miércoles, 16 de octubre de 2013

Honduras: Petróleo, el Grupo BG y la farsa de la "consulta" estilo SERNA

sipse.com
Por Ofraneh

La decisión tardía por parte del estado de Honduras de efectuar una socialización-consulta del contrato firmado con el grupo BG, demuestra una vez mas la inconsistencia en materia jurídica de la actual administración gubernamental; desvirtuando de esta forma el Convenio 169 de la OIT, en especial el artículo 6, referente a la consulta, y consentimiento, previa, libre e informada.

El pasado 5 de agosto, la Secretaría de Recursos Naturales (SERNA) envió a nuestra organización una nota, señalando el interés en efectuar una "socialización del Proyecto de Exploración Petrolera en el Mar Caribe Hondureño, en apoyo a la firma British Gas Group". En un párrafo adicional de la misiva de SERNA, solicitan "una cita para dialogar en relación al proceso de consulta sobre el proyecto".

Aparentemente SERNA confunde la socialización con la consulta, ademas que desvirtúa totalmente la condición de previa, para convertirla en un simple acto de aprobación tras la firma del contrato por el poder ejecutivo el pasado 9 de abril y la súbita aprobación, el 23 de mayo sin mayor debate por el Congreso Nacional.

Las aberraciones jurídicas de la admisntración, Lobo forman parte del manual de desmantelamiento del estado y golpe permanente, en la que ha sido sumergida Honduras. El asalto a la Corte Suprema y la Fiscalía General por parte del Poder legislativo garantizan la entrega del pais por retazos como se preteden con la ley RED-ZEDE y la Ley de Reconversión de la Deuda.

Aprobación a matacaballo

La entrega de 35,246 kilómetros cuadrados de la plataforma continental frente a la Moskitia hondureña por un período de cuatro años de exploración, prolongable por dos años mas, y de 20 veinte años de explotación, sin licitación alguna que implicara la presencia de otros postores mas allá del Grupo BG, no desató mayor preocupación en la bancada nacionalista, la cual gracias al golpe de estado del año 2009, posee una mayoría absoluta en el Congreso, situación que les ha permitido aprobar leyes desprotegiendo totalmente al pueblo hondureño a favor de presuntos inversionistas extranjeros.

Las regalías de la entrega de la plataforma al Grupo BG son irrisorias: Según el contrato (abril 2013) BG cancelará  "50 mil dólares por la totalidad del área del contrato y en el período de desarrollo y producción un dólar por hectárea de la zona seleccionada para explotación". Las ganancias se repartirán un 50% para el Estado en caso que la producción no supere los 100 mil barriles por día, y de un 58% para el Estado en caso que la producción supere los 100 mil barriles por día; ademas de un canon simbólico de seis millones de dólares.

El contrato señala la entrega de $250,000 por año para programas sociales en las comunidades ribereñas del departamento de Gracias a Dios, donde habitamos los pueblos Miskito y Garífuna; los que nunca fuimos consultados de forma previa libre e informada, desconociendo el derecho sobre el territorio marítimo de nuestras comunidades.

Explotación petrolera, cambio climático y posibles consecuencias ambientales

Honduras es considerado por el Germanwatch como el país mas afectado por las consecuencias del cambio climático en el período entre 1992 y 2011. Huracanes y tormentas tropicales se ensañaron con el país dejando una estela de muerte y destrucción. Si bien, el estado a través de SERNA elaboró una Estrategia Nacional sobre Cambio Climático (ENCC), en el documento de 113 paginas se refiere solo en seis ocasiones a los pueblos indígenas, exclusivamente en materia forestal, sin referencia alguna sobre la mitigación y adaptación al cambio climático. Tanto el pueblo Garifuna como el Miskito habitamos en frágiles cordones litorales y deltas de ríos que han sido los lugares mas afectados por los fenómenos meteorológicos.

Casualmente parte del área de exploración y factible explotación otorgado al Grupo BG se traslapa con el Sistema de Arrecifal Mesoamericano (SAM), el cual se supone es la segunda barrera de arrecifes mas grande del mundo, y es conformada por varias áreas protegidas desde México hasta Honduras. El sector del SAM comprendido entre el cabo Camarón a Barra Patuca coincide con la zona de explotación de hidrocarburos concedida recientemente por el gobierno de Lobo.

Las supuestas organizaciones ambientalistas a cargo de las áreas protegidas del SAM no han vacilado en reprimir a los pescadores Garifunas, mientras han permanecido en un silencio absoluto sobre la entrega de la plataforma continental frente a la Moslkitia a BG. Parece ser que las fundaciones ambientalistas han olvidado las consecuencias del desastre en el pozo Macondo en el golfo de Mexico en el año 2010, manejado por la empresa British Petroleum (BP), con un derrame estimado de 4,9 millones de barriles de  petróleo; y el el pozo Ixtoc, en la Bahía de Campeche en 1979.

El grupo BG no ha estado exento de accidentes, basta recordar el caso de la plataforma Elgin en  el mar del norte, operada por las petroleras TOTAL, ENI y BG. Incluso el mismo ex jefe de BG, Frank Chapman declaró que existía  un nivel inaceptable de deterioro en la seguridad y la rata de accidentes sufridos por la empresa.

BG y el estigma de la corrupción

El Grupo BG, así como la mayoría de las empresas petroleras, se ha visto envuelta en sonados casos de corrupción financiera, ya sea para obtener concesiones o reducir los estándares ambientales. 

Uno de los mas sonados se dio en Italia en el año 2007, en relación a la construcción en  Brindisi  de una planta de gas natural liquificado. El pago de sobornos por parte de BG para obtener  los permisos requeridos se convirtió en un escándalo que conllevó al arresto de cinco personas vinculadas a la compañía británica.

Un  episodio de corrupción fue denunciado en Kazakhstan, cuando BG y otras compañías petroleras pagaron $90 millones para obtener permisos de explotación en el mar Caspio. En febrero del 2010, Kazakhstan impuso una multa de 21 millones de dólares como resultado de las fallas en las operaciones de la explotación de gas natural. Desde Tarija (Bolivia) hasta Queensland (Australia), las actividades de BG han sido señaladas por las poblaciones locales  como perjudiciales para el medio ambiente.

Moratoria a la exploración y explotación de gas

Desde la OFRANEH el año pasado en diciembre, efectuamos un llamado a la moratoria de la exploración y explotación de hidrocarburos en Honduras. Entendemos perfectamente la grave crisis económica por la que atraviesa el país y la factura del costo de importación de hidrocarburos. Sin embargamos sopesamos las posibles ganancias de la explotación de hidrocarburos con el costo de la consecuencias del cambio climático.

El reciente informe del IPCC, indica que estamos contrarreloj para poder frenar el impacto del cambio climático, y aun así sabemos que los pueblos que habitamos en la orilla del mar estamos condenados tarde que temprano al desplazamiento, ademas de tener que confrontar la súbita perdida de los recursos marinos, pilar de nuestra alimentación.

Comulgar con la explotación de hidrocarburos en nombre de simbólicos proyecto sociales o prebendas económicas para nuestros líderes nos convertiría en simples cómplices de un esquema planetario de autodestrucción. Las falsas soluciones al cambio climático promovidas por los organismos internacionales como el Programa REDD+ o el cambio de patrón de producción energética, que incluye el aniquilamiento de los ríos, son alternativas de bajo impacto a la gran problemática existente. Energías como la solar y la eólica o el OTEC (conversión de la energía termal oceánica) han sido denegadas en la última década persistiendo de forma perversa la continuidad de la era del petróleo, poniendo en riesgo la sobrevivencia futura de la humanidad.