINAFROH, que exprese su posición de parcialidad respecto al Proyecto Hidroeléctrico Agua Zarca. Que asuma frente a la opinión pública nacional e internacional su decisión de apoyar a esta empresa, y la consiguiente responsabilidad en la violación al Convenio 169, violación al Derechos de Consulta Libre, Previa e Informada, al territorio indígena, a su cultura y espiritualidad. Igualmente sobre la militarización, la represión, el asesinato del compañero Tomas García, los intentos de homicidio y las amenazas a muerte constantes contra miembros y miembras del COPINH. Que asuma su compromiso en la concesión ilegal e ilegítima del Río Gualcarque y demás concesiones de bienes de la naturaleza en territorios habitados por Pueblos Indígenas, y la corrupción y arbitrariedades producidas en medio de éstas. Exigimos que se pronuncie sobre si su papel seguirá siendo de complicidad con DESA y sus operadores políticos en cuanto a la criminalización, manipulación, persecución política y judicial en contra de los compañeros acusados y contra el COPINH.

3.-  El COPINH desmiente que nuestra organización haya sido asaltada y que no exista una Coordinación General. Pese a las situaciones adversas, y pese a la prédica de quienes prefieren ver desarticulada a nuestra organización para favorecer los intereses de las empresas y del gobierno, el COPINH ha demostrado su firmeza, su dinamismo y disposición en movilizaciones, en Asambleas y jornadas de controles territoriales, y en otras actividades. La compañera  Bertha Cáceres sigue en su responsabilidad como Coordinadora General, reiterada en  asambleas del COPINH,  luego de la resolución judicial injusta del 20 de septiembre del presente año. El COPINH continúa con intensidad trabajando en las comunidades, en diversas aéreas y en distintos espacios de confluencias nacionales e internacionales.

4.-  Rechazamos la militarización de la sociedad hondureña y la manipulación de la opinión pública tratando de imponer en el imaginario de la sociedad que la misma es la solución a los males como la violencia, cuando lo que hay que cambiar y resolver son las causas profundas de injusticia, desigualdad, de un modelo económico explotador, usurpador y especulativo, que crea estructuras como la Policía Militar para la represión, que no son más que grupos paramilitares e ilegales que los diputados pretenden legalizar reformando la Constitución de Honduras.

5.- Llamamos a todas las fuerzas sociales y políticas, a todos los sectores, ciudadanos y ciudadanas con sentido de justicia, dignidad y decisión de cambiar la situación de  catástrofe nacional en la que los grupos del poder fáctico mantienen al pueblo hondureño, a que juntemos esfuerzos, esperanzas y resistencias, sin renunciar al llamado de esta Patria a ser Refundada desde ya,  para impedir que los invasores y quienes venden la soberanía y la dignidad continúen  con su proyecto de dominación, saqueo, privatización y violencia.

6.- Hacemos nuestro llamado igualmente, para que nos preparemos ante las maniobras para someternos y callar las voces y las resistencias, elevando nuestras capacidades  organizativas, de prevención y planificación, frente a  la represión y la inestabilidad creada por los grupos económicos y políticos ultraderechistas y golpistas que pretenden profundizar con distintas estrategias a medida que se acercan las Elecciones Generales. Llamamos a enfrentarlos organizándonos, movilizándonos, construyendo redes de defensorías de derechos humanos de forma comunitarias, barriales, colectivas, poniendo en común esfuerzos y aportes, poniendo a disposición herramientas populares de la educación y comunicación, y las capacidades y voluntades  que cada quien tenga, con audacia y convicción.

7. Reiteramos nuestro llamado a la solidaridad nacional e internacional, a elevar las exigencias de justicia. Exigiendo el sobreseimiento definitivo en los distintos casos de persecución judicial, así como el fin de la persecución política contra el COPINH. Invitamos a compañeras y compañeros del mundo, a hacer presencia en Honduras ante un contexto amenazante y de dictadura de los grandes capitales y de la clase política a su servicio.