viernes, 23 de agosto de 2013

FAO destaca lucha contra pobreza en Nicaragua

radiolaprimerisima.com
Por Radio La Primerísima

El Gobierno y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), diseñan un programa integral para Centroamérica, por medio del cual Nicaragua pueda compartir su experiencia en materia de reducción del hambre y la desnutrición con los países vecinos que todavía no lograron alcanzar el grado de desarrollo, expresó el representante de ese organismo José Graziano Da Silva.

"Nicaragua va muy adelante en los programas hambre cero, en los programas de apoyo a la agricultura familiar, en los programas de promoción de los alimentos frescos y saludables. Entonces eso hay que compartirlo con los vecinos. Estamos pensando con la FAO cómo promover esa cooperación con los países vecinos", señaló Da Silva.

En este sentido, el diplomático explicó que se crea un mercado para los agricultores que producen productos frescos, como huevos, leche, queso, verduras, legumbres, que tienen una calidad nutritiva muy superior a los productos tradicionales como los seriales, y que nos permite promover un dinamismo local.

La idea del programa es aprovechar la producción familiar local para satisfacer las demandas de alimentos en las escuelas y de esa manera lograr una mejor reactivación de la economía local y más calidad nutritiva en los alimentos que consumen los niños, sostuvo.

Por su parte, el ministro de Economía Familiar y Comunitaria, Pedro Haslam, explicó que Nicaragua trabaja con la FAO en otros temas como el fortalecimiento de la pesca en la región del Caribe y la transformación de la caficultura.

Haslam recordó que la FAO es una organización de asistencia técnica, de apoyo, de cooperación y juega el papel de identificar dónde están las mejores experiencias, los mejores resultados en cuando a acciones que tienen que ver con fortalecer, en cada país, el combate a la pobreza y la desnutrición.

Representantes del Gobierno y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), firmaron este jueves un acuerdo de cooperación que permitirá fortalecer durante los próximos cinco la lucha contra el hambre y la pobreza.

Da Silva, felicitó al gobierno del presidente Daniel Ortega y Rosario Murillo por todos esos esfuerzos y resaltó que continuarán cooperando para mejorar la calidad de alimentación y los huertos.

Además, destacó el hecho que Nicaragua va muy adelante en los programas Hambre Cero, Agricultura Familiar, alimentos frescos y saludables, y consideró que esa experiencia hay que compartirla con países vecinos para alcanzar el grado de desarrollo que tiene nuestro país.

El acuerdo firmado este jueves, está dirigido a la gobernanza e inversión para la soberanía y la seguridad alimentaria y nutricional; productividad y adaptación al cambio climático de la agricultura familiar; alimentación escolar, huertos escolares, entre otros.

Importancia de la Merienda Escolar

El Director General de la FAO, Graziano Da Silva, reconoció la importancia de la Merienda Escolar que implementa el Gobierno para luchar contra el hambre y la desnutrición.

Durante un recorrido hecho por escuelas capitalinas, Da Silva observó el mecanismo que el gobierno utiliza para distribuir los alimentos, la organización comunitaria que se encarga de resguardarlos y prepararlos para finalmente entregarlos a los centenares y miles de niños y niñas que estudian en las escuelas públicas y subvencionadas del país.

Da Silva señaló que "una de las mejores inversiones que el gobierno puede hacer es la merienda escolar".

"La merienda escolar abre espacio para que los niños frecuenten la escuela. Está probado que una escuela que tiene buena merienda, la frecuencia de niños es mucho mayor", explicó.

Da Silva comentó que gracias a la Merienda Escolar la calidad de la educación mejora mucho y el aprendizaje del niño es mejor cuando están bien alimentados.

Otro aspecto que destacó es que a partir de la merienda escolar se da la oportunidad para un cambio de hábitos alimentarios.

"Hoy día nos enfrentamos con un doble problema, hambre por un lado y obesidad por el otro. La obesidad es una forma de hambre, es una mala alimentación", indicó.

Para el director de la FAO, este programa también permite que los niños aprendan cómo hacer una merienda sana. "Eso es vital para crear un hábito de consumo saludable", manifestó.