martes, 22 de diciembre de 2009

“Intentaron asesinarme” - Continúa la escalada de violencia y represión en Honduras

Con Nectaly Rodezno

por Giorgio Trucchi - Rel-UITA

El coordinador del Frente de Abogados Contra el Golpe, Nectali Rodezno, denunció a Sirel haber sido objeto de un intento de asesinato, afortunadamente frustrado por la intervención de ciudadanos que lograron detener la mano asesina de un activista del derechista Partido Nacional, directamente vinculado al alcalde de Tegucigalpa, Ricardo Antonio Álvarez, y al candidato a diputado, Blas Ramón, ambos férreos defensores del golpe de Estado.

Continúa la ola de violencia y represión en contra de miembros de la Resistencia hondureña. Durante la última semana, diferentes organizaciones de derechos humanos del país han denunciado las desapariciones del joven Abner Hernández -miembro del Comité de Disciplina de la Resistencia, quien fue visto por última vez junto con Walter Tróchez, defensor de derechos humanos asesinado el 13 de diciembre-, de Carlos Turcios Maldonado -vicepresidente del movimiento de resistencia de Choloma, departamento de Cortéz-, y el asesinato en Tegucigalpa con un disparo en la cabeza de Karen Jessenia Hernández Mondragón, esposa de un miembro de la Resistencia.

Además, hombres encapuchados que vestían el uniforme de la Dirección General de Investigaciones Criminales (DGIC) detuvieron y secuestraron a los líderes campesinos Osman Aléxis Ulloa Flores y Mario René Ayala Hernández, ambos pertenecientes al Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA), quienes recientemente, junto a más de 500 familias, recuperaron 800 hectáreas de tierra estatal beneficiada por el Decreto 18-2008, iniciativa que trata de dar solución al tema de la mora agraria.

La tierra reclamada por el MUCA está actualmente en poder de los terratenientes René Morales y Miguel Facussé Barjum, este último principal productor de palma africana en Honduras.

Según datos del recién conformado Comité de Presos, Perseguidos y Exiliados Políticos del Golpe de Estado, serían más de 130 las personas con procesos judiciales, entre ellas cinco todavía detenidas, más de 100 con medidas sustitutivas a la prisión y más de 30 en el exilio.

El último episodio señalado es el intento de asesinato en contra del coordinador del Frente de Abogados Contra el Golpe, Nectali Rodezno. Sirel conversó con él para conocer qué ocurrió y para hacer el punto de la situación sobre la oleada de represión que ha embestido Honduras.

-¿Qué ocurrió el pasado 15 de diciembre?
-Andaba en mi vehículo y casi llegando a mi casa pasé por un lugar donde se parquean los taxis. Fue en ese momento que Pedro Gómez, activista del Partido Nacional, vicepresidente de la Asociación Interdepartamental de Puntos de Taxis de Honduras y allegado del alcalde de la capital, Ricardo Antonio Alvarez, y del candidato a diputado Blas Ramos, me reconoció y comenzó a insultarme por ser de la Resistencia.

De pronto me atravesaron un taxi en la calle para no dejarme pasar y Pedro Gómez se acercó a mi vehículo, me golpeó en la cara y sacó un revolver para dispararme.

Afortunadamente intervinieron otros taxistas y lo bloquearon, mientras yo aproveché la confusión para salir del vehículo y dirigirme hacia unos policías que estaban cerca del lugar. Los policías intervinieron y lo detuvieron. Sin embargo, Gómez llamó de inmediato al Alcalde y cuando llegué a la estación de Policía encontré al candidato a diputado Blas Ramos hablando con los fiscales para que lo liberaran. Y así fue. Prácticamente rechazaron la acusación de intento de asesinato y solamente fue remitido a los Tribunales por portación ilegal de armas. No tengo la menor duda de que en la audiencia inicial Gómez será sobreseído definitivamente.

-¿Cómo evalúa este episodio?
-Es parte de una verdadera ofensiva en contra de la Resistencia, y están usando la misma metodología de los años 80. El día que asesinaron a Walter Tróchez aparecieron muchos cadáveres en toda la ciudad, y es exactamente como ocurría en aquellos años, es decir, mataban a delincuentes comunes y aprovechaban para asesinar a miembros de los movimientos populares, disfrazando estos asesinatos políticos como si se tratara de casos delictivos. Quieren que el pueblo se acostumbre a estos hechos, para que no se percate de que se está ejerciendo una represión sistemática contra los miembros de la Resistencia.

-Después de este episodio, ¿está tomando alguna medida de seguridad?
-Todo el mundo me conoce y sabe dónde vivo. No tengo pensado esconderme o dejar de hacer mi trabajo porque es de eso que sobrevivo con mi familia. Además, para mí el trabajo que desarrollo con el Frente de Abogados Contra el Golpe es fundamental, y no puedo renunciar a esa lucha. Sin embargo, si me pasara algo desde ya responsabilizo a este sistema golpista y al alcalde Ricardo Antonio Alvarez, quien ha conformado verdaderos escuadrones de persecución contra los miembros de la Resistencia.