sábado, 31 de julio de 2010

Gobierno de Nicaragua sigue entrega de títulos de propiedad y crece en las encuestas

Producto del programa Alba Solidaria que impulsa en nuestro país el gobierno de Venezuela, en sustitución de la Cuenta Reto del Milenio, el presidente Daniel Ortega entregó la noche de este viernes 2 mil 896 títulos de propiedad a igual número de familias del departamento de León, beneficiando a pobladores del área rural y urbana.

El acto se llevó a cabo en el Auditorio Miguel Obando y Bravo de la Universidad Católica, (UNICA).

"Estamos cumpliendo con un principio cristiano, con un principio socialista, con un principio solidario. Todas las familias en el mundo y aquí en Nicaragua tienen derecho a una vivienda y por lo tanto a ser dueños de un lote donde esté la vivienda", enfatizó presidente Ortega.

Manifestó que los campesinos y campesinas tienen derecho a una parcela, a una finca para producir los alimentos que tanto demanda el pueblo y que de esta manera se está dando inicio al programa ALBA-Solidaria.

El líder sandinista aseguró que con este programa del gobierno venezolano se dará escrituras legales a unas 40 mil familias en occidente, así como a las comunidades de la región del Caribe.

Ortega se refirió a la suspensión de la ayuda que mantenía el gobierno norteamericano con la denominada Cuenta Reto del Milenio, cuyos fondos retiró el gobierno norteamericano gracias a las gestiones de los políticos de la Oposición.

"Cuando ya parecía que la avaricia nos quitaba los recursos y no iba a ser posible seguir titulándoles a todos ustedes, porque la avaricia se llevó los recursos, entonces el ALBA nos facilitó los recursos a los nicaragüenses para seguir titulando y para seguir construyendo caminos y carreteras que ya estaban comprometidas", enfatizó el Mandatario.

Durante su intervención, el presidente Ortega se refirió al proyecto hidroeléctrico Tumarín, que será ejecutado en parte con inversiones del gobierno de Brasil, donde recientemente realizó una visita oficial.

Dijo que esta obra traerá consigo programas de construcción de carreteras y ampliación del sistema de interconectado nacional, que traerá un gran beneficio para la Costa Caribe Nicaragüense.
Aseguró que Tumarín facilitará la pavimentación de 50 kilómetros de carretera entre Río Blanco y Mulukukú, así como la ampliación de 81 kilómetros del sistema de interconectado nacional.

Agregó que a la par de la construcción de este proyecto, que además generará unos 250 megavatios de energía, también se construirán al menos 200 viviendas para la creación de un nuevo poblado al que llamarán Apaguás.

En total, el proyecto tendrá un costo de 800 millones de dólares, de los cuales el Banco de Desarrollo de Brasil dispondrá de 342 millones de dólares y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), unos 252 millones.

------------------------

Mientras la dirigencia opositora se desgasta en una lucha de poder y liderazgo alrededor de quien debe ser el candidato a la oposición y se debate en una guerra intestina de si los candidatos a diputados deben ir o no a primarias, el Frente Sandinista se consolida en el poder como un partido hegemónico.

Si se analiza detalladamente los resultados de la encuesta M&R Consultores, se demuestra que hace cinco años, antes de ir a las elecciones generales, el FSLN contaba con un piso electoral del 18% y al final obtuvo un 38% de votos y ganó las elecciones porque el PLC y la ALN fueron divididos, creyendo que forzarían una segunda vuelta y que le ganarían a Daniel Ortega.

Pero ahora, el FSLN tiene un sorprendente 32% de piso, es decir, que en cinco años ha aumentado un 18% en su base, lo cual es espectacular para cualquier partido y gobierno que se desgasta naturalmente en el poder, reporta el Informe Pastrán.

Al analizarse el rango de quienes se declaran totalmente independientes, sin incluir a los que se declaran sandinistas y liberales, y la forma en que han votado en el pasado; de cada diez, antes, 7 votaban contra el FSLN, dos se abstenían y uno le daba el voto a Ortega, pero ahora, de cada diez votos independientes, tres están dispuestos a votar por Ortega, 3 estarían dispuestos a votar contra el FSLN y cuatro dicen que prefieren quedarse en su casa, abstenerse y no ir a votar.

Con estas cifras, si la oposición no se unifica y logra atraer al indeciso o independiente, el FSLN puede superar fácilmente la mayoría y ganar la Presidencia del país y el poder absoluto en la Asamblea Nacional y revela que nadie le gana solo al FSLN y que una tercera vía dividiría el voto y le aseguraría el triunfo al sandinismo.