viernes, 30 de agosto de 2013

Honduras: ¿Intervención neocolonialista de la Agencia de Cooperación Internacional Alemana (GIZ) en la Moskitia?

Por Ofraneh

En meses pasados, en comunidades Garífunas de los departamentos de Colón y Gracias a Dios (Moskitia), se han venido efectuando  una serie de talleres-diagnostico promovidos por la Agencia de Cooperación Internacional Alemania (GIZ) siendo uno entre otros de los supuestos tópicos la preparación del Proceso de Consulta previa, libre e informada del Programa Binacional del GIZ de la zona central del Biocorredor Mesoamericano.

Uno de los temas mas candentes para los pueblos indígenas en Honduras es el Derecho a la Consulta, Previa, Libre e Informada (CPLI), consignado en el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de Naciones Unidas sobre los  Derechos de los Pueblos Indígenas. Honduras firmo y ratificó tanto el Convenio (1995) como la Declaratoria (1997); sin que hasta la fecha se hubiera concretado una Ley del CPLI, situación que ha derivado en múltiples violaciones a los derechos humanos y territoriales de los pueblos indígenas

Consulta Comunitaria y el desconocimiento del Estado al CPLI

Desde el año 2003, la OFRANEH efectuó una Consulta Comunitaria sobre la Ley de Propiedad, promovida por el Banco Mundial. Esta fue la primera experiencia en el país de consulta comunitaria, en base al Convenio 169 de la OIT. El Congreso Nacional aprobó en el año 2004 una versión de la ley que excluyó las observaciones a los dos borradores presentados por el Estado en la Consulta efectuada en Durugubuty (San Juan Tela). La Ley en su capítulo III, incluyó una serie de artículos altamente nocivos para los territorios indígenas, especialmente el Articulo 100, que promueve la disolución del régimen comunitario de la tenencia de tierra.

En el año 2006, OFRANEH acudió al Panel de inspección del Banco Mundial, el cual presentó un informe en el 2007, indicando que el Estado de Honduras había violado el Convenio 169 de la OIT. Funcionarios de la actual Administración, adscritos al Instituto Nacional Agrario (INA) y de la Secretaría de Pueblos Indígenas (SEDINAFROH) han sido enfáticos en señalar el peligro que alberga la Ley de Propiedad en relación a la disolución de los títulos comunitarios. Actualmente nuestra organización ventila un Caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el que incluye violaciones al CPLI, ademas de haber incoado una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en relación a la Ley de Propiedad.

Existe un desinterés premeditado por parte del Estado de Honduras, en relación a la emisión de una Ley del CPLI, además de una descarada ofensiva en contra de los pueblos indígenas y sus territorios los que se ven amenazados por proyectos extractivos, construcción de represas hidroeléctricas, megaproyectos turísticos ademas del intento de la actual administración de colocar en subasta parte del territorio nacional para la creación de estados cuasi independientes bajo la denominación de ciudades modelo. Iniciativas que afectan la preservación de los territorios indígenas y la sobreviencia de los pueblos indígenas como culturas diferenciadas.

En la moskitia hondureña nos encontramos radicados cuatro pueblos indígenas: Miskito, Tawahka, Pech y Garifuna, los cuales compartimos un territorio que posee una vasta biodiversidad. Para el Estado y la Cooperación internacional la Moskitia es rica en "recursos naturales", situación que ha dado lugar a enormes presiones territoriales que van desde la explotación de yacimientos de hidrocarburos, utilización de los denominados recursos biogenéticos, construcción de megarepresas, y los proyectos de la Reducción de emisiones por la Deforestación y Degradación del Bosque (REDD), siendo este último de enorme interés para el GIZ.

La Moskitia como objetivo militar

Mientras Honduras se sume en un estado fallido inducido, especialmente después del golpe de estado del año 2009, el territorio de la Moskitia se convirtió en un santuario para el crimen organizado, al mismo tiempo que se intensificó la presencia de tropas y bases estadounidenses. A finales del año 2011, tuvo lugar la elaboración de un mapeo por parte de las expediciones Bowman del Ejercito de los Estados Unidos, asociados con la universidad de Kansas, investigación relacionado con el denominado Sistema de Terreno Humano. En mayo del 2011 aconteció la masacre de Ahuas, cuando helicópteros de la DEA estadounidense ametrallaron a civiles inocentes, este episodio hasta la fecha no fue aclarado por el Gobierno  de los Estados Unidos y mucho menos por las autoridades Hondureñas.

Aparentemente los pueblos indígenas de Centroamérica,  en especial los de la Moskitia somos un objetivo militar, ya que hasta al fecha el Sistema de Terreno Humano, ha sido aplicado en  Irak, Afganistán y zonas conflictivas en Mexico. Ante la complicada situación existente en Honduras en materia de derechos humanos, especialmente en la Moskitia, cualquier intervención debe ser analizada de forma minuciosa, ya que representa un incremento en la ya existente represión por parte de los organismos de seguridad del estado de Honduras, que muchas veces actúan en contubernio con el crimen organizado.

El GIZ y el CPLI: en pos del "desarrollo" o intervención en la autoderteminación de los pueblos indígenas

La documentación del seminario efectuado en el 2012 en Eschborn, Alemania, por el GIZ, bajo el nombre de "Implementando el Consentimiento Previo, Libre e Informado y Pueblos Indígenas en la Cooperación Alemana:  ¿Obstáculo al desarrollo o herramienta para la prevención de conflictos?" nos deja mas inquietudes que respuestas. Para comenzar el término desarrollo no deja ser un acertijo para los pueblos indígenas, ya que muchos de los programas de desarrollo no han sido mas que intervenciones paternalistas con resultados desastrosos para la madre tierra. El CPLI para los pueblos indígenas es una herramienta de protección de nuestros territorios ante las multiples intervencioens generadas por lo visión “desarrollista”, en muchos casos impuestas por la Cooperación y Organismos Financieros Internacionales.

Como lo señala el resumen del seminario mencionado, existe una situación "políticamente volátil" y cualquier intervención no solicitada recae en el peligro de convertirse en una transgresión con matices de neocolonialismo. Tal es el caso del Proyecto Binacional, el cual ha realizado una serie de  talleres en las comunidades Garifunas desde Tocamacho hasta Plaplaya, en donde los talleres han sido mas para el planteamiento de supuestos proyectos, desconociendo la realidad de la Moskitia y generando falsas ilusiones.

La OFRANEH ha sido enfática en señalar la necesidad de la emisión de una Ley del CPLI como un primer paso. La utilización del viejo truco de las cuentas y los espejos (ahora denominados proyectos comunitarios) no deja de atraer a los líderes de las comunidades ante la enorme pobreza económica existente, dando lugar a falsas expectativas.

A pesar que la OFRANEH ha indicado a funcionarios del GIZ la grave situación que existe en la Moskitia, donde el estado fallido es evidente, la cooperación Alemana persiste en proseguir con su intervención, sin tomar en cuenta que es imperativo la emisión de una Ley del CPLI. El derecho que se abroga el GIZ bordea actitudes neocoloniales, impregnadas de una enorme arrogancia.

Entendemos perfectamente la importancia de la conservación del bosque, pero también tenemos claro que los REDD no es mas que una falsa solución al cambio climático. El saqueo del bosque continuará inexorablemente mientras  persista el contubernio entre el crimen organizado y los elementos de las fuerzas de seguridad del estado, situación que en Honduras parece ser que se agrava.