lunes, 4 de junio de 2012

La OEA debe estar al nivel de los cambios en América Latina, dice Correa

telesurtv.net
Por TeleSUR

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, abogó este lunes por una reestructuración de la Organización de los Estados Americanos (OEA) “pues el Sistema Interamericano de Derechos Humanos no está al nivel de los cambios” que se están dando en América Latina.

Durante la 42 Asamblea General de la OEA que se realiza en el departamento de Cochabamba en Bolivia, Correa dijo que hoy con los procesos revolucionarios "todo esto está cambiando, los pueblos de América Latina están luchando por su liberación".

"Estamos transformando Estados burgueses, estamos cambiando esos Estados aparentes en Estados que velen por el interés general, Estados de plastilina por Estados reales", destacó.

Correa apuntó que es necesario “revolucionarse o desaparecer entendiendo que las instituciones multilaterales no son fines sino medios para lograr el buen vivir de nuestros pueblos”, al referirse a la organización.  Denunció que el Consejo Permanente de la OEA "opera al margen de la dinámica política de la región".

Explicó que en la región los que más hablan de Derechos Humanos y de libertad son los que apoyaron las dictaduras que "torturaron y desaparecieron gente en nombre de la libertad".

También aseguró que ahora “gracias a los procesos revolucionarios todo esto está cambiando, y esto explica mi presencia aquí. Se está cambiando la relación de poderes, que ahora van en función de la mayoría".

CIDH influenciada por intereses hegemónicos


El presidente de Ecuador afirmó que la OEA está totalmente influenciada por intereses de países hegemónicos y Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

“La crisis y la falta de eficacia también la podemos ver en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la cual está influenciada, incluso dominada por naciones hegemónicas. Influencia que se está convirtiendo en un problema serio para nuestros países”, añadió el mandatario.

En tal sentido, Correa señaló que los países democráticos no “debemos aceptar los principios jurídicos de las grandes potencias, ni aceptar la doble moral de Estados que deciden sobre la normativa de la OEA. Es aberrante que la sede de la CIDH esté en Washington y Estados Unidos no sea signatario del pacto de San José”.

Durante su participación, resaltó que las políticas públicas de países revolucionarios se han satanizado e indicó que países como Ecuador, pese a estar dirigidos en democracia, se les trata peor que regímenes dictatoriales.

“Burocracias internacionales pretenden que las políticas públicas estén en manos de ONG y esto es un serio riesgo para nuestras democracias, porque por más que se digan organizaciones sin fines de lucro, muchas de ellas defienden claros intereses”, agregó Rafael Correa.

Por otra parte, el Jefe de Estado ecuatoriano denunció que la CIDH se adjudicó funciones no fijadas en los estatutos, “imagínense que sucedería si los presidentes nos adjudicaramos funciones no establecidas en las leyes”.

Respeto a la soberanía

Rafael Correa exhortó durante su discurso a "respetar la soberanía de nuestros países y a la normativa de la convención (...) Promover el derecho y no el terrorismo ecológico".

Recordó el caso Sarayaco que "en el 2003 antes de nuestro gobierno se atropeyaron los derechos de esta comunidad y sin consulta previa entró una petrolera extranjera a trabajar en sus territorios".

"Se pusieron medidas cautelares y nosotros invitamos a la Corte Interamericana a Sarayaco para explicarle lo que hicimos y para decir que a pesar de que no fue en nuestro gobierno donde se produjo ese atropello estamos dispuestos a recompensar a esta comunidad", explicó Correa.

Enfatizó que las "ONG internacionales buscan imponer en nuestro territorio lo que no pudieron lograr en sus países (...) Debemos declarar a Sarayaco libre de exploración y explotación petrolera".

Correa criticó la depredación del medio ambiente sin indemnización a los Estados "que generamos estos recursos naturales (...) Si los países pobres fueran los depredadores ya nos hubiesen invadido en nombre de la compensación de los recursos naturales atentados".