martes, 14 de febrero de 2012

Nicaragua: Cambio de presidente en el BCN

Antenor Rosales (managuartv.com)
Por Informe Pastrán

El nuevo Presidente del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua, Alberto Guevara, ratificó que la política económica del gobierno de Daniel Ortega se mantendrá inalterable.

A través de un decreto ejecutivo, el Presidente de la República, decidió designar al Ministro de Hacienda, Alberto Guevara como nuevo Presidente del Banco Central de Nicaragua, en sustitución de Antenor Rosales, que deja el cargo por asuntos personales.

El coordinador de la bancada del Frente Sandinista, Edwin Castro, declaró a la prensa que el mandatario envió al Poder Legislativo el nombramiento para su ratificación y el dictamen aparecerá publicado de inmediato en La Gaceta, diario oficial.

De acuerdo con el funcionario, esta designación debe preservar la tranquilidad y el crecimiento económico en el país. Castro señaló que el nombramiento permitirá una reafirmación de la política económica que ha sido uno de los éxitos en este gobierno. “Estamos convencidos de que Alb
erto Guevara va a hacer un excelente trabajo allí como lo ha hecho al frente del Ministerio de Hacienda”, aseguró.

Guevara se ha mantenido al frente de la cartera de hacienda en los últimos cinco años e inmediatamente asumirá sus nuevas responsabilidades. Guevara ha participado en las negociaciones con el FMI y otros organismos multilaterales y no es un funcionario que desconozca la política económica del gobierno y las necesidades de renegociar un nuevo acuerdo financiero.

El anterior viceministro de hacienda, Iván Acosta fue nombrado como el nuevo titular de Hacienda. Dirigentes del FSLN decían ayer que en la política no hay nadie indispensable y que Rosales ya había cumplido un ciclo y se había desempeñado como un excelente funcionario público.

Luego de comparecer esta mañana ante la Comisión de Asuntos Económicos del Legislativo para detallar el contenido del Plan Nacional de Ingresos y Egresos de la Nación para el 2012, Guevara dijo a los periodistas que Rosales “renunció por espontanea voluntad”.

El alto cargo gubernamental ratificó que el país continuará dentro de la misma política económica definida por la administración Ortega. Dentro de un mes vendrá al país una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para evaluar el programa económico financiero del gobierno concluido en el 2011. Guevara negó que la incorporación de Nicaragua al Banco del ALBA y cualquier aporte de capital que realice vaya a afectar los progamas de impacto social.

Ese aporte, ya lo anunció el Presidente Daniel Ortega, saldrá del Presupuesto General de la República de este año. La remoción o aceptación de renuncia de un funcionario público es facultad del Presidente de la República, de acuerdo a la Ley de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo. En tanto, Iván Acosta dijo que la prioridad de Hacienda será la de garantizar los recursos para la continuidad de los programas sociales de impacto.

A juzgar por las duras reacciones del sector privado es claro que los empresarios no están conformes con la salida de Antenor Rosales de la Presidencia del Banco Central de Nicaragua y no creen la versión de que se retiró por razones personales. "Los gobiernos no deben aspirar a tener funcionarios marionetas, sino a funcionarios que deben estar primero comprometidos con su país, segundo con su institución, y en tercer lugar con el partido político", dijo el Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán Aguerri en sus primeras reacciones tras conocerse que Alberto Guevara asumiría la presidencia del banco emisor.

"Rosales es el tipo de funcionarios que necesita el gobierno. Hasta el día de hoy ha sido un funcionario con criterio, capacidad, liderazgo y eso es un reto", manifestó el dirigente empresarial en declaraciones al Canal 100% Noticias y reiteró que “el sector privado ha sido claro que al país le convenía que Rosales se mantuviera en el cargo".

Por su parte, el Director Ejecutivo de la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (AMCHAM), Avíl Ramírez opinó que siempre y cuando el BCN mantenga su independencia del Ejecutivo no debería existir preocupación. “Para nosotros el trabajo que ha realizado el doctor Antenor Rosales Bolaños ha sido una labor muy profesional, muy técnica, muy seria. Eso ha permitido que nuestro país haya cumplido con los acuerdos con las instituciones financieras internacionales y tengamos estabilidad macroeconómica, ahora el ministro Guevara ha sido parte de ese equipo y si se va a continuar por ese rumbo, si es que la Asamblea Nacional controlada totalmente por el gobierno lo aprueba, eso no debería de inquietar a nadie”, expresó.

“La decisión del presidente Daniel Ortega de nombrar al colega Alberto Guevara como presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) me hace pensar que predominó el criterio político, el de la obediencia debida, sobre el criterio institucional, el de la autonomía de la autoridad monetaria”, dijo a INFORME PASTRAN el economista Néstor Avendaño. Agregó que “el nuevo presidente del BCN tiene en sus manos dos retos muy importantes”.

“Primero, un reto estrictamente personal, que es el de elevarse a la altura profesional de su antecesor, Antenor Rosales, y superarlo, porque él llega en un momento en que la crisis económica mundial se ha exacerbado. El otro reto del nuevo presidente del BCN es de índole nacional, que es el de garantizar la certidumbre económica desde la política monetaria, cambiaria y financiera. Alberto Guevara deberá distinguirse por hacer respetar las leyes de la República y las leyes y los reglamentos del BCN, porque tendrá que diferenciar la administración de los recursos del Tesoro Nacional del control y aumento, raramente caída por razones excepcionales, de las reservas internacionales del país”.

Para Néstor Avendaño, “un inapropiado manejo de esa posición de reservas puede transportarnos a escenarios económicos más complicados, que siempre desembocan en ambientes muy inflacionarios, y se atascan en el círculo vicioso inflación-devaluación-inflación”.

Resaltó que “la política monetaria y cambiaria en manos del BCN y la política económica en manos del Gobierno no se subordinan, sino que se complementan, y es aquí donde se distingue la autonomía del BCN”. “En este sentido, el nuevo presidente del BCN está obligado a discernir entre la realpolitik y el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, aunque sea un disciplinado militante de su partido político en su cargo de servidor público. Le deseo el mejor de los éxitos en el desempeño de sus funciones al nuevo presidente del Banco Central de Nicaragua”