jueves, 26 de septiembre de 2013

Nicaragua ya no firmará otro programa con FMI

Por Radio La Primerísima | Informe Pastrán

Nicaragua se graduó ante el FMI, manifestó este jueves el Presidente del Banco Central de Nicaragua, Alberto Guevara al anunciar que el país pasó con excelentes notas la revisión del desempeño económico con el organismo multilateral.

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), encabezada por Przemek Gajdeczka se reunió con funcionarios del Ministerio de Finanzas, el Banco Central y otros miembros del gabinete económico, así como miembros de la comunidad empresarial y los líderes sindicales.
Guevara precisó que se realizó el trabajo de la misión técnica del FMI que por un período de dos semanas sostuvo encuentros con altos funcionarios de gobierno y otros agentes económicos.

Como resultado de la revisión, se constató que el país presenta una situación macroeconómica positiva, respaldada por la ejecución sana y coordinada de políticas fiscales, monetarias y financieras en el marco de alianzas estratégicas del gobierno con el sector privado y trabajadores.

"Asimismo, se destacó que el país ha avanzado en desarrollar mecanismos de planificación y seguimiento de la política económica, como el Programa Económico y Financiero, enfocados al fortalecimiento de los balances macroeconómicos, la implementación de políticas para el crecimiento inclusivo y la erradicación de la pobreza", dijo Guevara.

"No obstante, se reconoce la persistencia de vulnerabilidades producto del contexto internacional y la necesidad de continuar avanzando en aspectos claves para apuntalar el crecimiento. Considerando lo anterior, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha acordado con el FMI que Nicaragua no requiere de un programa formal con esa institución", destacó Guevara.

Sin embargo, "el Gobierno está interesado en que este organismo sirva como "asesor de confianza" realizando una labor de revisión fluida de la situación macroeconómica". En este rol, se estableció un "Plan de Acompañamiento para el Desarrollo Económico y Reducción de la Pobreza" a ser implementado durante un período de dos años.

"Con este Plan, se reitera el firme compromiso del Gobierno de Nicaragua de continuar la implementación de una política económica responsable orientada a la consolidación de la estabilidad macroeconómica, lograr un mayor crecimiento y generar oportunidades de bienestar social para todos los nicaragüenses", dijo el funcionario.

"El desempeño económico reciente ha sido favorable. El crecimiento real del Producto Interno Bruto (PIB) en los últimos dos años ha sido de un promedio de 5,3 por ciento, mientras que la inflación promedio anual fue de 7,3 por ciento. En 2012 el déficit del sector público consolidado fue de 0,3 por ciento del PIB. Como resultado de la disciplina fiscal, la deuda pública se redujo del 45,7 por ciento del PIB en 2011 al 42,3 por ciento en 2012", dijo Gajdeczka.

El déficit de la cuenta corriente externa se redujo de 13,2 por ciento del PIB en 2011 al 12,9 por ciento en 2012, y las reservas internacionales brutas se mantienen en el equivalente a 3,5 meses de importaciones. 

Según el FMI, las perspectivas macroeconómicas para el corto y mediano plazo son favorables, ya que para 2013 se estima que el PIB crecerá un 4,2 por ciento mientras que la inflación sería de alrededor de 7 por ciento.

El déficit por cuenta corriente se mantendrá alrededor del 13 por ciento del PIB, mientras que la cobertura de las reservas internacionales se mantendrá estable.

Para los años siguientes, en el escenario base, elaborado por la misión, el crecimiento del PIB se encuentra en su nivel potencial de un 4 por ciento, mientras que se prevé que la inflación en torno al 7 por ciento. Sin embargo, los shocks externos adversos podrían reducir los flujos comerciales, advirtieron.

"La misión dio la bienvenida a la reciente gestión prudente de la política macroeconómica al tiempo que destaca la necesidad de centrar los esfuerzos para reducir las vulnerabilidades fiscales y externas", dijo el FMI.

"La política fiscal de las autoridades se basa en el compromiso de reducir significativamente el ratio de deuda pública y el PIB en el mediano plazo. Para proteger a la disciplina fiscal, el gobierno tiene la intención de construir el bono salarial (bono solidario) en el presupuesto, manteniendo un nivel estable del gasto público", dice el FMI.

Para 2013 se espera que el déficit del sector público consolidado sería de alrededor de 1,4 por ciento del PIB. Para fortalecer la sostenibilidad fiscal en el mediano plazo, será necesario llevar a cabo una reforma del sistema de pensiones para garantizar su viabilidad. Además, sería importante continuar con el fortalecimiento de la administración tributaria y la racionalización de los gastos, incluidas las subvenciones. La misión apoya a las continuas mejoras en la transparencia de las operaciones fiscales y cuasi -fiscal , incluida la cooperación con Venezuela